Francia llora la muerte de Johnny Hallyday, su 'Elvis'

Fotografía de 2016 de Hallyday. / Afp

El controvertido y legendario 'rey del rock' francés murió a causa de un cáncer de pulmón a los 74 años

COLPISA/ AFP

Johnny Hallyday, el 'Elvis fancés' fallecido en la madrugada del miércoles a los 74 años a causa de un cáncer de pulmón, fue una institución en Francia. Capaz de seducir a todos los públicos durante casi seis décadas, activo hasta casi el final, protagonizó una vida plagada de escándalos, éxitos y derrotas. Hallyday anunció en marzo que padecía cáncer del pulmón con metástasis y fue hospitalizado hace un mes por una insuficiencia respiratoria. En una vida vertiginosa, con sus excesos y adicciones, sus matrimonios tormentosos y mediáticos, sus casas en Suiza y en Estados Unidos mientras afloraban las acusaciones de exilio fiscal, se convirtió en mucho más que un artista. Leyenda viva para unos, un personaje molesto para otros.

La muerte de 'Johnny', como le llamaban cariñosamente los franceses, conmocionó al país. «Forma parte de nuestra historia personal: memorias, emociones, canciones», resumió en su día su amigo y expresidente Nicolas Sarkozy. Encarnaba el sentimiento de tres generaciones de seguidores que abarrotaron teatros y estadios para asistir a unos conciertos siempre espectaculares. Pasó la moda hippie, el soul, el blues, el pop y Hallyday permaneció como el roquero más querido de Francia. Grabó medio centenar de discos y vendió más de cien millones de álbumes, encarnando la imagen de chico malo, con todos sus ingredientes.

Dura infancia

Nacido como Jean-Philippe Leo Smet en 1943 en París, de madre francesa y padre belga, el cantante creció con una tía suya, una actriz. De su mentora estadounidense, Lee Hallyday, tomó su nombre artístico. Emulando a Elvis Presley, rompió a finales de los años 1950 con la tradicional 'chanson' para importar su estilo roquero y encarnar la rebeldía de James Dean, con su tupé y pantalones de cuero. 'T’aimer follement' (Amarte locamente) fue uno de sus primeros éxitos, con los que desafió la imagen de Francia como tierra de apasionados del jazz y de la música melódica.

Trató de suicidarse en 1966, tras la demanda de divorcio de la cantante Sylvie Vartan. Se desmayó en el escenario en 1986 y se casó cinco veces, dos con la misma mujer, Adeline Blondieau, la hija de uno de sus amigos de siempre y compositor suyo. Durante un tiempo, pareció sentar cabeza junto a la actriz Nathalie Baye, con quien tuvo una hija, Laura Smet, que siguió el camino de su madre en la gran pantalla.

En 1998, admitió que consumía cocaína y que había sufrido una infancia difícil con un padre alcohólico, que abandonó por primera vez a su familia cuando él solo tenía ocho meses. Estuvo de nuevo al borde de la muerte en 2009, al caer en coma pro las complicaciones de una operación, pero nunca tiró la toalla. En junio pasado se subió a los escenarios con sus amigos Jacques Dutronc y Eddy Mitchell en la gira 'Viejos canallas'. Si bien se le veía algo debilitado por la quimioterapia, cobró fuerza a medida que avanzaban los conciertos como si la energía del público le impulsara.

Tras 57 años de carrera, el cantante estaba trabajando en un nuevo álbum. Con más de cien millones de discos vendidos, idolatrado por varias generaciones, atravesó varias épocas: en los inicios del rock’n’roll, donde se perfilaba como un 'Elvis' a la francesa, los años yeyé y los de la música ligera con Michel Berger o Jean-Jacques Goldman en los años 1980... antes de regresar, feliz, a los orígenes del blues y del rock en los últimos años.«Mi vida ha sido un túnel de sufrimientos, donde no siempre me sentía en armonía conmigo mismo, viviendo el día a día, torturado por el miedo al mañana», confió en 2014 a la revista Télérama. Unos «sufrimientos» que olvidaba, no obstante, cuando regresaba al estudio o se subía a un escenario, para, «ser Johnny Hallyday hast ael finla», lo que, según él, ya era de por sí «un oficio».

Desde su primera canción grabada en 1960, 'T’aimer follement', encadenó éxitos, como 'Souvenirs souvenirs', 'Le Pénitencier', 'Noir c’est noir', 'Retiens la nuit', 'Que je t’aime', 'Gabrielle' o 'Ma gueule'.

Conmoción

Vivió las últimas dos décadas junto a la modelo Laeticia Boudou, 31 años más joven que él, y con quien adoptó dos niñas vietnamita. «Johnny Hallyday se ha ido. Escribo estas palabras sin creérmelo. Y sin embargo es así. Mi hombre ya no está. Nos deja esta noche como vivió a lo largo de su vida, con valentía y dignidad», anunció su Boudoy en la madrugada del miércoles en un comunicad a la AFP.

Desde ese instante Francia se cubrió de luto y lloró su muerte. «Hasta el último momento se mantuvo firme frente a la enfermedad que lo corroía desde hacía meses, dándonos a todos unas lecciones de vida extraordinarias», añadió su esposa. «El corazón latía tan fuerte, en un cuerpo de roquero que vivió toda su vida, sin concesiones, por su público, por quienes le adulaban y lo amaban».

«Todos tenemos dentro algo de Johnny Hallyday», dijo el presidente francés, Emmanuel Macron, apenas media hora después del anuncio de la muerte del cantante. Las radios y televisiones francesas cambiaron sus programaciones para rendir un último tributo al 'Elvis francés', cuya fama no fue tan enorme más allá del ámbito de la francofonía.

Las redes sociales se llenaron de mensajes de artistas y admiradores. Pese al frío, decenas de fans se congregaron el miércoles por la mañana ante la casa de Hallyday en la pequeña localidad de Marnes-la-Coquette, al oeste de París, donde la policía desplegó un importante dispositivo de seguridad. «Es como si perdiera a alguien de mi familia», dijo Gregory Lebas, de 33 años, quien seguía la carrera del artista desde que tenía 10 años.

«Tu alma es puro rock’n roll. Descansa en paz», escribió en Twitter Lenny Kravitz, mientras que la cantante canadiense Céline Dion saludó a un «gigante del mundo del espectáculo».

La clase política se unió al homenaje al cantante que hizo vibrar a varias generacione. «Todas las generaciones, en todas partes de Europa y en otros lugares, han escuchado y amado sus grandes éxitos que han reconciliado la canción francesa y la música estadounidense», declaró Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea.

Temas

Francia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos