La noche de los Musika Bulegoa muestra «la pluralidad y calidad» de los creadores vascos

Premiados, autoridades y representantes institucionales posan al final de la gala de premios, celebrada anoche en el auditorio de Musikene, en Donostia./FOTOS: USOZ
Premiados, autoridades y representantes institucionales posan al final de la gala de premios, celebrada anoche en el auditorio de Musikene, en Donostia. / FOTOS: USOZ

Berri Txarrak, Ruper Ordorika, Ramon Lazkano y Elena Setién, entre los premiados ayer. Musikene acogió una gala que quiere reivindicar «las múltiples facetas y estilos» de la música vasca y aglutinar al conjunto del sector

MITXEL EZQUIAGASAN SEBASTIÁN.

¿Qué tienen en común músicas tan distintas como las de Ruper Ordorika, Ramon Lazkano, Elena Setién, Berri Txarrak o los ritmos tradicionales del espectáculo 'Zuhainpeko Soinuak'? El abanico de la creación musical vasca es tan amplio y diverso como transversal. Y eso es lo que reivindica Musika Bulegoa, la entidad que agrupa al sector de la música del País Vasco y que ayer entregó sus premios anuales en una gala celebrada en Musikene.

Fue la gran noche de los creadores vascos, aunque tan marcada por las ausencias como por las presencias. Es lo que se llama «morir de éxito»: a algunos de los premiados les va tan bien que ayer tenían trabajo. Berri Txarrak está de gira, el pianista jazzero bilbaíno Juan Ortiz pasa una temporada en Japón y el compositor guipuzcoano Ramon Lazkano reside en París, pero su talento llegó a través de una pieza interpretada por Iván Casado. Ruper Ordorika sí estuvo presente para recoger su premio, pero una afonía le impidió cantar, como estaba previsto. Y Elena Setién estuvo, actuó y sedujo al público en uno de los momentos más intensos de la gala.

Se trataba de la segunda edición de los premios, y Donostia fue esta vez el escenario. El estupendo auditorio de Musikene, en el campus de Ibaeta, acogió una ceremonia presidida por el consejero de Cultura, Bingen Zupiria, a la que asistieron representantes de todos los mundos musicales vascos. Desde Diego Vasallo hasta Jon Bagüés, pasando por Makala o Jabier Muguruza, se sentaban en el salón del Centro Superior de Música del País Vasco.

Los siete premios

Ramon Lazkano
El compositor donostiarra afincado en París es distinguido por la obra en directo 'Festival d' Automne a Paris'.
Juan Ortiz
Pianista bilbaíno de jazz, residente ahora en Japón, por el disco 'Winter Tales'.
Elena Setién
Música donostiarra que vivió en Dinamarca, por el disco 'Dreaming of Earthly Things'.
Ruper Ordorika
por el disco 'Guria Ostatuan'.
Zuhainpeko Soinuak, Ahozko Transmisioa',
espectáculo en directo dirigido por Mirea Gabilondo.
Berri Txarrak,
premio Etxepare por su alcance internacional.
Jazzargia de Gazteiz,
premio especial.

Leire Palacios fue la presentadora de un acto que comenzó con unas palabras de Harkaitz Cano sobre las músicas y sus públicos, y a partir de ahí comenzó la entrega de las siete estatuillas creadas por el artista Fernando Mikelarena. Ruper Ordorika fue el primero en recoger su galardón, concedido al disco 'Guria Ostatuan', de manos de la concejal de Cultura de Donostia, Miren Azkarate. Estaba previsto que el oñatiarra interpretara una canción en directo, pero una notoria afonía lo impidió. Su música llegó al acto a través de un video.

Saludo desde Japón

El pianista bilbaíno Juan Ortiz fue galardonado por su disco, mezcla de jazz y una personal visión de la música, 'Winter Tales'. Ortiz envió un video desde Japón, donde reside una temporada, y fue su madre, Elisabet Casalls, la que subió a recoger el galardón de Guillermo Royo, directivo de Musika Bulegoa.

El compositor donostiarra Ramon Lazkano, afincado en París, tampoco pudo venir a por su premio, y fue la directora de Musikene, Miren Iñarga, la encargada de la tarea. Iñarga leyó un mensaje de Lazkano en el que mostraba su felicidad por recibir el galardón en Musikene, donde es profesor desde hace 16 años, y hacía una reivindicación «de la libertad del creador para que la música, ahora como en el pasado, despierte en las personas lo insospechado».

La música de Lazkano llegó hasta el auditorio a través de Ivan Casado, que interpretó un pequeño fragmento del compositor donostiarra. El galardón a Lazkano se basa en sus conciertos celebrados en el Festival d' Automne de París en 2016, donde presentó un avance de la ópera 'Ravel', basada en la novela de Jean Echenoz.

La emoción iba subiendo enteros y alcanzó un punto especial con los representantes de 'Zuhainpeko Soinuak, Ahozko Transmisioa', proyecto basado en la música popular de Iparralde. Cruz Gorostegi, de la productora Syntorama, Mireia Gabilondo, directora del espectáculo, y los músicos Juan Mari Beltran y Jean Mixel Bedaxagar agradecieron el premio, entregado por Amaia Ispizua, de la directiva de Musika Bulegoa, y explicaron la génesis de un montaje que actualiza la tradición con una original puesta en escena en torno a un árbol, «como hacíamos nosotros de pequeños en el caserío familiar de Bergara», según dijo la actriz y responsable escénica Mireia Gabilondo.

Lazkano reivindica desde París «la música que nos despierta lo insospechado»

El Etxepare distingue a Berri Txarrak «por llevar a todo el mundo el rock creado en euskera»

La donostiarra Elena Setién, forjada como música en Dinamarca, fue premiada por su disco 'Dreaming of Earthly Things', «un pop sofisticado elaborado con los mimbres de una voz armoniosa y aromas de jazz». Recogió emocionada su estatuilla de manos de Arkaitz Villar, dedicó el premio a su familia e interpretó al piano una de sus intensas e íntimas composiciones.

Tampoco Berri Txarrak, de gira, pudo venir a recoger la distinción que reconoce su difusión por el mundo del rock creado en Euskadi y en euskera. Enviaron un video de agradecimiento y su manager, Pau Vargas, recogió el premio de Miren Arzalluz, directora del Instituto Etxepare, entidad que promueve esa distinción concreta.

El consejero de Cultura, Bingen Zupiria, y la presidenta de Euskal Herriko Musika Bulegoa Elkartea, Myriam Miranda, recordaron la dimensión «vasca e internacional» de los creadores musicales vascos y entregaron el premio especial del año a Jazzargia, la asociación cultural de Gazteiz que desde hace doce años promueve la difusión del jazz. Joseba Cabezas recibió el premio antes de que la gala terminara con una foto de familia.

Proyecto estratégico

La Oficina de la Música de Euskal Herria -Musika Bulegoa- es «un proyecto estratégico de colaboración sectorial para la promoción y mejora de la actividad musical». La entidad agrupa, entre otros, a Kultura Live (Asociación de salas privadas de Euskal Herria); MIE (Musika Industria Elkartea); Musikari (Asociación de Músicos de Euskal Herria) y Musikagileak (Asociación de Compositores de Euskal Herria).

El jurado de los premios estaba formado por Jon Bagüés, director de Eresbil; Aintzane Cámara, profesora de la UPV; Edurne Ormazabal, de EITB; Yahvé M. De la Cavada, crítico; Ixiar Uria, de la escena musical; Kistiñe Solano, trikitilari,; Suso Saiz, músico y productor, y José Miguel López, de 'Discópolis' de Radio 3.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos