La OSE pone fin al conflicto laboral con la firma de un acuerdo

Protesta de la OSE el pasado día 21 de noviembre. /FRAILE
Protesta de la OSE el pasado día 21 de noviembre. / FRAILE

La dirección de la orquesta acepta las reivindicaciones de los trabajadores de la entidad

IDOIA DÁVILA UZKUDUNSan Sebastián

El conflicto laboral que la Orquesta Sinfónica de Euskadi ha vivido durante las últimas semanas ha terminado con la firma de un acuerdo en el que la dirección de la orquesta acepta las reivindicaciones de los trabajadores de la entidad. La orquesta «vuelve a la normalidad», según confirmó ayer Oriol Roch, el director general de la OSE.

Así, con el acuerdo suscrito este viernes entre la dirección y el comité de empresa en la sede donostiarra del Consejo de Relaciones Laborales, la OSE pone fin a las huelgas y movilizaciones que comenzaron el 18 de noviembre y que afectaron a cuatro representaciones de la ópera ‘Don Pasquale’ de la Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera (ABAO).

Según ha indicado el sindicato ELA, el acuerdo firmado recoge las reivindicaciones que llevaron a los trabajadores a convocar estas movilizaciones. Reclamaban, entre otras cosas, un convenio que garantizase la estabilidad de la plantilla, la cobertura de las bajas y el fin de la política de recortes.

Las concesiones

Personal
Se acuerda una relación de puestos de trabajo consistente en 91 trabajadores artísticos y 14 técnicos
Concurso
Se sacarán a concurso las dos plazas estructurales que actualmente están vacantes
Sustituciones
Se sustituirán jubilaciones, defunciones, finalizaciones de contrato, bajas, excedencias, reducciones de jornada y ascensos a una categoría superior.

La dirección ha aceptado consolidar la actual relación de puestos de trabajo que consiste de 91 puestos para el ámbito artístico y 14 para el personal técnico administrativo. Asimismo, la dirección de la orquesta prevé sacar a concurso dos plazas estructurales que actualmente están vacantes y cuya cobertura reclamaban los trabajadores. El acuerdo contempla además sustituciones por jubilaciones, defunciones, bajas y excedencias, entre otras.

Uno de los puntos que «más ha costado» acordar ha sido justamente el de las coberturas de incapacidad laboral de larga duración, según ha declarado este viernes Roch, en una rueda de prensa posterior a la firma del acuerdo. Sin embargo, las partes consiguieron encontrar «ese punto de encaje» entre la viabilidad presupuestaria y las peticiones de los trabajadores, y ambas partes se han comprometido a acordar un nuevo convenio en el plazo de cuatro meses.

De esta forma, Roch afirma que se han alcanzado «la paz social» y una «situación de blindaje» para la orquesta, y añade que la OSE «nunca ha puesto en juego la dimensión» de la misma desde sus inicios en 1982. Por su parte, ELA informa de que los «trabajadores y trabajadoras de la OSE se muestran muy satisfechos con el acuerdo logrado y han dado una lección de dignidad en la lucha por la defensa del empleo y sus condiciones de trabajo».

De todas maneras, el director de la orquesta considera que la huelga ha sido «desproporcionada» porque ya se había configurado un conjunto de medidas antes de las puesta en marcha de las movilizaciones, aunque «ha necesitado de diferentes revisiones hasta llegar al acuerdo alcanzado». Durante todo este proceso, Roch ha hecho «de la discreción su bandera», trabajando internamente, día a día, en las negociaciones del convenio, según dijo.

«La huelga deja una herida»

Roch lamenta por otra parte que las jornadas de paro hayan afectado a una institución como la ABAO en sus cuatro funciones de la obra ‘Don Pasquale’, así como a los socios y al público de la asociación. Destaca además que los miembros de la OSE «también se consideran miembros de ABAO». El 28 de noviembre Roch canceló el compromiso de cooperación con la asociación bilbaína en la ópera ‘Manon’ de enero, pero anuncia que, ante el acuerdo alcanzado, vuelven a estar disponibles para cualquier contratación. De hecho, ayer ofrecieron el primero de los conciertos de la nueva temporada de abono en el Kursaal, junto con Miren Urbieta-Vega, y hoy tocarán en Miramón y en Vitoria. También tienen previstos conciertos en Pamplona y en Bilbao.

«La OSE es una orquesta de país, de altísima calidad y un nivel de implantación social sin parangón en Europa», según Roch, pero la situación vivida en las últimas semanas «deja una herida, y decir que no sería ingenuo», aunque el acuerdo supone una oportunidad para seguir trabajando en la proyección.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos