«Kutxa Kultur es un buen punto de partida para lanzar un proyecto»

En primer término, Iñigo Serrulla, Sara Mansilla, Giorgio Bassmatti (Oso Fan), Ignacio Bilbao (Grande Days) y Rubén Ramos (Reuben RG), y al fondo, a la batería, Iñaki Benito (Madeleine) en uno de los tres locales de ensayo que comparten los grupos de Kutxa Kultur Musika en la cuarta planta de Tabakalera.
En primer término, Iñigo Serrulla, Sara Mansilla, Giorgio Bassmatti (Oso Fan), Ignacio Bilbao (Grande Days) y Rubén Ramos (Reuben RG), y al fondo, a la batería, Iñaki Benito (Madeleine) en uno de los tres locales de ensayo que comparten los grupos de Kutxa Kultur Musika en la cuarta planta de Tabakalera. / ARIZMENDI

Hasta septiembre de 2018, seis bandas de Gipuzkoa comparten locales de ensayo en Tabakalera, desde donde preparan conciertos y grabaciones, y también reciben asesoramiento

JUAN G. ANDRÉS SAN SEBASTIÁN.

Mientras el fotógrafo les da instrucciones sobre cómo posar, ellos aprovechan para acribillarse mutuamente a preguntas. «¿Cómo habéis hecho para sonorizar las voces?», se interesa uno de los músicos. «Yo necesitaría una clase intensiva de cableado», advierte la única chica mientras alguien señala al rincón en el que su banda quiere instalar la mesa con el ordenador... La charla tiene lugar en la cuarta planta de Tabakalera, en los locales de ensayo que durante 12 meses utilizarán como residencia los seis grupos guipuzcoanos elegidos en la séptima edición del programa Kutxa Kultur Musika.

Con estilos que van desde el folk intimista hasta el pop luminoso pasando por el post rock, Iñigo Serrulla, Grande Days, Sara Mansilla, Oso Fan, Reuben RG y Madeleine fueron elegidos por un jurado de expertos entre las 40 propuestas presentadas. El premio por resultar seleccionado se traduce en una residencia artística que incluye la oportunidad de ofrecer conciertos en el Kutxa Kultur Festibala y en otros circuitos, y que también permite desarrollar un proyecto de comunicación, grabar temas musicales y videoclips o -lo mejor valorado por todos- acceder a una suntuosa sala gratuita de ensayo en Tabakalera.

Del «agujero» al séptimo cielo

Con algunos miembros en común, los grupos Madeleine y Reuben RG comparten uno de los tres locales, mientras que los otros dos se los reparten entre Iñigo Serrulla y Oso Fan por un lado, y Sara Mansilla y Grande Days por otro. Casi todos vienen de ensayar en garajes o, como los denominan, «agujeros» alquilados junto a otras cinco o seis bandas, por lo que un espacio como el de Tabakalera se les antoja el séptimo cielo. Y no sólo por su céntrica y excelente ubicación: entre otras ventajas, las salas tienen horario flexible, disponen de luz natural, están climatizadas y gozan de todas las comodidades necesarias para ensayar. «Una banda sin local no puede hacer nada», subraya Rubén Ramos, antiguo cantante del grupo Cohen embarcado ahora en el proyecto Reuben RG.

«Lo mejor es que cada vez que queremos ensayar no tenemos que andar montando y desmontando para ceder el sitio a las otras bandas. Lo dejamos todo enchufado. ¡En el local de antes coincidíamos unas 20 personas!», recuerda Ignacio Bilbao, de la banda Grande Days. Su grupo ya fue seleccionado hace algunos años en Kutxa Kultur, igual que Giorgio Bassmatti, que ahora ha vuelto a ser elegido con Oso Fan, dúo euskaldun completado por el baterista Oriol Flores. Sin embargo, en su día ellos no pudieron disfrutar de las salas de ensayo porque Tabakalera aún no había abierto sus puertas y la ayuda de Kutxa Kultur se centraba, sobre todo, en las actuaciones en vivo.

Ilusionado, Iñigo Serrulla tiene la certeza de que «a medida que avance el año irán sucediendo cosas» en los locales, y no sólo habla de alianzas que puedan surgir entre los seis grupos, sino también de colaboraciones con otros inquilinos de Tabakalera ajenos a la música. «Aquí al lado, por ejemplo, están las chicas de Kutxa Kultur Moda y yo ya les he dicho que me gustaría sacar adelante un tema relacionado con unas camisetas», comenta el joven músico donostiarra, que ve la residencia como «un buen punto de partida para lanzar un proyecto».

Un mínimo de seis conciertos

Cada banda recibirá 400 euros en concepto de remuneración por cada uno de los conciertos que ofrecerán hasta el final de la residencia en septiembre de 2018. Esta semana actuarán en el Kutxa Kultur Festibala del hipódromo y antes de que concluya el año lo harán en Kutxa Kultur Plaza de Tabakalera, mientras que a partir de enero tocarán una vez en Kutxa Kultur Kluba y en tres ocasiones en Katapulta Tour, programa gestionado por la Diputación. Como mínimo protagonizarán seis actuaciones, pero es muy probable que sean más. A Sara Mansilla, ver su nombre en escenarios a los que antes no podía tener acceso le parece una estupenda «promoción». «Además, aunque no seamos nombres muy conocidos, esos conciertos están dentro de circuitos establecidos y la gente se interesa por ellos. A lo mejor si tocas más por tu cuenta en otro sitio sólo van a verte tu familia y dos o tres colegas de la cuadrilla», dice.

Por su experiencia pasada, Bassmatti destaca la «visibilidad» que da tocar en un gran festival como Kutxa Kultur. «Llegas a gente que en principio no tiene intención de verte pero igual enganchas a alguno que termina interesándose e incluso te compra un disco», asegura. A Rubén Ramos, que actuó al frente de Cohen en Igeldo, también le parece un «escaparate» genial: «Aunque es verdad que muchos van a los festis más por el plan que por la música, a nosotros nos vio un montón de gente y esa exposición está guay».

Iñaki Benito, de Madeleine, cree que los festivales son un poco «fríos» y él prefiere «sitios más pequeños» para tocar, lo que no es óbice para que su grupo esté expectante ante el Kutxa Kultur Festibala. De paso, le gustaría aprovechar para ver a Baywaves y a Cró, mientras que Iñigo Serrulla tiene «curiosidad» por descubrir a los bilbaínos Vulk. El 'alma mater' de Reuben RG no se perderá a The Hives -«les habré visto cuatro veces y nunca defraudan»- y el líder de Oso Fan apostará por «cosas netamente pop y elegantes», categoría en la que caben The Divine Comedy y, sobre todo, Amateur, «por ser un regreso maravilloso de una gente con un tino especial para emocionar».

Asimismo, los seis grupos disfrutarán de una oficina de asesoramiento que, entre otras cosas, publicitará su trabajo y enviará información a revistas digitales, televisiones, discográficas, programadores y festivales. También les ofrecerá consejo financiero y formación en producción musical, autoedición o comunicación en redes sociales, además de grabarles un 'teaser' o vídeo documental sobre la residencia para usarlo con fines promocionales. Por último, cada banda contará con 1.500 euros para grabar algunas canciones en un estudio profesional externo o realizar un videoclip.

El único que no sabe aún en qué invertirá ese dinero es Bassmatti pero el resto lo tiene claro: Madeleine y Sara Mansilla registrarán algunos temas en el estudio, Iñigo Serrulla se decantará por el videoclip y Reuben RG editará su álbum en vinilo porque el disco lo tiene ya grabado de antemano. Grande Days aprovechará la residencia para componer y dar forma a un nuevo trabajo que sucederá al celebrado EP 'Spark' (2016). «Queremos experimentar e improvisar. Esta experiencia nos va a permitir crecer como grupo con mejores medios y de una manera que antes nos resultaba imposible», concluye Ignacio Bilbao, haciendo suyas las aspiraciones de los demás contertulios.

Más

Fotos

Vídeos