El 'robacorazones', las chicas dinamita y la decepción

«Reventado pero feliz». Ese era ayer el estado de Arkaitz Kortabitarte. El responsable de Gure Gauza, colectivo organizador del Mojo Workin', se mostraba «sorprendido» con Spencer Wiggins, el artista que este año les «ha robado el corazón» por su simpatía y por el «sentimiento» con el que cantó. De «pura dinamita» calificó a las chicas: La La Brooks, que tras su estancia en Donostia estudia muy seriamente comprarse una casa en la ciudad, fue un absoluto torbellino, mientras que la enérgica «fiesta» de The Vandellas estuvo «a la altura» de la de The Contours en 2017: «Y pensábamos que ya nunca llegaríamos a ese nivel». Sólo hubo una «decepción», Little Jerry Williams, que al margen de sus achaques físicos, vino «con una actitud de miedo» a recuperar su repertorio antiguo y no utilizó apenas el teclado que había solicitado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos