«Si eliminas de la ecuación la necesidad de ser popular, puedes hacer lo que te propongas»

«Si eliminas de la ecuación la necesidad de ser popular, puedes hacer lo que te propongas»
Hard-Ons

Cabezas de ratón del punk más ‘underground’, los australianos aterrizan esta noche en el Dabadaba para defender su leyenda

JUAN G. ANDRÉS

Años 80. Las Antípodas estrenan década. Peter Black, un joven ‘teenager’ de Sidney, descubre a los Sex Pistols en una emisión televisiva. El flashazo es tan descomunal que corre a comprar sus discos y convence a su amigo Keish de Silva de la necesidad de montar una banda punk. Se desvirgan musicalmente con un concierto en la fiesta de fin de curso del instituto que termina abruptamente: la policía los desaloja por montar un ruido ensordecedor. Han nacido Hard-Ons, que tras unos pequeños ajustes iniciales incorporan a Ray Ahn al bajo para completar un musculoso trío con ‘Blackie’ a la guitarra y De Silva a las voces y a la batería.

Treinta y cinco años después, siguen vivitos y coleando, y esta noche aterrizan en la Sala Dabadaba para cerrar para cerrar un programa triple que comenzará a las 20.30 horas con los conciertos de Estricalla y Snobs. El precio de la entrada es de 12/15 euros.

Ray Ahn responde al correo electrónico en algún lugar del mundo, a medio camino entre una estación de tren y un aeropuerto. «Nos conocemos desde mediados de los 70, cuando teníamos 9 o 10 años. Nunca imaginamos que seguiríamos en activo después de tanto tiempo porque entonces sólo buscábamos tocar algunos shows. Nos importa la música y poco más: todas nuestras expectativas han sido musicales», asegura el bajista antes de sugerir que tienen cuerda para rato: «Podemos vivir sin religión pero no podríamos existir sin la música».

A su EP de debut, ‘Surfin on My Face’ (1985) siguió ‘Smell My Finger’ (1986), un primer larga duración lanzado por el sello RCA. Fue el único flirteo de la banda con una multinacional antes de entregarse definitivamente y para siempre a la independencia más inquebrantable. En más de tres décadas han publicado trabajos como ‘Dickcheese’ (1988), ‘Love Is a Battlefield of Wounded Hearts’ (1989), ‘Yummy!’ (1990) o ‘Too Far Gone’ (1993), lanzado antes de la disolución de Hard-Ons. Regresaron antes del fin del milenio y desde entonces han seguido grabando discos y ofreciendo giras. Su estilo descansa sobre la base del punk melódico –alguien los definió como Motörhead tocando a los Beach Boys- aunque también tienen toques de power-pop, metal y hardcore.

Keish vuelve a la banda

Lejos de domesticarlos, el paso del tiempo parece haber endurecido el sonido de los Hard-Ons. «Cuando eliminas de la ecuación la necesidad de ser popular, puedes hacer cualquier cosa que te propongas», proclama el músico de un grupo que disfruta «todos los estilos» y que, no obstante, anuncia un próximo disco «un poco más melódico que los dos últimos». La gira actual cuenta con el aliciente de haber recuperado a Keish de Silva como vocalista después de su marcha en 2001. «Es bueno tenerle de vuelta, sus ideas son geniales», asegura Ahn, quien aclara que su compañero ha dejado las baquetas y prefiere centrarse sólo en cantar, por lo que, reconvertidos en cuarteto, ahora cuentan con Murray Ruse a la batería.

Entre sus fans declarados se encuentran luminarias como The Damned, Buzzcocks o Ramones, con quienes compartieron escenario en su día. Su éxito, cuando lo han tenido, ha sucedido siempre en el marco de la escena más subterránea del punk y estilos aledaños. Se dice que en España lograron entrar en el Top 10 de 1989, proeza que antes sólo habían logrado dos combos australianos: Nick Cave & The Bad Sees y The Go-Betweens. Ray Ahn se ríe cuando se le pregunta por su condición de mitos–«¿Quién dice que somos leyendas?»– pero considera un “halago” estar bien considerados por una parte de la crítica y del público. Ya se sabe, mejor ser cabeza de ratón en el ‘underground’ que cola de león en el ‘mainstream’…

EL CONCIERTO

Cartel
Hard-Ons + Estricalla + Snobs
Lugar
Sala Dabadaba
Día y hora
20/X/2017 (hoy), a las 20.30 horas.
Precio
12/15 euros.

Fotos

Vídeos