Pablo Carrera: «En España el legado marítimo se está perdiendo a espuertas»

Pablo Carrera, en el muelle del Hospitalillo de Trintxerpe, escenario de la riqueza patrimonial de Galicia durante el Festival Marítimo./VIÑAS
Pablo Carrera, en el muelle del Hospitalillo de Trintxerpe, escenario de la riqueza patrimonial de Galicia durante el Festival Marítimo. / VIÑAS
Pablo Carrera, Federación Galega pola Cultura Marítima e Fluvial (Culturmar)

Es uno de los centinelas de la flota tradicional llegada de Galicia que fondea desde ayer en Pasaia para unirse al Festival Marítimo

ELENA VIÑASPASAIA.

En las aguas de la bahía de Pasaia navegan desde ayer dornas, bucetas, una gamela y otras muchas embarcaciones tradicionales llegadas de Galicia, la región convertida en invitada de honor del Festival Marítimo. Las naves forman parte de esa suerte de embajada en la que se ha convertido la Federación Galega pola Cultura Marítima e Fluvial, Culturmar, a cuya junta directiva pertenece Pablo Carrera. Su labor se da a conocer hasta el domingo en el muelle del Hospitalillo de Trintxerpe, junto a otros atractivos gastronómicos y culturales. «Traemos nuestra esencia», afirma el que hasta 2011 también fuera director del Museo do Mar al pie de las carpas erigidas en la dársena que seducen por la vista, el oído y, cómo no, el paladar.

- Galicia cuenta con una presencia más relevante que el resto de países como consecuencia del homenaje que Pasaia le rinde a través de su certamen. ¿Cómo están viviendo esta invitación especial?

- Supone todo un honor para nosotros, porque llevamos más de veinte años colaborando con Albaola y, en general, con todo el movimiento de defensa y salvaguarda de las embarcaciones tradicionales del País Vasco. Desde que nos comunicaron la noticia el pasado verano, hemos estado trabajando para poder venir aquí en las mejores condiciones posibles.

«Recrearemos la esencia de la vida del mar con demostración de algunos oficios»

- Albaola y Culturmar parecen navegar por mares paralelos, pero guiadas por las mismas estrellas.

- Mantenemos una relación estrecha y un contacto muy fluido. Ellos van cada dos años a Galicia a un tipo de festival similar a éste que organizamos desde hace dos décadas de forma itinerante por distintas villas gallegas. Nuestra idea es continuar en el futuro con ese intercambio, viniendo al de Pasaia; a ver si con nuestra presencia ayudamos a que se consolide.

- De momento, no pinta mal la singladura de hacer coincidir tantos siglos de historia de navegación vasca y gallega en un mismo puerto.

- Esta invitación es un reconocimiento al trabajo casi mutuo que estamos haciendo en España, un país eminentemente marítimo, donde, sin embargo, el patrimonio ligado al mar del siglo XX y comienzos del XXI, el legado más próximo, se está perdiendo a espuertas. Festivales como éste de Pasaia contribuyen a ponerlo en valor.

- ¿Qué mostrarán de su tierra y sus mares a quienes lo visiten?

- Traemos una muestra de esencia, ya que el espacio que tenemos es reducido. Hemos preparado una flota lo más variada posible con diecisiete embarcaciones, todas distintas, que representan del norte al sur de Galicia. Hemos elegido todas las variedades que tenemos, tanto marítimas como fluviales. Hay una buceta de Combarro para dos tripulantes, una dorma de O Grove con motor fueraborda, una gamela de Bouzas...

- ¿Difieren mucho las naves gallegas de las de Euskadi?

- El método de construcción era muy semejante. Lo que difiere es la forma de la embarcación, que se adaptaba al mar al que debía de enfrentarse y al oficio. Eso es lo que da la diversidad y también el colorido a los barcos que hemos traído.

- ¿Qué otros atractivos de Galicia muestran además de sus naves?

- Hemos traído un compendio de cosas de la imagen que queremos proyectar de Galicia, centrándonos en la protección del patrimonio natural y cultural, porque los dos están muy unidos. Daremos a conocer algunos de los sitios más bonitos que tenemos en cuanto a zonas de protección costera. Queremos recrear la esencia de la vida del mar. Por eso también ofreceremos demostraciones en directo de algunos oficios, como el de carpintero de ribera, con profesionales que realizarán una embarcación. Habrá, igualmente, un artesano fabricando zuecos, 'palilleiras' confeccionando encaje de bolillos y rederas montando unos 'tendales'. Y como no se puede entender la cultura sin música, contaremos con un grupo que amenizará nuestro espacio y el resto del pueblo tocando en 'pasacorredoiras', lo que aquí se conoce como 'kantujira'.

- Así que asistiremos a una suerte de mestizaje cultural.

- Sí, de hecho, una de las cosas que vamos a hacer es trabajar con la escuela municipal de música de Pasaia. El viernes -por hoy- haremos un coloquio de profesores con la gaita como protagonista; y el sábado celebraremos un taller de percusión, porque los ritmos en Galicia y el País Vasco pueden ser muy parecidos, pero la forma de tocar es un poco distinta. Vamos a fomentar ese intercambio.

«Hemos traído 17 embarcaciones que representan del norte al sur de Galicia»

- Supongo que la gastronomía también tendrá un espacio destacado en su stand.

- Sí, aunque hemos tenido que reducir todo a esencias. Gracias a la asociación nacional de fabricantes de conservas, que tiene la sede en Vigo, traeremos varias latas con las que haremos una serie de 'show cooking' para degustarlas. También tendremos un 'foodtruck' para degustar productos a través de una cocina un poco más audaz. Desgraciadamente, por las circunstancias, no podemos tener aquí una pulpería, que es lo que nos hubiese gustado.

- El hecho de que les hayan situado en Trintxerpe, un distrito que por su alta presencia de inmigrantes gallegos le hace ser conocido popularmente como la quinta provincia gallega, les debe de hacer sentir como es casa.

- Así es, aunque también supone un reto, porque representa una cultura que aquí, por suerte, continúa viva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos