El 'Obabakoak' de Calixto Bieito, «poético y visual», llega a Donostia

Imágenes del montaje. En primer plano, Joseba Apaolaza, y al lado, cartel de la obra./DV
Imágenes del montaje. En primer plano, Joseba Apaolaza, y al lado, cartel de la obra. / DV

El Victoria Eugenia acoge hoy en castellano y mañana en euskera la adaptación teatral de la obra de Bernardo Atxaga que produjo el Arriaga

MITXEL EZQUIAGASAN SEBASTIÁN.

Es una extraña reunión de talentos que al fin llega a Donostia. El Victoria Eugenia acoge hoy en castellano y mañana en euskera la versión de 'Obabakoak' que escribió y dirige Calixto Bieito en una producción del Teatro Arriaga. El director escénico, tan reputado internacionalmente como polémico por algunos de sus montajes, hace una particular visión de la obra de Bernardo Atxaga. «He querido realizar más una composición poética, visual y física, que recrea el universo del libro, que ser fiel a su letra», explica Bieito.

Un amplio elenco de actores vascos protagoniza la obra, considerada como la producción más importante del año a cargo del Arriaga, teatro que también dirige Bieito. Allí fue el estreno, en euskera en octubre y en noviembre en castellano, con buena acogida de la crítica, del público... y del propio Atxaga.

Dos funciones

Lugar
Teatro Victoria Eugenia.
Cuándo
Hoy en castellano, mañana en euskera. Las dos, a las 20.00.
Versión y dirección
Calixto Bieito.
Reparto
Joseba Apaolaza, Ylenia Baglietto, Gurutze Beitia, Ainhoa Etxebarria, Miren Gaztañaga, Iñake Irastorza, Karmele Larrinaga, Itziar Lazkano, Koldo Olabarri, Lander Otaola, Eneko Sagardoy.

El escritor de Asteasu explicó a este periódico, tras presenciar el montaje basado en su texto, que le había gustado la adaptación. «Bieito ha captado el aspecto más expresionista, más alemán» de su colección de cuentos, dijo. «En el montaje los actores aparecen en bicicleta, quizás porque Bieito ha visto en mi obra una estructura circular, pero su versión también es un caleidoscopio, con una visión global que puede entenderse perfectamente en cualquier lugar», afirmó el autor de Asteasu.

Es una dimensión internacional que ya tiene el propio libro, publicado en 1988, galardonado entonces con el Premio Nacional de Narrativa y traducido a una veintena de idiomas. Después, en 2006, se convirtió en película, dirigida por Montxo Armendáriz, y ahora es teatro también con vocación viajera. En octubre pasó por el Teatro Lliure barcelonés.

Once intérpretes

Once intérpretes vascos de primer nivel componen la alineación: Joseba Apaolaza, Itziar Lazkano, Iñake Irastorza, Lander Otaola, Gurutze Beitia, Eneko Sagardoy (ahora en el candelero por su papel en 'Handia'), Ylenia Baglietto, Miren Gaztañaga, Ainhoa Etxebarria, Koldo Olabarri y Karmele Larrinaga protagonizan un reparto coral. Todos fueron escogidos por Bieito en unas audiciones públicas que convocó el Teatro Arriaga, y a las que se presentaron más de 200 intérpretes.

Según la compañía «es un espectáculo que va más allá de una obra teatral para convertirse en una experiencia multisensorial, un poema sinfónico multimedia construido a partir de diferentes voces». A la fuerza del texto de Atxaga el montaje añade las proyecciones audiovisuales de la creadora suiza Sarah Derendinger y los arreglos musicales y vocales, más los efectos creados por Carlos Imaz. La escenografía fue ideada por Susanne Gschwender.

Cuando la obra de estrenó en Bilbao el propio Calixto Bieito explicó que «en esta adaptación libre, pero inundada del espíritu de Bernardo Atxaga y su Obaba, los personajes aparecen como paisajes humanos llenos de amor, de deseo, recuerdos, miedos e incertidumbres. Son historias que transcurren en aquel lejano y primitivo mundo de la infancia donde el nombre de Freud no pertenecía a nuestro vocabulario. Un universo de fantasías, de visiones, de imágenes en la noche de la memoria y ocultos en los rincones más recónditos de nuestro ser».

Un paseo por Asteasu

«La idea de llevar 'Obabakoak' a escena tomó forma en un paseo con el propio Bernardo y mi querido Andoni Olivares entre la niebla de Asteasu», apunta el director escénico. «Todo está en esta hermosa y deslumbrante novela. Nos hemos dejado arrastrar por las palabras, las imágenes y nuestras propias experiencias como aquel río que fluye constantemente», resalta.

Tras Bilbao y Barcelona el montaje pasó por Santurtzi, Vitoria y ahora Donostia, donde aún quedan entradas tanto para hoy como para mañana. Hasta ayer iba mejor la venta en euskera que en castellano. Los lectores del libro tienen la posibilidad de enfrentar su propio juicio con la visión de Bieito, director artístico del Arriaga desde el año pasado, puesto que compagina con su cargo de director residente del Theater Basel de Basilea. Dice Atxaga que «cada uno tiene derecho a imaginar lo que quiera cuando lee». La lectura de Bieito llega al Victoria Eugenia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos