'Nomofobikak' salta de los escenarios teatrales a las pequeñas pantallas

Amaia Lizarralde y Olatz Beobide. En el fondo, de nomofóbicas. En primer plano, de paisano./USOZ
Amaia Lizarralde y Olatz Beobide. En el fondo, de nomofóbicas. En primer plano, de paisano. / USOZ

La obra, reconvertida en web serie, participa esta semana en el festival Bilbao Seriesland. «Tal como están las cosas en la profesión, hay que arriesgarse y experimentar con nuevos formatos», afirman Olatz Beobide y Amaia Lizarralde

NEREA AZURMENDISAN SEBASTIÁN

Los rostros y las trayectorias profesionales de Amaia Lizarralde y Olatz Beobide remiten a una larga lista de obras teatrales, películas y series televisivas como 'Hospital central', 'Aitaren etxea', 'El Comisario' o 'Goenkale', entre otras muchas.

En los últimos meses, sin embargo, ambas están asociadas a las pelucas verdes que las convierten en 'Nomofobikak', un proyecto en constante evolución que reúne, como mínimo, tres elementos de máxima actualidad. Se nutre de una fobia contemporánea, la nomofobia: el miedo a que el móvil falte o deje de funcionar y nos deje solos en el universo, desconectados de la nave nodriza. Además, se transforma constantemente, demostrando que las historias son reciclables y que, como la energía, ni se crean ni se destruyen. Y, en la última vuelta de tuerca que Beobide y Lizarralde han dado al proyecto, su conversión en web serie, salta de los escenarios teatrales a los nuevos formatos, a las pantallas más pequeñas, las de los dispositivos móviles, la nueva tierra prometida del ocio y el consumo cultural.

Aunque desde hace unos meses ya circula por la web una pieza de ambiente navideño que puede dar alguna pista de por dónde irá la web serie, la prueba de fuego llega esta semana, en el marco del festival Bilbao Seriesland-Bilbao Web Fest, el primer certamen de Euskadi dedicado a la series digitales, cuya tercera edición comienza mañana y finaliza el próximo viernes. 'Nomofobikak' no está en la sección oficial, en la que compiten más de 60 propuestas procedentes de medio mundo. Se medirá con las web series vascas, y tendrá también acceso al 'market', el espacio en el que productos que generalmente surgen con poco respaldo económico se juegan el futuro y la continuidad del proyecto.

Precedida por el éxito

Los seis breves capítulos que constituyen la primera entrega de 'Nomofobikak', independientemente de lo que suceda en el festival, estarán disponibles en internet a partir del 2 de noviembre. Podrán verse en su propio canal de YouTube. Quién sabe si más adelante tendrán espacio en las plataformas que cada vez prestan más atención a un formato con el que se comenzó a experimentar hace un par de décadas. A medida que tabletas y móviles han mejorado sus prestaciones y empiezan a imponerse a las pantallas convencionales, ese formato ya no tan nuevo está creciendo de manera exponencial.

A diferencia de otros proyectos que surgen de, por y para las plataformas digitales, y traen incorporadas de fábrica las condiciones que establecen los nuevos soportes y sus usuarios, 'Nomofobikak' nació en el más tradicional de los espacios escénicos: el teatro. La pieza no estaba pensada para ser vista en un teléfono móvil en el tiempo que dura un viaje en Topo, pero ya nació con vocación de brevedad. Y con la intención, que mantienen intacta, de aunar euskera y humor. Por lo tanto, se estrenará en euskera con subtítulos en varios idiomas. «Más adelante, ya se verá...».

«Son episodios breves, de unos minutos, pero están hechos de una manera totalmente profesional»

«Si queremos llegar a los más jóvenes, tenemos que ir a los terrenos en los que ellos se están moviendo»

«Ha sido un 'auzolan' artístico muy potente con el que creemos que se puede ir abriendo camino»

En 2016, ganaron el premio Poltsiko Antzerki Sorkuntza organizado por Donostia Kultura para fomentar las creaciones teatrales de pequeño formato en euskera. La pieza se llamaba 'Sarean kateatuak'. 'Nomofobikak' se calaron las pelucas verdes, se pusieron las gafas de colores, empuñaron el móvil y, desde entonces, han realizado decenas de representaciones en los escenarios más variados. Han actuado en espacios dedicados al microteatro, en sidrerías, en la calle... A petición de recintos de mayor tamaño, alargaron su duración a una hora para adaptarse a los teatros. Y también funcionó.

El concepto, por lo tanto, está rodado, testado y aprobado. Amaia Lizarralde cree que «a la gente le gusta porque los personajes son atractivos, divertidos... Y porque el tema es muy actual y nos hace pensar en nuestras propias costumbres, en cómo dependemos del móvil y de la tecnología en el trabajo, con la familia o con los amigos». La incógnita radica en ver cómo las nomofóbicas se adaptan a su nuevo ciclo de vida.

«Cuesta abrir camino»

Las web series son una prueba más de que los creadores y el público van por delante de los grandes operadores y los referentes culturales 'serios'. Se resisten, pero al final Cannes acaba organizando un festival de series, o web series como 'Paquita Salas' se convierten en fenómenos que eclipsan a películas con muchas estrellas en el reparto y no menos cifras en el presupuesto.

No obstante, como afirma Olatz Beobide «todavía cuesta mucho abrir camino». En lo que denominan «un momento de redefinición», en el que en Euskadi la producción audiovisual convencional se ha desplomado y todavía no están claramente establecidas las fórmulas de futuro, el principal escollo ha sido obtener la financiación necesaria para elaborar un producto que reuniera las condiciones de calidad a las que no querían renunciar.

Finalmente, no superaron el escollo y se lanzaron a la aventura sin financiación. Pero tampoco han encallado, y la nave va... No ocultan que, como destaca Beobide, «ha sido muy duro salir adelante sin tener garantizada la financiación. Lo normal suele ser lo contrario: armar primero el proyecto desde el punto de vista financiero y, cuando se tiene atado, lanzarse... Nosotras hemos tocado todas las puertas, pero parece que nadie lo veía...».

Parece que algo empieza a moverse, y este año hay por primera vez ayudas públicas para llegar a los más jóvenes en euskera con productos que este tipo. «Hablamos constantemente de la necesidad de que los jóvenes utilicen más el euskera, pero si queremos llegar a ellos tenemos que ir a los terrenos en los que se están moviendo. Y su terreno es el móvil», constata Olatz Beobide.

«Hay que reinventarse»

A falta de aliados financieros, han encontrado muchísimos aliados profesionales, y de los mejores. «En la producción de ficción audiovisual hay un bajón terrible. Ante la escasez de oportunidades profesionales, hay que reinventarse», afirma Lizarralde, y Beobide recuerda que «en Euskadi tenemos unos profesionales extraordinarios, bien formados, con mucha experiencia... Toda esa gente está aquí, pero apenas hay trabajo».

'Nomofobikak' no es un proyecto grande, y su futuro es incierto, pero «nos hemos encontrado con mucha gente con ganas de hacer cosas, y al final hemos tenido un equipazo de lujo». Dos piezas fundamentales de ese equipo, además del dúo Beobide-Lizarralde -productoras ejecutivas además de protagonistas-, son el guionista Pedro Fuentes ('Goenkale', 'Go!azen', 'AitarenEtxea', 'ZorionPerfektua'...) y el realizador Joserra Camacho, con muchísimos años de experiencia en algunas de las principales productoras que han abastecido de contenidos a ETB.

Una veintena de actores invitados, entre los que se encuentran nombres como Paco Sagarzazu, Ramon Agirre, Klara Badiola o la mismísima Yogurina Borova, y un equipo técnico que para sí quisieran muchas producciones da la medida de la ilusión que ha generado en el sector un proyecto al que ha puesto música Pascal Gaigne. «Ha sido un 'auzolan' artístico muy potente, una experiencia con la que creemos que se puede ir abriendo camino».

Si la falta de dinero ha sido un handicap, tampoco ha sido fácil tener que acompasar las agendas de un grupo numeroso de personas que, obviamente, no se han dedicado en exclusiva a 'Nomofobikak'. Todos están «muy contentos» con el resultado, pendientes del «examen que nos espera en Bilbao. A ver qué pasa...».

Fotos

Vídeos