'El Parralejo', Premio Paco Apaolaza a la mejor ganadería

Los morlacos de 'El Parralejo' que se lidiaron en Illumbe. / USOZ
Los morlacos de 'El Parralejo' que se lidiaron en Illumbe. / USOZ

El encierro, en el que destacó 'Rabanito', premiado con la vuelta al ruedo, se celebró el 13 de agosto en Illumbe

MANUEL HARINA SAN SEBASTIÁN.

El encierro de 'El Parralejo' lidiado el 13 de agosto, ha resultado vencedor del Premio Paco Apaolaza -en memoria de quien fuera crítico taurino de este diario- a la ganadería más completa de las lidiadas en Gipuzkoa en la temporada 2017. El jurado, por mayoría, le otorgó el premio en dura disputa con la corrida de la ganadería de Ana Romero, que se jugó en Azpeitia el 30 de julio.

En su veredicto, destaca la buena presentación en general de los toros, todos ellos además codiciosos y encastados. Exigentes, tuvieron movilidad, entrega y clase, al igual que humillación y recorrido. Cumplieron con el caballo, con una buena actuación de los picadores, en la muleta y en banderillas. En definitiva una corrida con raza. De seis toros, cinco fueron de gran nivel, con un quinto toro extraordinario: 'Rabanito' nº 41, negro, de 550 kilos, premiado con la vuelta al ruedo.

Se da la circunstancia de que esta corrida es la primera que el ganadero lidiaba desde la creación de la ganadería en 2007. Hasta ahora, había alcanzado una cierta categoría en novilladas con picadores, como por ejemplo en Pamplona, donde en los últimos años, se anunciaba en la tradicional novillada del cinco de julio.

Cuando llegaron a los corrales de Illumbe, los toros de 'El Parralejo', la impresión que causaron fue de cierta sorpresa; la corrida era muy desigual en tipo. Es de suponer que, buscando el debut como corrida en una plaza de primera categoría, el ganadero habría realizado la selección en función de los orígenes, sementales, reatas... y no en buscar seis toros conjuntados de trapío. No sólo seis, quizás una veintena, los que habrían sido seleccionados y apartados desde erales. De ese número, por distintas circunstancias, quedaron los que llegaron a nuestra plaza.

Dicen los entendidos que el toro se ve distinto en el campo, en los corrales y en la plaza... pues incluso el día del festejo por la mañana, los toros ya parecían otros. Se habían recuperado del viaje desde Huelva, habían comido y bebido. Y luego en la plaza, toros con clase, fondo y raza.

Fotos

Vídeos