Diario Vasco

La paz de Méndez de Vigo se impone tras las guerras de Wert

Íñigo Méndez de Vigo.
Íñigo Méndez de Vigo. / (Efe)
  • A la espera de la rebaja del 21% del IVA las relaciones entre Cultura y el cine atraviesan por un momento dulce

Íñigo Méndez de Vigo tenía muy fácil mejorar la relación de su Ministerio con el mundo del cine. Su antecesor en el cargo, José Ignacio Wert, había soliviantado al sector que se mantuvo en pie de guerra. Se ganó su franca enemistad a golpe de declaraciones altisonantes y desafíos. Todo lo contrario que le actual titular de Cultura y portavoz del Gobierno, que nada mas llegar a la Casa de la siete chimeneas tendió la mano al sector y comenzó a hacer gestos muy bien recibidos por el mundo del cine. De los noes y la guerra a Wert hemos pasado a la relativa paz de Méndez de Vigo.

No ha rebajado el 21% del IVA, que pesa sobre una losa sobre el sector. Una espada de damocles por cuya rebaja clama la profesión desde hace cinco años. No deja Méndez de Vigo de repetir que la bajada del IVA del 21% al 10% para los espectáculos en directo llegará «cuando sea posible» y se extenderá «en un futuro» al sector cinematográfico. Será «cuando los ingresos públicos lo permitan y los compromisos con Europa lo aconsejen» reitera el ministro.

Para mostrar su talante conciliador eligió el programa más popular del ramo, 'Cine de barrio'. Ante su popularísima conductora, Concha Velasco, se deshizo en elogios hacia el cine español y su industria. «El Gobierno aprecia y disfruta la cultura. Cree que la cultura y, especialmente, el cine nos hace disfrutar de la vida, mejores ciudadanos, más libres, nos hace soñar», dijo risueño. Aseguró que los miembro del Ejecutivo son «amigos del cine», echando un capote a su colega de Hacienda, Cristóbal Montoro, y animó a la ciudadanía a ira a las sala.

Montoro quiere ser también un buen amigo del cine y asegura que «no es cierto que la fiscalidad sea tan fuerte» y ha llega a aconsejar a la oposición que repare en «cómo sube la venta de entradas de cine y la taquilla del cine español, gracias a la recuperación económica».

Méndez de Vigo, que estará el día 4 en la gala de los Goya, la misma de la que huyó Wert, es bien recibido en los mismos foros donde su antecesor cosechaba abucheos y desaires. En San Sebastián dio la nota, en el mejor sentido de la expresión, al entonar a dúo con Ángela Molina, a quien acababa de entregar el Premio Nacional de Cinematografía, los primeros compases de la canción 'Más cine por favor' de Luis Eduardo Aute.

Aunque el hacha de guerra no está definitivamente enterrado, nadie parece dispuesto a alzarlo cuando el cine español atraviesa un momento dulce. Los responsables de la gala no quieren la menor estridencia. Sabe Méndez de Vigo que será un trámite cortés y agradable, que se ha preparado una gala cordial y 'buenrrollista', en las antípodas de las 'híperreivindicativas' del 'No a la guerra'. La presenta de nuevo un conciliador Dani Rovira que anticipa que «no habrá menciones políticas», y que «no hay hueco para la alusión a temas ajenos al cine».

Y eso que aunque el sector sigue reclamando un Ley de Cine que garantice la competitividad de la industria y un marco laboral, las cifras sí han dado muchas alegrías. En 2016, por primera vez en ocho años, se vendieron más de cien millones de entradas y la recaudación superó los 600 millones de euros . Aunque tuvieron menos espectadores, las películas españolas sumaron cinco millones de euros más que el año anterior. Con 18.144.453 espectadores su cuota de mercado fuedel 18,1% con una recaudación de 109.040.951 euros en taquilla.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate