Un festival cargado de sorpresas

Participantes en el festival de Andoain, en uno de los actos de entrega de premios y diplomas que se organizan en el auditorio de Bastero Kulturgunea./FOTOS UNANUE
Participantes en el festival de Andoain, en uno de los actos de entrega de premios y diplomas que se organizan en el auditorio de Bastero Kulturgunea. / FOTOS UNANUE

El certamen de piano de Andoain concluye con un mensaje de Amaia Romero Arbizu, ganadora de OT. Anécdotas curiosas, una organización perfecta, más de 700 pianistas y mucha ilusión cierran la edición de la gran fiesta del piano del País Vasco

MARIVI OLANOANDOAIN.

Sin temor alguno a las supersticiones, DEIadar Elkartea organizaba este fin de semana en Andoain la decimotercera edición del Festival de Piano, un certamen que reúne a pianistas de 7 a 18 años de edad, este año un total de 733, de Gipuzkoa, Bizkaia, Álava, Navarra e Iparralde.

Bastero Kulturgunea, el centro cultural diseñado por Peña Ganchegui, ha sido un año más escenario de este certamen que cita a los pianistas en una iniciativa que se aleja de la competición para ser una plataforma en la que dar a conocer el trabajo de la cantera de músicos.

El festival ha cerrado, como las trece ediciones anteriores, con un sobresaliente en cuanto a organización. Algo nada fácil atendiendo a las cifras que maneja el certamen: 733 pianistas, 29 sesiones de piano repartidas en sábado y domingo, en horario de mañana y tarde, siete actos de entrega de premios, un repertorio con 566 obras de compositores, estilos y épocas diferentes, un centenar de voluntarios apoyando a la organización y miles de personas como asistentes al festival.

El certamen ofrece la oportunidad de participar en la modalidad de solista, a cuatro manos y a seis manos, en diferentes categorías atendiendo a la edad de los pianistas. Este año la novedad más importante ha sido una nueva modalidad: el premio especial Claude Debussy en el que han tomado parte nueve pianistas solistas y un dúo. Los ganadores de esta primera edición fueron Laura Puente Tuñón, de 15 años, de Irun, en categoría A; Alaitz Artola Ormazabal, de 17 años, de Amezketa, en categoría B; y el dúo Joseba Korta Pacheco y Sarah Perarnaud Aramendi, que interpretaron la obra 'Cortège' del compositor y músico francés.

El premio se organiza coincidiendo con el centenario de la muerte de Debussy y como homenaje y reconocimiento a la obra de este compositor que revolucionó el estilo musical de su época.

La organización recordaba también en esta edición la obra de Lili Boulanger, compositora y pianista francesa que con solo 21 años fue la primera mujer en ganar el premio Prix de Roma.

Durante las dos jornadas del festival los pianistas no dejan de escuchar los aplausos que reconocen su trabajo y su esfuerzo, un premio que se suma al diploma y la medalla de oro, plata o bronce que reciben por su interpretación en el certamen.

Jakes, el más aplaudido

Todos los pianistas reciben su merecido aplauso, y Jakes Txapartegi Galtzacorta, un joven pianista de 8 años de edad, recibía el suyo ayer, a primera hora de la tarde, en el auditorio del centro cultural. El aplauso y la ovación dedicados a Jakes fueron los más fuertes, los más calurosos y los más merecidos de todos los que se escuchaban en Bastero. Un justo reconocimiento para este pequeño pianista con discapacidad visual que participaba por primera vez en el festival. Hace un año comenzó a estudiar piano y decidió presentarse al certamen. Dando saltos de alegría y acompañado por la profesora Txitxu Castro, miembro de la organización, Jakes recogía su medalla de oro y su diploma entre una ensordecedora ovación.

En esta edición se ha recordado la obra de Claude Debussy y de Lili Boulanger

La cantera se renueva todos los años: en esta ocasión 233 pianistas se estrenaban

Al término de la entrega de premios Jakes se mostraba satisfecho con el resultado. «Mis padres están este fin de semana en Dublín y vienen esta tarde (por ayer). Iré con mi abuela a esperarles al aeropuerto para darles la noticia». Jakes vive en Hondarribia, estudia 3º curso en el centro Ama Guadalupekoa y entre sus aficiones, además del piano, está tocar la flauta dulce, instrumento que está aprendiendo, hacer gimnasia y ver películas de Harry Potter.

Igual de felices se encontraban Malen Arizimuño Balenciaga, Ane Blázquez Barrajón, Sara Andrés Mateos y Malen Ursua Peña, cuatro pianistas de Andoain, Orio, Hernani y Donostia que recibían la mención especial para actuar ayer por la tarde en el concierto que clausura el festival. La andoaindarra Malen Ariztimuño, de 10 años, es alumna de la profesora Txitxu Castro, con quien lleva tres años estudiando piano.

Ane Blázquez Barrajón es el segundo año que se acercaba a Andoain. El año pasado conseguía medalla de oro y en esta edición se ha superado con una mención especial. Muy tranquila, interpretó la obra 'Nº 5 Play', de Bela Bartok, su compositor preferido.

Quien confesaba sus nervios era Sara Andrés Mateos, hernaniarra de 12 años que competía por tercera vez. La primera fue mención especial, el año pasado medalla de oro y ahora volvía a conquistar la mención especial. «Cuando estoy fuera del centro me encuentro nerviosa pero siempre entro con confianza y la esperanza de conseguir una mención aunque nunca quiero confiar demasiado para no llevarme un digusto». Este año su confianza le ha servido para formar parte del grupo de pianistas que cerraban con su interpretación el festival.

La donostiarra Malen Ursua tampoco confiaba en conseguir la mención. Muy sincera, indicaba que había tenido un fallo porque «se me ha resbalado una nota y se ha notado bastante aunque he seguido adelante». Igual esa capacidad de decisión y su buena interpretación consiguieron convencer al jurado para otorgarle la máxima distinción.

Dos días dedicados al festival dan para muchas anécdotas. Ainhoa Aiertza, presentadora del certamen, se ríe al recordar algunas de las más graciosas. «Aunque en cada sesión de reparto de premios recordamos que el público debe abandonar el auditorio por las dos puertas principales, siempre hay algún despistado. Ayer un padre con su hijo se perdieron por la trastienda del centro cultural Bastero, todo un laberinto, y llegaron hasta la cabina de proyección del cine». Ainhoa recordaba que en esta edición una niña se puso a llorar por los nervios pero enseguida consiguió calmarse y seguir adelante, apoyada por el aplauso del público asistente. «En esta edición hemos tenido también una niña que participó en La Voz Kids», indicaba.

El certamen deja imágenes curiosas como la sesión que se ofrecía ayer a las 12.15 con 10 tríos en las categorías A, B y C. «Todo un espectáculo para ver y escuchar». El festival contaba este año con el refuerzo musical de la Banda de Andoain, que quiso poner su granito de arena participando en una kalejira musical que partía a mediodía desde Goikoplaza hasta Zumea plaza. Rancheras y corridos mejicanos, pasodobles y temas de Abba o The Beatles se escuchaban ayer en las calles de Andoain.

La fiesta final

En su afán de ofrecer novedades, la asociación DEIadar trabaja de año en año en buscar alguna sorpresa. Este año fue del agrado de los más jóvenes. Se emitió un vídeo de Amaia Romero Arbizu, la ganadora de Operación Triunfo. «Nos enteramos que Amaia había participado en el Festival de Piano en 2009, 2010 y 2011, consiguiendo medallas de oro y mención especial y nos pusimos manos a la obra para localizar un teléfono. Conseguimos contactar con su hermano y Amaia se brindó a grabarse un vídeo», relataba Ainhoa Aiertza.

No fue la única sorpresa. El festival cierra todos los años con unas palabras de la alcaldesa de Andoain, Ana Carrere. Este año, la concejal de Cultura de este municipio y pianista, Esti Mujika, acompañó el discurso tocando 'Martxa baten lehen notak', de Mikel Laboa.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos