Las plazas de Musikene cotizan al alza

Los profesores de trompeta, Luis González y Alfonso González, en un momento de la charla que compartieron con los aspirantes en una de las aulas. ./
Los profesores de trompeta, Luis González y Alfonso González, en un momento de la charla que compartieron con los aspirantes en una de las aulas. .

La calidad del profesorado es el principal motivo de la alta demanda para acceder al centro. La solicitud de inscripciones, la mayoría procedentes de fuera de Euskadi, cuadruplica la oferta de plazas

ITZIAR ALTUNASan Sebastián

En los pasillos de Musikene durante estos días se mezclan los alumnos del centro y los estudiantes que aspiran a formar parte de la escuela en los próximos años. Musikene celebra desde el 23 de febrero al 28 de marzo las jornadas de puertas abiertas de las diferentes especialidades que se imparten y se espera que unas mil personas, entre aspirantes y acompañantes, se acerquen a conocer las instalaciones y al profesorado encargado de su formación. El centro superior de música del País Vasco ofertará 82 plazas para el curso 2018-2019, una cifra muy inferior a la demanda si se tienen en cuenta los datos de los últimos años, donde el número de inscripciones ha oscilado entre los 250 y 300.

Desde su apertura en 2001, Musikene se ha consolidado y ha conseguido atraer a alumnos con un gran nivel musical, tal y como señala la directora del centro, Miren Iñarga. «Más que la cantidad, nos interesa que los estudiantes que quieran realizar sus estudios aquí tengan un nivel medio-alto para que puedan cumplir con las exigencias que se requieren, y ese requisito se suele cumplir». Iñarga admite que el número de inscripciones se ha mantenido estable en los últimos años, a pesar del traslado del centro a su nueva sede de Ibaeta en 2016. «Igual nos tendríamos que plantear el efecto llamada que teníamos cuando estábamos en el Palacio Miramar», dice sonriendo.

Los participantes en las jornadas de puertas abiertas realizaron ejercicios de afinación. Thomas Larrous, franqueado por sus padres. Beñat Pablos y Xabi Gabiola. / Usoz

La respuesta a esta cuestión, en gran parte, se debe a la calidad que atesoran los 168 profesores que imparten clase en el centro. «Ellos son nuestro primer reclamo», sostiene, y prueba de ello es la demanda que tienen algunas especialidades, como trompeta, clarinete, flauta travesera o piano, donde los alumnos buscan cursar sus estudios con músicos ya reconocidos. «Pero tenemos otros embajadores, que son los estudiantes que han pasado por aquí, y que hoy día son parte de distintas orquestas y están muy bien considerados a nivel mundial», sostiene orgullosa la directora del centro.

Dos tercios de los alumnos del centro son de otras comunidades autónomas o del extranjero

Musikene oferta una treintena de especialidades, divididas entre composición, dirección, pedagogía e interpretación. En esta última se agrupan las enseñanzas de los instrumentos, que se dividen en clásico y jazz. Aunque la demanda varía según los años, las especialidades de piano o violín suelen recibir el mayor número de inscripciones -una media de veinte-, aunque también ofertan más plazas -6 en caso de piano y 8 en violín-. «El piano o el violín son instrumentos mayoritarios, pero hay otros que también son muy demandados».

69%
del alumnado
69%
de Musikene durante este curso procede de otras comunidades autónomas (64,87%) o del extranjero (4,75%).
69%
El centro
316 estudiantes se matricularon en el curso académico 2017-2018 en Musikene
117 son mujeres, lo que equivale al 37,02% del total del alumnado. La tasa de abandono apenas se sitúa en el 4%.
69%
168 profesores imparten clase en Musikene en las especialidades de composición, dirección, pedagogía e interpretación.
82 plazas son las que se ofertarán el próximo curso
El plazo para realizar las inscripciones será del 19 de marzo al 31 de mayo. Las pruebas de acceso se llevarán a cabo entre el 18 y 29 de junio.

Casi un tercio de los estudiantes del centro -96 este curso- procede del País Vasco. El resto llegan de otras comunidades autónomas, e incluso de otros países. Durante este curso académico, de los 316 alumnos matriculados en los cuatro cursos, 15 provienen del extranjero. Miren Iñarga también destaca el bajo nivel de la tasa de abandono, que apenas se sitúa en el 4%, lo que demuestra que la música es «algo vocacional y casi todos los que empiezan sus estudios, los acaban». Los datos de los últimos años también reflejan que las enseñanzas musicales atraen más a los hombres, ya que el porcentaje de mujeres que realizan sus estudios en Musikene no llega al 40%.

Jornadas de puertas abiertas

Durante estos días, muchos de los jóvenes que aspiran a cursar sus estudios en Musikene están conociendo de cerca el funcionamiento del centro. Desde el viernes pasado, y hasta finales de marzo, cada día, dependiendo de la especialidad que vayan a elegir, los aspirantes y sus acompañantes conocen de primera mano el funcionamiento de la docencia, el plan de estudios y el profesorado que imparte las clases. Los responsables de Musikene estiman que unos 400 aspirantes se acercarán durante estas semanas al centro, y muchos lo harán acompañados por sus profesores o familiares. En un primer encuentro, la directora les presenta la filosofía del centro y les explica en qué consistirán las pruebas de admisión, ya que el ingreso definitivo en Musikene, dependerá en gran medida, de su resultado.

«Quiero estudiar aquí porque es el mejor conservatorio»

Miguel Vallés quiere estudiar trompeta en Musikene porque le han insistido en que «este es el mejor conservatorio de toda España». A sus 17 años tiene claro que quiere dedicarse al mundo de la música «de forma profesional» y «éste es el mejor sitio», afirma. Hasta la fecha ha cursado sus estudios de grado medio en el conservatorio de Alcañiz, y el año que viene espera estar en San Sebastián con el profesor Luis González, porque «es mi primera referencia». Su padre, Joaquín, le acompañó a conocer Musikene, y se mostraba «encantado» con la visita realizada al edificio y el trato recibido.

Un caso parecido es el de Natalia Gómez. Natural de Alicante, sus padres también la acompañaron para que participara en las jornadas de puertas abiertas. «Tengo muy buenas referencias tanto del centro como de los profesores», explica. En su caso, llegó a impartir una clase con Luis González y «me gustó tanto su trato y forma de trabajar, que me animé a probar suerte». Natalia cursa primero de Bachiller y pensaba presentarse dentro de dos años a las pruebas, aunque asegura que «quizá me anime el próximo curso y acabaría el bachillerato en San Sebastián».

Desde Dax (Francia), y también en compañía de sus padres, Thomas Larrous vino a conocer el centro, y sobre todo, a los profesores, «porque hemos oído hablar mucho de ellos». A sus quince años todavía no puede acceder a los estudios de Musikene, pero «tenía muchas ganar de conocer el programa de estudios y a los profesores», aseguraba. El joven francés también acudirá a las jornadas de puertas abiertas que se impartirán para la especialidad de percusión.

El lekeitiarra Xabi Gabiola, el lesakarra Mikel Galardi y el irundarra Beñat Pablos atendieron atentamente las explicaciones del trompetista Luis González. Los tres se conocen por su participación en la Euskadiko Ikasleen Orkestra (EIO) y quieren seguir estudiando trompeta en Musikene. En el caso de Beñat, a sus 16 años, el motivo de su visita era el de «informarse». Xabi y Mikel admitían que desde hace meses ya están trabajando en el repertorio que van a presentar en la prueba de acceso.

La jornada de puertas abiertas también les ofrece la oportunidad de conocer a los profesores, a los que podrán preguntar las dudas que tengan en cuanto al programa que se imparte o la prueba de acceso. «Algunos aspirantes ya tienen claro que el curso que viene quieren estudiar aquí; otros todavía son muy jóvenes y acuden a conocer el centro y su funcionamiento», aclara Iñarga.

Luis González es el profesor de trompeta desde 2003 y acompañó a los veinticuatro aspirantes de trompeta en su visita a Musikene. De hecho, el motivo por el que muchos de ellos quieren venir a San Sebastián es para poder estudiar con él. Este reconocido trompetista valenciano también imparte clases en el Conservatorio Superior del Liceo en Barcelona, actividad que compagina con su trabajo interpretativo de solista junto a reconocidas orquestas. «Muchos se asustan al saber que sólo hay dos plazas, pero les animo a venir, porque la mayoría tienen nivel para entrar en Musikene». Tras las presentaciones y primeros consejos, y junto al también profesor de trompeta Alfonso González, docentes y aspirantes realizaron un «pequeño calentamiento», y posteriormente se ofrecieron lecciones individuales. «Es una gozada ver que tanta gente quiera venir a estudiar aquí. Yo estoy muy contento con mi trabajo en Musikene, y más viendo los resultados, ya que la mayoría de los alumnos de trompeta se han colocado en importantes orquestas europeas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos