Eñaut Elorrieta: «Hay que estar dispuesto a abrirse en canal»

Eñaut Elorrieta, en una imagen promocional./
Eñaut Elorrieta, en una imagen promocional.
Eñaut Elorrieta, líder de Ken Zazpi

Con más de dos décadas de trayectoria a sus espaldas, Ken Zazpi concluye hoy su gira con una cita «única y especial» en un Kursaal abarrotado

JUAN G. ANDRÉSSAN SEBASTIÁN.

En enero de 2016 comenzaron la gira de 'Phoenicoperus' colapsando el Victoria Eugenia durante tres noches seguidas y hoy la cerrarán con otro llenazo en el Auditorio Kursaal (20.00 horas). Los de Gernika se despedirán de los escenarios por una temporada tras presentar su quinto disco de estudio, planteado como el resurgir del ave fénix. Con la ayuda del productor Ricky Falkner (Standstill, Love of Lesbian, Sidonie, Berri Txarrak...), la banda quiso distanciarse de los grupos que les habían servido de referencia y optó por buscar un sonido propio, más ambicioso, en el que ganaron peso los sintetizadores. El balance, dicen, no puede ser mejor: en lo artístico y también en lo personal.

- ¿Cuántos conciertos han ofrecido en esta gira?

- Cerca de 60, muchos de ellos en sitios elegidos, en teatros importantes en los que nos apetecía tocar o en sitios en los que sabíamos que iba a cuidarse nuestra propuesta. Al final, nuestro entorno natural es muy pequeño y hay que medir mucho dónde y cuándo tocar. Creemos que ha sido una gira espectacular.

- ¿Alguna noche ha destacado por algo en particular?

- Me acuerdo especialmente del inicio de la gira en el Victoria Eugenia porque fue la primera vez que llenábamos tres noches seguidas en el mismo teatro. En el tour de 'Argiak' (2007) llegamos a hacer dos, pero nunca tres con propuesta de una cuarta que nos parecía demasiado... También fueron especiales las funciones de la Aste Nagusia de Bilbo y Donostia, el Hatortxu Rock o Tudela, donde Ken Zazpi no había actuado todavía... Nos gustan los conciertos de pequeño aforo pero siempre son más intensos los que ofreces en un escenario grande y con equipazo.

- ¿Qué sensaciones quedan al terminar una gira? ¿Tal vez una mezcla de alivio y vacío?

- Puedo intuirlas pero aún es pronto para decirlo. Sí sabemos que esta fecha del Kursaal será única y especial, nuestras emociones estarán a flor de piel porque después pararemos un tiempo para refrescarnos y airearnos. Como en cualquier relación de convivencia, siempre es sano tomar una cierta distancia aunque luego eches en falta esa intensidad de los directos. Cuando estás tocando sin parar, necesitas ir al estudio, y cuando estás en el estudio, sólo quieres tocar en directo. (Risas)

- La elección de Donostia para terminar la gira no parece casual...

- Indiscutiblemente nos gustan Donostia, el Victoria Eugenia y el Kursaal. Son escenarios que siempre se nos han dado bien y pensamos en ellos cuando tenemos conciertos señalados. El otro día comentábamos en el grupo que algo habremos hecho bien cuando empezamos una gira tan potente con tres noches seguidas en Donostia y ahora volvemos a llenar. Con este concierto queremos mostrar nuestro agradecimiento a la gente que nos ha apoyado de modo incondicional durante toda nuestra carrera, especialmente en este último disco. Pensábamos que a nuestro público no se le haría tan fácil de digerir porque tiene un estilo diferente, sin singles tan marcados como de costumbre, pero la respuesta ha sido inmejorable. No se puede pedir mucho más a estas alturas de nuestra carrera...

El concierto

Cartel
Ken Zazpi.
Lugar
Auditorio Kursaal (Donostia)
Fecha y hora
30/11/2017. Hoy a las 20.00.
Precio
Entradas agotadas.

- ¿Entonces ha sido positivo el renacer que planteaban en 'Phoenicoperus'?

- Nuestro resurgir tenía muchos matices, pero el más importante era ilusionarnos, creernos de verdad lo que estábamos haciendo y no trabajar con inercia. Queríamos funcionar como si fuera la primera vez, reinventarnos de alguna manera. Quizá sea algo imposible de conseguir, pero sólo tener esa intención es ya ilusionante. Tuvimos que pasar por una crisis que vimos como algo positivo y dimos forma de disco a algo que estaba sucediendo dentro de la banda.

- ¿Fue una crisis personal o creativa?

- Las crisis no suelen ser por una sola causa. Las relaciones personales y musicales tienen sus sinergias, y cuando te cuestionas el camino musical, estás hablando también de una relación personal: todo va unido y se hace muy difícil diferenciarlo. Tras 20 años juntos y sin cambiar de formación -habrá pocas bandas de la época o ninguna que sigan con los mismos integrantes desde el inicio-, necesitábamos hablar para no caer en inercias creativas ni de funcionamiento interno. Hay que estar dispuesto a abrirse en canal... Hicimos piña y afrontamos el proyecto como si fuera la primera vez. Después de tantos discos juntos cada vez es más difícil conseguir esa emoción y en este disco llegamos a sentirla.

- ¿Cómo afrontarán futuros discos?

- Es pronto para saberlo porque aún no tenemos la cabeza ahí. Ahora es momento de disfrutar de este concierto aunque me atrevería a decir que ese planteamiento de cuestionarnos de raíz será una constante en Ken Zazpi porque es siempre algo positivo. Luego igual terminas en lugares parecidos, pero partir con la intención de mirar las cosas de manera diferente es lo que te hace evolucionar. Hasta ahora lo hemos logrado y si no seguimos así en el futuro, no creo que lleguemos muy lejos.

- ¿Ken Zazpi ha supuesto tener que hacer muchas renuncias?

- Cualquiera que viva con pasión su trabajo y se deje el alma y el corazón en ello, sabe que aun siendo un privilegiado, hay que renunciar a muchas cosas, por ejemplo, al tiempo que estás con la familia y los amigos, sobre todo en épocas de mayor ajetreo de conciertos... Conozco a creadores que lo llevan mejor que yo, que soy bastante obsesivo y cuando me meto a componer parezco un espectro que va deambulando por la calle. Eso en casa puede suponer un problema porque parece que estás un poco ausente, y por eso agradezco que me traigan a tierra: no es casualidad que mi hija de seis años se llame Lur... De todas maneras, también hay renuncias a la inversa. Mi hijo pequeño tiene ahora dos años y en toda esta etapa de paternidad he querido volcarme con ellos sacrificando el tiempo que antes invertía en componer y ensayar.

«Necesitábamos hablar para no caer en inercias creativas ni de funcionamiento interno»

«Después de tantos discos juntos cada vez es más difícil conseguir la emoción del principio»

- Eso explicaría los cinco años que hay entre los dos últimos discos de estudio, 'Ortzemugak begietan' y 'Phoenicoperus'...

- Claro, es que parece que en esta sociedad machista estas cosas no se hablan o se las preguntan sólo a las mujeres. La paternidad ha influido indiscutiblemente en el ritmo de publicación de discos. Antes podía disponer de todo el día para componer pero ahora la inspiración me tiene que pillar de 9.00 a 13.00 horas, que es cuando los chavales están en la ikastola. Me costó acostumbrarme a ir al local de ensayo y coger la guitarra tan temprano pero creo que ya le he cogido el truco. (Risas)

- ¿Le servirá el parón con Ken Zazpi para retomar su carrera en solitario tras el debut de Eñaut Elorrieta con 'Deserriko kantak' (2013)?

- En esta entrevista hablo como portavoz de Ken Zazpi y prefiero centrarme en el concierto del Kursaal. Al final, mi carrera en solitario no se detuvo ni con el disco que sacamos con la Orquesta Sinfónica de Euskadi ni con 'Phoenicoperus'. Ya veremos cómo sigue...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos