Un violín valorado en cinco millones de euros que estuvo a punto de subastarse

El Stradivarius, que era propiedad de una caja de ahorros, fue adquirido en 2016 por Renania del Norte para el solista

I.A. SAN SEBASTIÁN.

La caja de ahorros West LB compró un Stradivarius de 1711, bautizado como 'Lady Inchiquin' y se lo cedió a Peter Frank Zimmermann en 2001. Desde entonces, el violinista no se separaría de él. Pero cuando la crisis hundió a la entidad y el banco se lo reclamó para venderlo junto a otras obras de arte.

Zimmermann intentó llegar a un acuerdo con el banco para recuperar el Stradivarius, que fue valorado en cinco millones de euros, pero la caja de ahorros pretendía venderlo en siete millones. Las negociaciones no llegaron a buen término, y el intérprete tuvo que buscar otro violín. «Su» Stradivarius iba a ser subastado en Nueva York en la casa Christie´s. Mientras tantos, el artista utilizó otros Stradivarius, aunque admite que durante aquella época él sentía que no eran su «voz».

Pero tras dos años de negociaciones, un sector de la población de Alemania comenzó a criticar la subasta de las obras de arte de las cajas de ahorro quebradas para hacer frente a sus deudas. Ante la presión ciudadana, en verano de 2016 la venta de la colección del West LB, incluido el violín 'Lady Inchiquin', se paralizó y el Estado de Renania del Norte-Westfalia anunció la adquisición de todo el lote por 30 millones de euros.

Meses después se hacía efectivo el acuerdo por el que el gobierno de Renania acordaba que el Stradivarius volviera a las manos del ilustre solista de este land.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos