Fígaro ultima su boda en el Kursaal

Imagen del equipo de producción 'Las bodas de Fígaro'. / LOBO ALTUNA

La ópera escenificada vuelve el domingo y el martes a la Quincena con la obra de Mozart

ITZIAR ALTUNA

‘Las bodas de Fígaro’ está considerada por muchos como la más perfecta de las óperas mozartianas. Se estrenó en 1786, tres años antes de la Revolución francesa, pero la trama parece comprimir en un solo día el proceso histórico de transición de una sociedad feudal a otra moderna. «Mozart fue un compositor que vivió en la época de la Ilustración y en esta historia denuncia los vicios del Antiguo Régimen», ha explicado este viernes el director del festival, Patrick Alfaya, en la presentación de la ópera.

En esta trama ambientada en el siglo XVIII se cruzan el amor, los celos, el engaño y algunas tradiciones feudales. La acción se desarrolla en el castillo del conde de Almaviva, en Sevilla, durante el día de la boda entre Fígaro y Susanna, sus criados, a quienes el conde les ha reservado una habitación junto a la suya, con la intención de hacer uso de su derecho de pernada.

Los datos

Título
‘Las bodas de Fígaro’
Lugar
Auditorio Kursaal
Dias y hora
Domijngo y martes, a las 19 horas
Duración
3 h. y 30 minutos
Precio
Entre 11,40 y 94,40 euros

La versión que se representará en el Kursaal el domingo y el martes es una producción italiana que la Quincena ha asumido con los Teatros del Canal de Madrid, y que tiene en la dirección musical a la primera mujer que se va a poner al frente de una orquesta en los 78 años de historia del festival, la taiwanesa Yi-Chen Lin. A sus 32 años ha dirigido ya a destacadas orquestas europeas y en esta ópera trabajará con la OSE. Sobre la obra ha señalado este viernes que su música es «magnífica» y que «no sobra ni una nota, todo está donde tiene que estar». Lin ha reconocido que ha intentado resaltar «esa calidad», buscando el equilibrio entre la parte bufa de la ópera y sus momentos de drama.

Elenco internacional

Los protagonistas principales de la historia serán interpretados por el barítono estadounidense Lucas Meachen, que será el conde; la soprano italiana Carmela Remigio asumirá el papel de la condesa; la soprano rusa Katerina Tretyakova encarnará la figura de Susanna y el bajo-barítono español Simón Orfila será Fígaro. El reparto se completa con la mezzosoprano donostiarra Clara Mouriz, Marina Rodríguez-Cusí, Valeriano Lanchas, Juan Antonio Sanabria, Gerardo López, Fernando Latorre y Belén Roig.

El elenco de solistas comenzó a trabajar en esta versión de ‘Las Bodas de Fígaro’ el 1 de julio en Madrid, donde la obra se representó en El Escorial los días 20 y 22 de julio. Los intérpretes han destacado este viernes el «gran equipo» que se ha creado entorno a la obra y lo mucho que están disfrutando con los preparativos para la doble cita en San Sebastián, donde han podido disfrutar de la ciudad y también de su gastronomía, tal y como han confesado todos.

Clara Mouriz ha resaltado la «complicidad» que hay entre todos los personajes, que espera «se traduzca muy bien al público». La mezzosoprano donostiarra, afincada en Londres desde hace más de quince años, actuará por primera vez en la Quincena Musical. «Es un placer y algo especial para mí estar aquí entre colegas maravillosos y rodeada de familiares y amigos». Mouriz ha resaltado «la ilusión» que han encontrado en San Sebastián por parte de las personas que están detrás de esta producción, «se nota que todos tienen una gran ilusión por el trabajo que hacen». En cuanto a su personaje en la obra, «Cherubino es un chico joven, enamorado de la condesa, que siempre está donde no debería estar, provocando una serie de entramados dentro de la historia que hacen que se compliquen las cosas».

El menorquín Simón Orfila será Fígaro, «el papel que en más ocasiones he interpretado en los 20 años de mi carrera», ha reconocido. «He madurado mucho y me encuentro muy cómodo vocalmente». El bajo-barítono ha querido resaltar la labor del Coro Mixto Easo, que será quien les acompañe en las funciones del Kursaal. «Nos hemos encontrado unas voces muy frescas y con muchas ganas».

Las intervenciones de los dieciocho coralistas son «breves» pero «milimétricas», tal y como ha señalado el director, Gorka Miranda. «La música de Mozart es exacta y ese era el principal miedo que teníamos, el montaje de esas intervenciones». En este sentido, ha recalcado «la labor que ha hecho la maestra con el coro», porque desde el primer ensayo del domingo fue «asentando» todos los detalles «que faltaban por pulir». Gorka Miranda ha agradecido a la Quincena Musical la oportunidad que les brinda de participar en una ópera. El grupo lleva más de dos meses preparando su participación y «están encantados con cómo han ido los ensayos y con el vestuario que lucirán».

Escenografía colorista

La versión que se ha adecuado para el Kursaal en colaboración con los Teatros del Canal de Madrid es una producción de Spoleto Festival dei 2Mondi. El director artístico de dicho festival, Giorgio Ferrara, es el director de escena de esta producción, papel que en San Sebastián ha asumido su ayudante, Patrizia Frini. La propuesta que se presenta es de aire clásico, pero con guiños modernos y muy colorista, aseguran sus responsables.

La escenografía es «bella y y sencilla», donde el vestuario y la caracterización de los personajes cobra gran protagonismo. «Es una producción clásica, de época, que nos traslada al siglo XVIII», ha explicado Patrick Alfaya. «Tiene relativamente pocos elementos en la escena, y el vestuario es esplendoroso». El escenario está marcado «con una especie de marco» que reproduce un teatro de hace dos siglos. El diseño de la escenografía ha sido obra de Dante Ferretti y Francesca Lo Schiavo, dos grandes nombres de la dirección artística en cine, colaboradores habituales de Martin Scorsese y que han recibido tres premios Oscar, entre otros reconocimientos.

Esta emblemática obra de Mozart se representó en la Quincena Musical hace 70 años y vuelve con fuerza, con un reparto de voces que está «muy equilibrado y encajan perfectamente», ha señalado Alfaya. Tras la ausencia de la ópera en el programa del año pasado, Alfaya ha confirmado que en 2018 también habrá representación, aunque quizá no vuelvan a colaborar con los Teatros del Canal, ya que «se producirá un cambio de dirección a finales de año y posiblemente también de enfoque»

Fotos

Vídeos