Jokin Telleria: «La música electrónica es mucho más que noche y fiestón»

Jokin Telleria, uno de los organizadores del Dantz, que se celebra este fin de semana.
Jokin Telleria, uno de los organizadores del Dantz, que se celebra este fin de semana. / JOSÉ MARI LÓPEZ
Jokin Telleria, director del festival Dantz

Tellería es el ideólogo del festival Dantz, cuyo estreno llevará este fin de semana a Egia medio centenar de actuaciones de discjockeys y músicos de todo el mundo '

JUAN G. ANDRÉSSAN SEBASTIÁN.

Dantz, el Festival y Encuentro de Música Contemporánea y Electrónica, presentará hoy los horarios y últimas novedades de su primera edición, que tendrá lugar el viernes y el sábado en Egia. La Sala Patio de Tabakalera y Gastezena son los principales escenarios de pago aunque también habrá infinidad de citas gratuitas en el exterior de Tabakalera. «Es algo nuevo para todos pero tengo muy buenas sensaciones», asegura Jokin Telleria, con experiencia previa en proyectos como XPressionk o Kultura Alternatiboa.

- ¿Cuál fue la chispa que encendió Dantz?

- La idea se me ocurrió a mí cuando vi que Tabakalera ofrece oportunidades muy interesantes para la música contemporánea y electrónica. Además, Egia vive un gran momento en lo cultural y en la ciudad hay muchos creadores que se mueven en este ámbito. Tenemos festivales de rock y música indie pero mucha gente echaba en falta un certamen de electrónica.

- Hablan ustedes de "carencia" y, de hecho, hace ya unos diez años que desapareció el festival Elektronikaldia...

- Sí, me pilló bastante joven pero es una referencia para nosotros, como también lo son el Sonar de Barcelona, el LEV de Gijón, el Mugako de Vitoria o el Ertz de Bera.

- ¿Con qué apoyos cuentan?

- Primero hablé con Tabakalera, a cuya directora le pareció bien el proyecto, y después con las instituciones. Hice una ronda de contactos con el tejido local que se mueve en el mundillo de los pinchadiscos y formamos un equipo de trabajo en el que destacan algunos nombres: Josu Urbieta, que dirige el club Le Bukowski; Makala, que lleva 30 años como DJ; Xabier Erkizia, que además de organizar Ertz, tiene un largo recorrido en la música experimental... El impulso final llegó gracias a los 20.000 euros de ayuda de Donostia Kultura. La Diputación pone 6.000 euros y también hay pequeñas aportaciones privadas; del Gobierno Vasco no sabemos nada aún.

- Aspiran a traer a artistas de "calibre mundial"...

- En este primer año la línea a seguir es la electrónica hecha en países lejanos. En la web dantz.eu se puede leer un editorial de Xabier Erkizia que recuerda que la música electrónica siempre ha intentado imaginar el futuro. Por diversas razones, en Occidente hemos perdido esa capacidad y estaría bien abrazar músicas electrónicas más allá de Occidente: el objetivo es descubrir ritmos periféricos y más exóticos a nivel geográfico y de estilos.

- La electrónica no es un género de masas, así que oriéntenos: ¿quiénes son los cabezas de cartel?

- Si hablamos de los escenarios principales, la sala Patio de Tabakalera, con capacidad para 500 personas, acogerá a los artistas más relevantes en cuanto a exotismo, mientras que en Gazteszena, con aforo para 700 espectadores, estarán los más conocidos. Entre los primeros destacan Islam Chipsy & E.E.K., que montarán una rave egipcia muy potente y enérgica con dos baterías y unos teclados: su estilo, conocido como 'electro chaabi', es considerado la música de la revolución árabe. Además, tendremos a la japonesa Kiki Hitomi, una productora que hace un show en vivo con visuales y que tiene predilección por los graves. El sábado también es el día de Skip & Die, proyecto de mestizaje brutal que va de la electrónica a la cumbia y que une a la artista sudafricana Catarina Aimée Dahms con músicos de Holanda y Portugal.

«Tenemos festivales de rock y música indie pero mucha gente echaba en falta uno de electrónica»

«El objetivo es descubrir ritmos periféricos y más exóticos a nivel geográfico y de estilos»

- ¿Y en Gastezena?

- El nombre más conocido es, quizá, Nightmares On Wax, proyecto del británico George Evelyn, productor de los años 90 que está cerrando festivales importantes en Inglaterra y que actuará como DJ con un set muy bailongo y diverso, pues mezcla la electrónica con músicas negras como el funk y el soul. El dúo alemán Session Victim, con un directo muy potente, tocará sus propios temas, mientras que su compatriota Daniel Haaksman ofrecerá un DJ set con bases africanas. Por otro lado, en la Sala Z de Tabakalera actuará Lafidki, un artista camboyano de música experimental que traerá unos visuales sorprendentes.

- También han cuidado mucho la escena guipuzcoana y vasca...

- Claro. Telmo Trenor, que es de Egia, no podía faltar, ha estado en el Sónar y este es su año, y también estarán Blami, Keep_A & Balza, Frances Be, Lehior Bilbao, Mad Muasel, Las Marines, Disco Bambinos y muchos más. Es increíble la cantidad de gente que tenemos en este ámbito.

-"Abre tus oídos", proclama el editorial de Dantz.

- Sí, abre tus oídos e incluso tus ojos. Si me preguntaran como me gustaría que la gente viniera al festival, diría que con la mente abierta. Estaría bien que se dejaran sorprender a nivel sonoro y visual porque si vienen muy cerrados de mente, igual no disfrutan.

- ¿Arrastra muchos prejuicios la música electrónica?

- Muchos, sí. Parece que es sólo noche y fiestón pero la electrónica es mucho más. Dantz, por ejemplo, será un festival muy diurno: en el exterior de Tabakalera habrá sesiones gratuitas desde las 15.00 horas el viernes y desde las 12.00 el sábado. Hay muchos clichés en torno a esta música y yo mismo he tenido prejuicios. Tenemos que abrir mucho los oídos porque estamos un poco encasillados.

- ¿Cómo le gustaría que evolucionara Dantz?

- Me imagino al festival mutando de espacios pero con Egia como base: tenemos Cristina Enea aquí al lado, hay muchos locales con los que conectar... La línea editorial podría cambiar y si esta vez la hemos centrado en las músicas exóticas, el año que viene el tema podría ser la mujer en la electrónica. Pero sobre todo, me gustaría que Dantz tuviera mucha base social, con participación activa del tejido de la ciudad... Creo que la clave del festival es el feedback y, de hecho, como programador yo no habría hecho nada parecido: el cartel ha quedado así de rico gracias a las aportaciones de un montón de gente.

Fotos

Vídeos