Oportunidad única para disfrutar de los órganos románticos de Gipuzkoa

Organistas participantes en el ciclo y alumnos del curso, ayer, junto al órgano de Santa María. / MICHELENA

Alumnos y organistas internacionales participan en el Ciclo de Órgano de la Quincena, con doce recitales y el estreno de tres obras

ITZIAR ALTUNA SAN SEBASTIÁN.

Los once alumnos inscritos en el Curso de Interpretación de Órgano Romántico iniciaron ayer sus clases junto a Pier Damiano Peretti. El organista italiano, profesor en la Universidad de Viena, imparte por primera vez este curso que se organiza en paralelo al Ciclo de Órgano de la Quincena Musical, y que permite conocer el patrimonio organístico guipuzcoano. Los estudiantes, procedentes de Japón, Rusia, Alemania o Italia entre otros países, podrán descubrir durante esta semana el sonido del Cavaillé-Coll que alberga la Basílica Santa María del Coro de San Sebastián, donde el viernes ofrecerán un recital.

Este concierto será el último del Ciclo de Órgano, que comenzó el domingo y que ofrecerá doce actuaciones en total en once templos de todo el territorio. «Tenemos una colección de órganos románticos extraordinarios, única en Europa, que se han mantenido en su estado original», insistió el director del ciclo, Esteban Elizondo. Así, hoy a las ocho de la tarde Hans Ole Thers será el encargado de hacer sonar el órgano de la iglesia de San Vicente.

Pero el ciclo también promueve el estreno de distintas obras para este instrumento. A petición de la Quincena Musical, el compositor José María Sánchez-Verdú ha creado la pieza 'Límina II', que mañana estrenará Oscar Candendo en la Catedral del Buen Pastor. «El órgano es mi instrumento favorito», reconoció ayer el autor de la obra. «Me encanta su mecanismo y la unión entre la energía del intérprete y todas sus posibilidades técnicas, que intento invertirlas en el camino de la emoción, la energía y los contrastes».

El más grande de España

Candendo, organista de este templo donostiarra, mostró su satisfacción por estrenar esta obra en un órgano que tiene el título de ser el «más grande» de España, aunque goza de «mala prensa», dijo, en parte porque los órganos de «estética neoclásica» como éste, construidos hace menos de un siglo, se crearon para interpretar «todo tipo de repertorio». En su opinión, lo que ocurre en este caso es que hay que «seleccionar bien» las piezas para mostrar las «virtudes» del instrumento, que también las tiene, aunque quizás «más ocultas». Por eso, el repertorio para el concierto de mañana está «muy diseñado» para el órgano del Buen Pastor.

Este año el ciclo ha programado por primera vez un concierto en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción y del Manzano de Hondarribia -mañana- con Fernando Gonzalo y Luis San Sebastián, donde ofrecerán un programa para órgano y clarinete. Según Gonzalo, el órgano de Hondarribia «tiene unos sonidos bonitos, y se le puede sacar mucho provecho». En este recital se estrenarán otras dos obras. La primera, del mismo organista, que va a plantear un «diálogo» entre los dos instrumentos y la segunda, una pieza de Carles Guinovart, encargada por la Asociación del Órgano Hispano.

El jueves se celebrarán otros tres conciertos en la Iglesia San Ignacio de San Sebastián, en Santa María de Deba y en Azkoitia.

Fotos

Vídeos