Eneko Sagardoy: «Iba a decir que los idiomas pequeños nos hacen gigantes pero no pude»

Eneko Sagardoy: «Iba a decir que los idiomas pequeños nos hacen gigantes pero no pude»

El actor que ha interpretado al gigante abrió la racha de premios «y estoy muy contento de ello», afirma

R. A. SAN SEBASTIÁN.

Llegar y besar el Goya. A sus 24 años, Eneko Sagardoy (Durango, 1994) recogió el primero de los premios que recibió 'Handia', como mejor actor revelación. «Un amigo me había chivado que iba a ser el primer premio de la noche, así que tenía muchos nervios antes de empezar, pero pensé que luego ya me quedaría tranquilo para el resto de la gala», rememoraba ayer en su regreso a casa.

Y de entrada protagonizó uno de los momentos mas emocionantes de la gala. «No sé ni qué sentí ni qué pensé al oir mi nombre, fue un momento tan fuerte... Me abracé a los directores y a mi hermano, y me centré en decir bien lo que quería decir». No se olvidó ni de los directores, ni de su hermano gemelo que estuvo sentado a su lado, ni del otro protagonista de 'Handia', Joseba Usabiaga y para todos tuvo frases muy especiales. «Joseba era una de las primeras personas a las que quería agradecer, porque ha sido un trabajo conjunto y nos hemos apoyado tanto el uno en el otro, que era indispensable agradecerle de todo corazón».

Solo se quedó sin poder decir una última frase pero importante, «porque cuando empezó a sonar la música me puse nervioso. Decía que siguiéramos haciendo cine en euskera, catalán y gallego porque los idiomas pequeños nos hacen gigantes».

Pero después de salir del escenario con su Goya en las manos empezó otra vorágine. «Pasé a la sala para atender a la prensa, y estuve hora y cuarto allí, mientras oía cosas sueltas sobre los premios que iba ganando 'Handia' y le veía de pronto a Saioa Lara que le estaban haciendo fotos, no entendía nada de lo que estaba pasando y era una locura muy divertida. Yo quería salir de allí para volver a la gala, pero para cuando me volví a sentar ya llevábamos nueve premios ganados. Pero abrí la veda, y de eso estoy muy contento».

Destaca Sagardoy que «en 'Handia' cada departamento se enfrentaba a un reto. Todos se mezclaban en el rodaje, entre expectativas, nervios y exigencias. Y que ese esfuerzo se reconozca, sobre todo a gente que lleva muchos años trabajando en esto, fue una satisfacción muy grande». Él también ha hecho mucho teatro y tiene por estrenar varias películas, pero no ve el Goya como un trampolín: «No hay nada garantizado, me creo el reconocimiento, pero no me creo que esto me vaya a salvar la carrera, seguiré trabajando duro que es lo que hay que hacer».

De momento se le verá en teatro en Donostia, en Gazteszena, con la obra 'Heriotza bikoitza', los próximos días 24 y 25.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos