Pilar Soberón viaja al inconsciente a través de la luz y el agua en el KM

Pilar Soberón, en su bosque de clemátides. / LUIS MICHELENA
Pilar Soberón, en su bosque de clemátides. / LUIS MICHELENA

La sala Ganbara acoge la exposición 'Murgilketak. Viajes de Jung', con fotografías, minerales y un bosque de clemátides de la artista lasartearra

RICARDO ALDARONDO SAN SEBASTIÁN.

Pilar Soberón se deja hipnotizar por unas pequeñas vegetaciones que se apegan a un árbol, por las aguas de un antiguo bebedero donde crecen plantas sin rumbo, por la luz del crepúsculo que se cuela entre el bosque y el río, por los invernaderos que al atardecer se iluminan por dentro. Elementos de la naturaleza, siempre entre la luz y el agua, como fuentes de vida y de un ciclo que vuelve una y otra vez.

Con estas sensaciones y observaciones que lleva a cabo en su entorno cercano, la artista lasartearra, y profesora de escultura en la Facultad de Bellas Artes de la UPV-EHU, ha creado la obra multifacética que expone desde hoy en la sala Ganbara del centro cultural Koldo Mitxelena de San Sebastián.

El área central de la sala lo ocupa una instalación en forma de bosque suspendido de clemátides, «plantas que les salen a los árboles y las zarzas», explica Pilar Soberón. «Las he recolectado durante años, luego las dejo secar y creo con ellas un espacio que tiene algo de refugio habitable, pero a la vez se convierte en un bosque, un universo de hojas. Me gustan sus formas muy leves, casi te quedas con ellas en las manos». Otro de los espacios de la sala está consagrado a las fotos de gran tamaño de los invernaderos y de la luz crepuscular que se interna entre la vegetación y el agua. Imágenes que trascienden el realismo para buscar otras analogías.

La exposición lleva por título 'Murgilketak. Viajes de Jung', porque lo que plantea Soberón es también «un viaje al inconsciente. Jung afirmaba que el ser humano tiene una memoria colectiva que llevamos siglos acumulando. Conectarnos con el agua, con la luz, con la naturaleza que nos rodea es conectarnos con estos mitos que llevan ahí desde el paleolítico. Lo que se plantea es un viaje psicológico a lo insondable, lo desconocido».

Guiada por la intuición

Su método de trabajo es la intuición, «que es la mejor herramienta. Salgo a dar un paseo y me voy dejando llevar por lo que me encuentro, observando como se va produciendo la transformación que está teniendo lugar a nuestro alrededor».

Las piedras blancas que Pilar Soberón suele colocar para señalar y acotar espacios en un árbol invadido por otras vegetaciones o en fuentes que ya no se utilizan pero «en las que sigue habiendo vida y renacimiento», también tienen su propio espacio al fondo dela sala.

La exposición se puede visitar hasta el 19 de enero, de martes a sábado, de 11.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos