Quincena Musical

Los preparativos de una gran boda

Los bailarines interpretan sus primeros pasos durante el ensayo mientras los componentes del Coro Easo siguen atentos la escena./FOTOS SARA SANTOS
Los bailarines interpretan sus primeros pasos durante el ensayo mientras los componentes del Coro Easo siguen atentos la escena. / FOTOS SARA SANTOS

La ópera regresa el domingo a la Quincena y desde el lunes ya se trabaja en los ensayos. El Coro Easo Mixto y la Orquesta Sinfónica de Euskadi participarán junto a once solistas en las dos funciones de 'Las bodas de Fígaro'

ITZIAR ALTUNASAN SEBASTIÁN.

Desde el pasado sábado en las entrañas del Kursaal ya se trabaja sin descanso en los preparativos de la ópera 'Las bodas de Fígaro' que se representará el domingo y el martes en el marco de la Quincena Musical. Mañana, a las siete de la tarde tendrá lugar el ensayo general abierto al público y para entonces cantantes, músicos, bailarines y técnicos deberán tener claro cada uno de los movimientos que tienen que dar sobre el escenario y entre bastidores durante las tres horas y media que dura la representación.

La producción que se verá en San Sebastián es del Teatro Spoleto, que la Quincena ha asumido con los Teatros del Canal de Madrid. La función se presentó en El Escorial el 20 y 22 de julio, y ahora el montaje íntegro se ha trasladado al Kursaal. La escenografía y todo el vestuario llegaron el sábado en dos camiones, y durante dos días 25 operarios, entre técnicos de iluminación y maquinistas, procedieron a levantar el decorado y dejar al descubierto el foso donde se colocará la orquesta.

La directora de producción, Carolina Teijeiro, reconoce que el montaje ha sido «muy rápido, en parte porque la escenografía es sencilla». En su opinión, «lo más laborioso ha sido montar los lienzos sobre los que se han pintado los telones, cuatro en total, uno para cada acto, porque se ha hecho de forma manual». La escenografía imita a un teatro antiguo y durante cada acto se irá introduciendo distinto mobiliario. Al fondo se aprecia otro telón, que también irá variando, y a los lados, algunas columnas.

Vestuario colorista

Parte del equipo técnico que participa en el montaje ha llegado de Madrid y durante estos días trabaja en colaboración con el equipo de producción de la Quincena Musical, bajo la supervisión de José Ignacio Abanda. Los ensayos para el estreno de la ópera comenzaron el 1 de julio, por lo que «el equipo viene ya rodado», reconoce Teijeiro. «El escenario del Kursaal es más grande que el de El Escorial, pero creemos que la escenografía va a lucir muy bien».

'Las bodas de Fígaro' se estrenó en 1786 y está considerada por muchos como la más perfecta de las óperas de Mozart. Los autores de la escenografía de esta producción son dos reconocidos nombres de la dirección artística en el cine, Dante Ferretti y Francesca Lo Schiavo, colaboradores habituales de Martin Scorsese y galardonados con tres Oscars. La obra se divide en cuatro actos, y cada uno tendrá un color dominante. «La escenografía al ser sencilla, es el vestuario lo que le da mucho color y fuerza a la escena», explica la directora de producción, que califica como «compleja» la caracterización de los protagonistas.

«El montaje ha sido rápido porque la escenografía es sencilla. La importancia la adquiere el vestuario» Carolina Teijeiro, Directora de producción

«Algunos solistas utilizan cinco trajes distintos durante toda la función» Marta Rinaldi, Ayudante de vestuario

Cuatro sastras trabajan sin descanso en una de las salas del Kursaal, ajustando los trajes a las medidas de los artistas. Los once solistas que participan en la representación actuaron en Madrid y sus trajes ya están confeccionados. Sin embargo, los cuatro bailarines y los dieciocho componentes del Coro Easo se estrenarán en esta función y el domingo se sometieron a las primeras pruebas de vestuario. Lierne Esnaola, Iratxe Estandia y Ana Isabel Azpiazu trabajan estos días en amoldar los trajes a todos los cuerpos, bajo la supervisión de Marta Rinaldi.

El vestuario resalta por su colorido de rojos, azules, amarillos, rosas, blancos y verdes. Diseñado por Mauricio Galante, «es muy delicado, porque las prendas llevan muchos plisados», explica Marta Rinaldi. Admite que su trabajo es «muy bonito», aunque «muy complicado» los días de las funciones. «Algunos solistas utilizan hasta cinco trajes distintos y tenemos muy poco tiempo para ayudarles a vestirse». Por eso, el día de la representación se habilitarán «camerinos de transformación» junto al escenario, donde las cuatro modistas les ayudarán a cambiarse. Otras tres personas se encargarán de la caracterización de los artistas, ya que el maquillaje y las vistosas pelucas que lucirán serán parte importante de la escenografía.

Los datos

33 artistas.
11 solistas, 4 bailarines y 18 componentes del Coro Mixto Easo actuarán sobre el escenario.
26 técnicos
estarán pendientes de todos los detalles durante la función, entre modistas, caracterizadoras, utilleros, regidoras, productores y técnicos de iluminación, maquinaria y audiovisuales.
9 días de preparativos.
El sábado empezó a montarse el escenario y desde el lunes solistas, bailarines, coro y orquesta ensayan en el Kursaal.

Junto a ellas, tres utilleros tendrán todos los elementos dispuestos sobre una mesa durante cada uno de los actos, para que los artistas no se olviden de llevarlos. Diez iluminadores, dos regidoras, tres productores y una persona encargada de los sobretitulos también estarán pendientes durante la función, para que todos los tiempos y detalles se cumplan a la perfección.

Artistas locales

Sobre el escenario actuarán once solistas, entre ellos la donostiarra Clara Mouriz en el papel de Cherubino, en el que será su debut en la Quincena Musical. La mezzosoprano ha retomado los ensayos junto a sus compañeros «con mucha ilusión», tras unos días de descanso. Junto a los protagonistas, cuatro bailarines y dieciocho voces mixtas del Coro Easo participarán en esta ópera bufa que gira entorno a la boda de Fígaro y Susanna, los criados del conde de Almaviva. Por primera vez en la historia de la Quincena Musical una mujer dirigirá a la orquesta. La taiwanesa Yi-Chen Lin participó en la representación de El Escorial y desde el domingo ya está en San Sebastián preparando la obra con la Orquesta Sinfónica de Euskadi y ocupando su lugar en el foso del Kursaal durante todos los ensayos.

Los componentes del Coro Easo se subieron al escenario por primera vez el lunes y comenzaron a trabajar junto a los solistas, bajo la atenta miranda de su director, Gorka Miranda, que sigue todos los ensayos desde la zona de butacas. Patrizia Frini es la directora de reposición y la encargada de dirigir los pasos a los bailarines y coralistas, que tienen que moverse e incluso bailar en algunos momentos de la obra.

El martes, todos los 'invitados' a la boda de Fígaro trabajaron juntos el primer y segundo acto. Ayer se centraron en el tercer y cuarto, y hoy volverán a trabajar la ópera completa. «Ensamblar la orquesta, el coro y la escena es lo más complicado», reconoce la directora de producción. Mañana, a las siete de la tarde será el ensayo general, abierto al público, donde todo tiene que estar listo. El domingo será el día de la 'gran boda', cuyos preparativos se han prolongado durante toda la semana previa.

La ópera

Las bodas de Fígaro
Se estrenó en Viena en mayo de 1786. Es una ópera bufa, dividida en cuatro actos, con música de Mozart.
Producción italiana
La Quincena ha asumido con los Teatros del Canal de Madrid esta producción. Se presentó en El Escorial el 20 y 22 de julio.
Presupuesto
Ronda los 300.000 euros.
Fechas
En el Kursaal se representará el domingo y el martes, a las 19.00h.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos