Ceintíficos miden el impacto sonoro de conciertos como los de Springsteen

El cantante en uno de sus conciertos/
El cantante en uno de sus conciertos

Un sismómetro detectó el temblor provocado por los asistentes a un concierto de rock. Las vibraciones de la actividad humana pueden ser de gran utilidad

JAVIER GUILLENEA

El 14 de mayo de 2016 más de 60.000 personas comenzaron a bailar y la tierra se resintió. No fue un temblor apocalíptico de esos que derriban murallas. Fue más bien un ligero escalofrío planetario imperceptible para los humanos pero no para un sismómetro. Varias de estas máquinas registraron las vibraciones del suelo originadas por los saltos acompasados del público al ritmo de las canciones interpretadas por Bruce Springsteen durante un concierto en el Camp Nou de Barcelona. Los datos que registraron pueden ser útiles en el futuro para tareas tan poco musicales como regular el tráfico o el metro.

Durante las tres horas que duró el concierto un sismómetro ubicado en el Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera del CSIC, a escasos 500 metros del estadio, registró las vibraciones del suelo. «Los registros nos permiten incluso distinguir las diferentes canciones interpretadas durante el concierto ya que cuando cambia el ritmo y la intensidad de la música cambia también la manera como el público hace vibrar el suelo», sostienen los autores de este experimento, que han publicado sus conclusiones en la revista Scientific Reports.

El trabajo analiza no solo las canciones de Springsteen sino también otros fenómenos vinculados a la actividad humana que se producen en la ciudad, como la circulación del metro, el tráfico, la celebración de los goles durante determinados partidos de fútbol e incluso fuegos artificiales lanzados desde las inmediaciones del centro donde se hallaba colocado el sismómetro.

La máquina había sido colocada en un principio con una finalidad meramente divulgativa, pero con el paso de los años se vio que registraba señales extrañas. «Esto nos llevó a preguntarnos sobre cuáles eran los procesos que las causaban», explica el investigador Jordi Díaz, uno de los autores del estudio. De esta forma se dieron cuenta de que el aparato es capaz de detectar las variaciones en el paso de vehículos por la avenida Diagonal, una de las principales arterias de acceso a la ciudad. «La señal nos muestra la evolución del tráfico a lo largo de la semana y del día. Observamos en ella los picos que se producen cada mañana a primera hora y el descenso del paso de vehículos durante la noche o los fines de semana», constata Díaz.

Según el artículo, el sismómetro puede también captar la circulación de los convoyes de la línea 3 del metro. «El instituto se encuentra a unos 150 metros de la estación de metro de Palau Reial, así que podemos detectar el paso de cada uno de los trenes», indica el experto.

Los autores del estudio han podido observar en la señal registrada las variaciones en la frecuencia de paso de los convoyes a lo largo del día y de la semana. «A partir de las diez de la noche y los fines de semana podemos ver cómo los intervalos entre los picos de máxima intensidad de la señal se incrementan», destacan.

Las celebraciones de los goles durante los partidos que se juegan en el Camp Nou también han quedado registradas por la estación sísmica. En el trabajo, los científicos han analizado la señal originada por la reacción del público a cada uno de los tres goles marcados por el Barcelona al Bayern de Munich en los últimos quince minutos del partido de ida de las semifinales de la Champions League en mayo de 2015.

«Los sismómetros actuales son aparatos muy sensibles y registran todo tipo de señales. En la ciudad, la actividad humana produce un gran número de vibraciones detectables. Tratando y analizando bien la señal registrada podemos llegar a saber la actividad que la originó», asegura Jordi Díaz, que recuerda que estas vibraciones «son imperceptibles para los humanos».

Además, el investigador considera interesante «observar cómo de diferentes son las vibraciones generadas por los asistentes al Camp Nou cuando se salta para celebrar un gol de cuando se baila durante un concierto». «Este análisis puede aportar, por ejemplo, información de interés para los ingenieros sobre el comportamiento de los edificios», añade.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos