Kutxa Kultur comienza a sonar en el hipódromo

El Hipódromo de San Sebastián acoge este fin de semana el festival de música Kutxa Kultur con The Jesus and Mary Chain, Love of Lesbian, The Hives y The Divine Comedy como cabezas de cartel

DV

El Kutxa Kultur Festibala ha abierto hoy sus puertas mirando al cielo. 42 bandas y artistas, casi la mitad locales, componen la programación 2017 del festival, que se celebra este viernes y el sábado en un nuevo emplazamiento, el Hipódromo de San Sebastián. Es esta la gran novedad y apuesta del DKKF de cara a un futuro a cinco años vista.

Este festival de música, «con el que Donostia se ha introducido en el contexto de festivales musicales a nivel europeo», según explica el promotor Sergio Cruzado, ha dejado la que ha sido su casa durante los últimos cinco años para explorar nuevas vías de desarrollo y crecimiento. Es cierto que muchos echaran en falta el parque de atracciones del monte Igeldo. Es hasta normal. El espectacular emplazamiento del lugar, sus vistas, la cercanía con el centro de Donostia y el ambiente familiar que se creó hizo que este festival donostiarra creciera como la espuma. Pero todo tiene sus límites. Y convivir con las instalaciones del propio parque (hotel, atracciones, visitas…) era cada vez más complejo.

Para hoy

Las puertas del hipódromo se han abierto esta tarde a las 17.30 horas, momento en el que los más madrugadores han podido descubrir el nuevo aspecto del festival e ir tomando posiciones. El escenario más cercano a la entrada, Kutxa Kultur Stage, ha abierto esta jornada inaugural de carreras musicales con la actuación de Sara Mansilla. La voz con tintes folk y soul de la joven donostiarra ha sido la primera en sonar en un espacio por el que también han pasado los guipuzcoanos Madeleine e Iñigo Serrulla, seleccionados como ella en el programa Kutxa Kultur Musika. A ellos se han sumado el rock instrumental de los zarauztarras Buffalo y dos propuestas enmarcadas en el Jägermusic Tour: el electrofunk cósmico de los catalanes Tversky y el pop psicodélico de los madrileños Baywaves, sin olvidar la 'pinchada' que DJ Jokin Misterklin protagonizará desde las 4.30 horas.

El trote en el Keler Stage, el escenario principal instalado sobre la hierba de la pista central, ha comenzado con pop-rock donostiarra de calidad: Havoc, proyecto impulsado por Pedro Gracia Pérez de Viñaspre, ha tenido el honor de cortar la cinta inaugural para presentar 'Amado líder' (Subterfuge, 2017), su cuarto y celebrado disco, mientras que varios antiguos miembros de La Buena Vida se han estrenado con su recién publicado 'Debut' (Sony, 2017), que tantas alegrías promete. Después ha sido el turno de los 'indies' franco-británicos Frànçois & The Atlas Mountains, que combinan pop, folk y ritmos africanos, y de Love of Lesbian, que garantiza poner a cantar a todo el hipódromo como ya hicieron allá por 2012 en la primera edición que Kutxa Kultur Festibala celebró en Igeldo.

El plato fuerte llegará ya de madrugada, a las 1.55, hora intempestiva en la que la legendaria guitarra de William Reid atronará en el hipódromo y la voz de su hermano pequeño Jim recordará los viejos éxitos de una de las bandas más influyentes de los 80 y 90: The Jesus and Mary Chain. Tras superar mil y una trifulcas y volver a los escenarios en 2007, los artífices de 'Psychocandy' (1985) acaban de publicar 'Damage and Joy' (2017), su primer disco de estudio en dos décadas en el que vuelve a asomar esa mezcla de ruido y melodía que hizo grandes a los escoceses.

El tercer escenario -segundo en importancia- es el llamado Matusalem Stage, una carpa de circo situada cerca del tablado principal por la que circularán División Minúscula, banda mexicana de rock alternativo con más de dos décadas de trayectoria; Zea Mays, banda vizcaína que figura entre las más queridas por el público euskaldun; el estadounidense Jeremy Jay, considerado una suerte de 'crooner' retrofuturista, y Depedro, alias bajo el que se esconde la maravillosa voz de Jairo Zavala.

El Paddock Stage, levantado en el lugar en el que reposan los caballos antes de competir, acogerá las sesiones nocturnas de electrónica lideradas por nombres como Powder, Pional y Floating Points, mientras que el escenario oculto (Hidden Stage) servirá para descubrir el trabajo de grupos como Kokein, Lukiek y Tijuana Bibles: el lugar donde se celebrarán sus conciertos es una incógnita, y para descubrirlos habrá que retirar alguna de las invitaciones -medio centenar- que estarán a disposición del público en el puesto de la FNAC.

Para mañana

Los principales nombres de la segunda jornada serán, por supuesto, los suecos The Hives, que con su punk garajero garantizan un concierto de esos que cortan la respiración. El escenario grande también recibirá a Vanessa Zamora, cantante popera de Tijuana, y a The Divine Comedy, sello con el que el irlandés Neil Hannon factura sus preciosas melodías. Desde Estados Unidos, The Drums aportará el sello indie para presentar su cuarto disco, 'Abismal Toughts' (2017), mientras que sus compatriotas Hercules and Love Affair protagonizarán el fin de fiesta.

El público del segundo escenario (Matusalem Stage) disfrutará de la mezcla de ska y reggae de Skakeitan y de la actitud rockera de The Lookers, trío de Iparralde que acaba de publicar un single compartido con los míticos The Flamin' Groovies. Además, no faltarán Vulk, banda bilbaína que maneja con soltura los resortes del post-punk, ni Kokoshca, cuarteto navarro que no necesita presentación por estos lares.

El talento local se concentrará en el Kutxa Kultur Stage con nombres como Beñat Igerabide, Reuben RG, Grande Days y Oso Fan, aunque también habrá un huevo para Kaixo, proyecto de hip hop y música electrónica que, pese a su nombre tiene orígenes gallegos, y Kelly Kapowsky, banda catalana de indie pop. Finalmente, el escenario oculto acogerá los conciertos de Luma, Smoke Idols y Crô, mientras que el Paddock será la discoteca en la que bailar con A. Gaultier, Morgan Hammer, Horsemeat Disco y Erol Alkan.

El cambio de ubicación del festival y la mayor amplitud a la hora de programar conciertos le han otorgado a la organización la gran posibilidad de poder presentar un cartel más amplio que en anteriores ediciones. Desde la organizaciñon reconocen que tuvieron claro desde un inicio donde situar el DKKF: en el Hipódromo de San Sebastián, donde el festival ampliará su aforo pasando de 6.000 personas al día a unas 8.000 y su superficie de unos 2.000 metros cuadrados a unos 10.000. Todo ello supone más comodidad para unos espectadores que también van a ver cómo se amplía el número de escenarios hasta los cinco. «Este nuevo espacio permitirá mejorar y aportar más a nivel artístico. Eso sí, manteniendo la identidad de ser un evento familiar, original, único y divertido», añade Cruzado.

El programa

Keler
18.45 Havoc, 20.20 Amateur, 22.00 Francois &The Atlas Mountain, 23.45 Love of Lesbian, 01.55. The Jesus and Mary Chain
Matusalem
19.35 División Minúscula, 21.10 Zea Mays, 23.00 Jeremy Jay, 00.55 Depedro.
Kutxa Kultur
18.00 Sara Mansilla, 19.35 Madeleine, 21.10 Iñigo Serrulla, 23.00 Buffalo, 00.55 Tversky, 03.30 Baywaves, 04.30 Jokin Misterklin.
Paddock
22.00 Powder, 00.30 Pional, 03.00 Floating Points ( Dj set).
Hidden Stage:
22.00 Kokken, 23.45 Lukiek, 00.55 Tijuana Bibles.
SÁBADO 16 DE SEPTIEMBRE
.
Keler
18.45 Vanessa Zamora, 20.15 The Divine Comedy, 22.15 The Drums, 00.00 The Hives, 02.1. Hercules & Love Affair.
Matusalem
19.30 Skakeitan, 21.30 Lookers, 23.15 Vulk, 01.30 Kokosshca.
Kutxa Kultur
18.00 Beñat Igerabide, 19.30 Reuben RG, 1.30 Grande Days, 23.15 Oso Fan, 01.30 Kaixo, 03.30 Kelly Kapowsky
Paddock
20.00 A. Gaultier Gaztea Lehiaketa, 22.00 Morgan Hammer, 00.30 Horse Meat Disco, 03.30 Erol Alkan.
Hidden Stage
21.30 Luma, 23.15 Smoke Idols, 01:30. Crô!.

Fotos

Vídeos