Gure Bazterrak, un festival musical para «potenciar la cantera»

Gratxina Lertxundi y Sara Zozaya, en la presentación. / SARA SANTOS

Havoc, Nerabe y Yellow Big Machine son algunos de los nombres de la cita que el Convent Garden acogerá el miércoles 11, víspera de festivo

J. G. A. SAN SEBASTIÁN.

El festival Gure Bazterrak, organizado por la promotora del mismo nombre, nació hace cuatro años con el objetivo de «potenciar la cantera musical», según subrayan sus impulsoras, Sara Zozaya y Gratxina Lertxundi. Celebró sus dos primeras ediciones en el polideportivo de Orio y la tercera, en el astillero pasaitarra de Albaola. La cuarta entrega tendrá lugar el miércoles día 11, víspera de festivo, en Convent Garden, el antiguo convento donostiarra de las Reparadoras transformado en 'hostel' y sala de conciertos.

Por los escenarios de la cripta y el patio irán desfilando Ane Leux (18.30 horas), Oso Fan (19.15), Nerabe (20.00), Yellow Big Machine (21.00) y Havoc (22.00). Lehior, que estará pinchando en el patio entre concierto y concierto, se instalará en la cripta a las 23.00 horas para alargar la fiesta hasta bien entrada la noche. Los tickets tienen un precio de 15 euros en entradium.com y de 18 en taquilla.

Leire Jaime, una de las responsables de Convent Garden, se muestra feliz por ejercer de anfitriona del festival, ya que la experiencia sirve para cumplir dos de los objetivos de la institución a la que representa: «Apoyar la escena musical local y también a los jóvenes emprendedores». Zozaya y Lerxundi montaron la promotora en 2014 como parte de sus estudios del grado de Liderazgo Emprendedor e Innovación (Leinn) de Mondragon Unibertsitatea. Desde entonces, han ido montando conciertos de distintas bandas guipuzcoanas, muchas de las cuales han pasado por el viejo convento. «Es un espacio que nos gusta mucho porque coincidimos en cuanto a filosofía y nos facilitan mucho las cosas», aseguran.

Y es que uno de los principales problemas que han detectado en el mundillo musical es que «está todo muy institucionalizado» y «hay que superar muchos filtros e impedimentos» para organizar conciertos en según qué lugares. Su corta pero intensa experiencia también les ha permitido detectar la escasa presencia de público joven en los conciertos, aspecto en el que les gustaría incidir. En cualquier caso, dicen estar en un punto en el que asumen «mucho riesgo» como promotoras debido a la ausencia de apoyos potentes. «Todavía no dormimos tranquilas la noche anterior a los conciertos. Igual deberíamos buscar el patrocinio de una crema antiojeras», bromea Lertxundi.

Su compañera Sara estará «doblemente nerviosa» la próxima semana porque, además de organizar Gure Bazterrak, participará como cantante en el debut de Nerabe, joven banda indie que cuenta entre sus filas con integrantes de grupos como Cohen, Adrenalized y The Animal Within.

Fotos

Vídeos