'Ja', una palabra que te puede llevar a la horca

F. I. SAN SEBASTIÁN.

En las fotos de de aquel juicio contra los nazis se aprecian bastantes mujeres traductoras. Baigorri calcula que fueron aproximadamente el 20 %. En cambio, sí que llegaron a la mitad las que vinieron como intérpretes a la guerra civil española con los asesores soviéticos unos años antes.

Una de las intérpretes, Tatjana Stupnikova, contó en sus memorias el miedo que sentían a decir algo inconveniente a los ojos de las autoridades soviéticas. Por ejemplo, mencionaban el NSDAP, pero sin desarrollar esas siglas, ya que contenían la palabra 'socialista'. Como se sabe, ese acrónimo pertenece al partido de los nazis: Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán.

Respecto al idioma alemán en sí, Baigorri cree que la anécdota más interesante es una relativa al vocablo 'ja': «El monitor Ernst Uiberall les decía a los intérpretes que cuando se formulara una pregunta a un acusado y este respondiera de manera inmediata 'ja', que no lo tradujeran por 'sí', aunque sea eso lo que significa la palabra. 'Ja' se usa en alemán como palabra de relleno, queriendo decir 'he entendido', pero ahí no significa 'sí'. Uiberall les decía: 'Si decís 'sí', inmediatamente, lo que va a quedar registrado es que están de acuerdo con lo que se les ha preguntado, por ejemplo, si han matado a tantos o cuantos, cuando en realidad la respuesta podía ser negativa, con lo que el 'sí' por el 'ja' resultaría lesivo para el acusado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos