Pasaia inaugura Kulturgunea como «un paso más» hacia la regeneración

La compañía de danza Haatik de Pasaia llenó de magia el escenario del Auditorio Juanba Berasategi. / VIÑAS

Además del auditorio Juanba Berasategi, el edificio también se dota de una biblioteca y diferentes salas

ELENA VIÑASPASAIA

. Han hecho falta diez años y superar infinidad de dificultades, pero finalmente Pasaia ha visto cumplido un viejo sueño, el de dotarse de un espacio cultural en el que confluirán las más diversas facetas artísticas. Una selección de ellas estuvo presente ayer en su inauguración oficial. El cine, el teatro, la música, la danza y la literatura se dieron la mano para que el que ha sido bautizado como Pasaiako Kulturgunea eche a andar en Donibane, ocupando parte del edificio de uso sociocultural y deportivo, en el que también confluyen un polideportivo y la sede del club de remo Koxtape.

El inmueble cuenta con diferentes estancias divididas en dos plantas. Desde una biblioteca de 500 metros cuadrados al auditorio Juanba Berasategi con capacidad para cerca de 200 espectadores, pasando por una sala polivalente que acogerá exposiciones, otra destinada a conferencias y varias más de pequeño tamaño para reuniones, entre otros espacios.

Estancias

Planta baja
.
Auditorio
Lleva el nombre de Juanba Berasategi y cuenta con un aforo para 196 personas.
Sala polivalente
Acogerá exposiciones y otros actos.
Sala de proyecciones
Ideada para conferencias.
Planta superior
.
Biblioteca
Se dota de 500 metros cuadrados divididos en distintos espacios. Se abrirá en las próximas semanas.
Salas de reuniones
Se abrirán a distintas asociaciones de Pasaia.

Con su puesta en marcha se da «un más paso más» en el camino hacia la regeneración de la bahía de Pasaia, sobre la que planean numerosos proyectos. «Se abre una ventana a la cultura», señalaron sus responsables, quienes hicieron hincapié en la colaboración entre distintas instituciones como clave para hacer realidad otros «sueños y retos» de este municipio.

«Es digno, moderno y escénicamente polivalente. Ahora nos toca a todos dotarlo de contenido cultural»

La alcaldesa de Pasaia, Izaskun Gómez, destacó que el inmueble incorpora la tecnología «más moderna» en el ámbito audiovisual. «Es digno, moderno, escénicamente polivalente y aporta a la población una instalación con unas características de la que hasta el momento carecía. Ahora nos toca a todos dotarlo de contenido cultural», manifestó.

En la inauguración también intervino la diputada foral de Movilidad y Ordenación del Territorio, Marisol Garmendia, quien declaró que el edificio que alberga Kulturgunea es «un símbolo» de la regeneración. Matizó que ésta no son sólo inversiones, como los seis millones de euros que ha invertido la Diputación de Gipuzkoa y otros tantos del Gobierno Vasco y otras administraciones, sino también las personas «comprometidas por el presente y el futuro de su pueblo».

Para finalizar, la consejera vasca de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantza Tapia, puso el acento en la convivencia como otra vía a la regeneración. «Cerramos hoy un capítulo de diez años para abrir otro de este libro con el compromiso de las instituciones», indicó.

De producción propia

La inauguración de Pasaiako Kulturgunea estuvo plagada de guiños a la producción cultural nacida en este pueblo. La Banda de música Konstantzia, que conmemora el 200 aniversario de su fundación, dio la bienvenida a los invitados interpretando una pieza a las puertas del edificio. Durante el acto no faltó un recuerdo «muy especial» para el sanjuandarra Juanba Berasategi, el pionero del cine de animación vasco fallecido la pasada primavera. El auditorio llevará su nombre como resultado de un acuerdo plenario, propuesto por asociaciones locales.

«Es un referente de la regeneración, como la gente comprometida con el presente y el futuro del pueblo»

«Le debemos mucho por todo lo que aportó. Merece que su nombre no se olvide. Será un reconocimiento a su figura», señaló la regidora ante su viuda, Ixiar Mora, y su yerno, Josu Bengoetxea.

El escenario se llenó de magia de la mano del grupo de danza Haatik, el músico Josu Elberdin y los actores de Marga Altolagirre, que sedujeron al público con un texto de Víctor Hugo. Gotzon Poza dirigió la puesta en escena, que contó con Luisma Laboa como maestro de ceremonias, sin olvidar a Beatriz Caballero y Miguel Galindo. En las gradas compartieron espacio representantes de entidades locales, miembros de la corporación municipal, el presidente del puerto, Ricardo Peña; y la diputada foral de Políticas Sociales, Maite Peña, entre otros.

Fotos

Vídeos