The Excitements: «No intentamos mezclas ni cosas raras, sino ser fieles al sonido de los 60»

Koko-Jean Davis, la voz al frente de The Excitements, en una imagen promocional./
Koko-Jean Davis, la voz al frente de The Excitements, en una imagen promocional.

The Excitements. La banda catalana regresa esta noche al Dabadaba con su rhythm & blues y soul de la vieja escuela

JUAN G. ANDRÉSSAN SEBASTIÁN.

La Sala Dabadaba recibe esta noche a una banda, The Excitements, que en sus dos anteriores visitas vendió todas las entradas. La fama del grupo no sólo se ha extendido por España, sino que ha llegado a varios países europeos que también han podido disfrutar del rhythm & blues de vieja escuela de los catalanes. Hoy presentarán su tercer disco, 'Breaking The Rule' (Penniman Records, 2016), en el que su sonido se ha acercado más al soul.

The Excitements surgió hace ahora nueve años a iniciativa del bajista Daniel Segura y del guitarrista Adrià Gual, interlocutor en la siguiente charla. Antes ya habían compartido correrías musicales en The Fabulous Ottomans, combo de R&B cincuentero, pero en su nuevo proyecto quisieron actualizar mínimamente su sonido y adelantaron el reloj una década hasta llegar a los años 60. Necesitaban una voz y, en principio, les daba igual si era masculina o femenina; hasta que vieron un anuncio en Internet donde alguien se ofrecía a la antigua usanza: &ldquoCantante busca grupo&rdquo.

Vieron en dos o tres vídeos a la candidata y la búsqueda terminó casi antes de empezar: Koko-Jean Davis y su portentosa voz eran justo lo que necesitaban. La joven nació en Mozambique y es hija adoptada de dos catalanes que vivían en el país africano. Hasta hace pocos años residió allí aunque en fechas señaladas viajaba a Cataluña para encontrarse con la familia de sus padres. Estudió en EEUU y su inglés es perfecto, lo cual aporta una importante dosis de autenticidad a The Excitements. Comparada a menudo con figuras como Tina Turner o Sugar Pie DeSanto, ella y su garra escénica son los principales secretos del éxito de la banda: «Los músicos tenemos un peso, claro está, pero en este estilo el foco tiene que dirigirse a la cantante y nosotros debemos ser fieles».

Precisamente, la fidelidad es la marca de la casa de un grupo que comparte discográfica con The Limboos, también habituales del Dabadaba. Mientras ellos mezclan el soul y el R&B con ritmos latinos, caribeños y tropicales para distinguirse y aportar un toque exótico, The Excitements guardan las esencias del género hasta las últimas consecuencias. «Nosotros siempre hemos querido sonar a ese estilo concreto, lo cual requiere tener mucho amor y conocimiento por él. No hemos intentado hacer evoluciones, mezclas ni cosas raras, sino sonar fieles. No somos unos genios ni vamos a mejorar lo que ya hizo James Brown», afirma, despreocupado ante los debates sobre el auge del revival de la música negra. «Hace tiempo que decimos que tocamos música clásica. A un director de orquesta como Claudio Abbado nadie le dice que hace revival. No, no, no... Nosotros hacemos lo de toda la vida: para cosas raras ya está Luis Cobos», ironiza.

Cuando empezaron, no tuvieron que empollarse mucho el R&B de los 60 porque lo llevaban incorporado de serie. Lo que sí hicieron fue escoger minuciosamente el repertorio -el primer disco de 2011 era de versiones- y diseñar el espectáculo en directo para enlazar del mejor modo posible las canciones. Como influencias más obvias se fijaron en Ike and Tina o James Brown, aunque su mayor referente es Fortune Records, un pequeño sello de Detroit que lanzó a artistas como Nathaniel Mayer. «Nos interesa más ese sonido. Era más crudo, no tan elaborado, porque tenían menos pasta y menos medios. Sonaba más punk», afirma Gual.

«Haz lo que tengas que hacer»

El término 'punk' sale varias veces a colación, aunque obviamente, el guitarrista lo vincula «más con la parte ética que con la estética». «Tanto nuestra filosofía como la de Pennimann Records es totalmente punk. Hacemos lo que nos da la gana, y no lo que teóricamente toca. Hay gente que quiere contentar a todo el mundo y de ese modo sólo consigues descontentar a todos. Haz lo que tengas que hacer, eres tú el que tiene que dar 100 conciertos al año», asegura.

La cifra parece lanzada al azar pero no lo es. El pasado año ofrecieron entre 80 y 100 conciertos por España y Europa y visitaron también Montreal. En abril viajarán a Túnez y a Marruecos pero aún tienen la asignatura pendiente de EEUU, donde les gustaría actuar con «ciertas garantías. Nos invitaron al South By Southwest de Austin pero lo rechazamos. Estaría bien tener atada una gira o contar con el apoyo de un agente. Ir a EE UU a cualquier precio no tiene sentido porque vas a acabar tirando el dinero y, de momento, no somos millonarios».

Mike Mariconda es el productor de sus tres discos -el debut homónimo de 2011, 'Sometimes Too Much Ain't Enough' (2013) y 'Breaking The Rule' (2016)- y en otoño lanzarán su primer álbum en directo, grabado en la Sala Apolo de Barcelona con Jim Dimond a los mandos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos