'Sor Navarra' volvió al Victoria Eugenia en una noche de emociones

Un momento del acto/Michelena
Un momento del acto / Michelena

«Me emociona estar acá para celebrar los 100 años de la yayita», dice un conmovido José Domingo, nieto de Pepita Embil e hijo del tenor

Mitxel Ezquiaga
MITXEL EZQUIAGASan Sebastián

El Victoria Eugenia vivió ayer una noche de emociones en la primera cita del homenaje a Pepita Embil. La música de la zarzuela ‘Sor Navarra’, rescatada por la asociación lírica Sasibill, volvió al teatro donostiarra donde fue estrenada en 1938 y volvió a sorprender al público. Pero hubo más simbolismos en el día que conmemoraba el centenario exacto del nacimiento de la cantante de Getaria.

Antes de la representación subió al escenario José Domingo, hijo mayor de Plácido Domingo y nieto de Pepita Embil. «Me emociona estar acá para celebrar los cien años de la yayita», dijo con voz entrecortada por la emoción. Vive en Nueva York y ha venido a participar en este homenaje. Debía acompañarle en el escenario Federico Moreno-Torroba Larregla, hijo del compositor de la obra, pero los problemas en las carreteras lo impidieron. Fue Manuel Cabrera, organizador del homenaje, quien dejó en un rincón de la escena la partitura original como homenaje al autor.

Sin más protocolos comenzó la representación de una zarzuela tan íntimamente unida a la familia Domingo-Embil. ‘Sor Navarra’ fue estrenada en el Victoria Eugenia el 7 de diciembre de 1938 con un éxito histórico. Los padres de Plácido Domingo se conocieron representando después esta zarzuela, que no se ha puesto en pie desde 1955. Juan José Ocón y Josean García, director musical y director escénico del montaje, han tenido que emplearse a fondo en la investigación para recuperar el libreto original.

Los cantantes de Sasibill, con Ximena Aburto, Marife Nogales, Antonio Torres, Klara Mendizabal y la brillante vis cómica de Ekaitz Gonzales de Urretxu dieron brillo a esta historia costumbrista que cuenta las dudas de una joven de la navarra Beriain entre el amor por un muchacho o el convento. La alegre escenografía de Iosu Yeregui redondeó una función muy aplaudida por el público que llenó el teatro.

Hoy continúa el homenaje a Pepita Embil con la esperada presencia de su hijo. El tenor cantaba ayer en París y no pudo estar en la representación de ‘Sor Navarra’, pero hoy dirigirá al Orfeón Donostiarra y a la Orquesta Sinfónica Verum la ‘Misa de Réquiem’ de Verdi con Ana María Martínez, Nancy Fabiola Herrero, Arturo Chacón y Nicholas Brownlee como solistas. El lehendakari Urkullu, el diputado general Markel Olano y el alcalde Eneko Goia asistirán al concierto junto a la familia Domingo. Se esperan sorpresas que recuerden la impronta de Pepita Embil, la ‘reina de la zarzuela’, fallecida en México en 1994.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos