Donostia Festibala anuncia a Berri Txarrak, C. Tangana y La M.O.D.A, entre otros

Berri Txarrak en un concierto en Sagüés. /José Mari López
Berri Txarrak en un concierto en Sagüés. / José Mari López

Donostia Festibala, antes conocido como Kutxa Kultur Festibala, tendrá lugar los días 14 y 15 de septiembre en el Hipódromo de Lasarte

JUAN G. ANDRÉS

Estuvo asociado a la marca Kutxa Kultur desde su primera edición en el velódromo, durante las cinco siguientes en Igeldo y en la primera del año pasado en el hipódromo. Sin embargo, en su octava entrega, que se celebrará el 14 y el 15 de septiembre, la cita pasará a llamarse sencillamente Donostia Festibala y buscará una «identidad propia» para «conectar» con el público más joven. Berri Txarrak y Kase.O serán los cabezas de cartel de un programa con escasos nombres extranjeros y una apuesta clara por músicas urbanas como el hip hop o el trap.

C. Tangana, Riot Propaganda, Niño de Elche o Nathy Peluso son otros de los artistas anunciados ayer por Sergio Cruzado, director de un festival en el que gana peso la promotora vizcaína Last Tour, que pasará a liderar la producción y la comunicación.

Rejuvenecer o morir

Kutxabank seguirá siendo el patrocinador principal pero Kutxa Kultur no aparecerá en el nombre porque la entidad ha modificado los términos de su apoyo. Para recabar la versión oficial, Kutxa Fundazioa remitió a este periódico a la sede de Kutxabank en Bilbao, desde donde se toman las decisiones sobre las ayudas. Un portavoz del banco subrayó que su apuesta por el festival «sigue intacta», como lo demuestra el hecho de que su aportación económica no variará con respecto al año pasado. Lo que cambiará, dijo, será el «enfoque» de un patrocinio que buscará «mayores ventajas» para sus clientes en forma de descuentos, sorteo de entradas, etc.

La reinvención del Donostia Festibala implica cambios más profundos en busca de «una identidad propia alrededor de los lenguajes más actuales», que hoy en día son los que más jóvenes llevan a los conciertos. «Cada equis tiempo un festival debe reflexionar sobre sus líneas editoriales: Euskadi tiene un festival de rock como el Azkena de Vitoria, otro indie como el Bilbao BBK Live y queremos que el nuestro sea para las músicas urbanas», opinó el director, que relaciona esta fórmula con la supervivencia a largo plazo: «O rejuvenecemos el festival o no hay futuro».

También defiende Cruzado la «sostenibilidad», término que podría traducirse por rentabilidad o capacidad de atraer espectadores. Aunque viejos rockeros como Dinosaur JR, Yo La Tengo o The Jesus & Mary Chain -todos pasaron por el Kutxa Kultur- tengan más peso, convocan a menos gente que Kase.O, C. Tangana o Berri Txarrak, que llenan aforos de 12.000 personas. «A veces tendemos a situar en la cabeza del cartel a grupos internacionales históricos que tienen un tirón infinitamente menor que otros más cercanos a los que debemos dar visibilidad», señaló.

Artistas y novedades

La nómina de grupos seguirá oscilando entre los 30 y 40. Pronto se sumarán nuevos nombres a los once anunciados, y aunque habrá alguna banda internacional más, ninguna será de mayor importancia que los dos cabezas de cartel. Sergio Cruzado calificó de «hito en la música euskaldun» a Berri Txarrak, el grupo de rock «que más masas mueve» por estos lares, y también destacó el éxito de Kase.O, histórico rapero de Los Violadores del Verso. Muy cerca en importancia les siguen el «mediático» C. Tangana, icono del trap que explora las posibilidades del hip hop, el R&B, el dancehall y el reggaetón, y Riot Propaganda, grupo de rapcore fruto de la unión de Habeas Corpus y Los Chikos del Maíz, donde milita El Nega, antagonista de Tangana.

Riot Propaganda, Kase O y el cartel de la edición 2018 del Donostia Festibala.

Niño de Elche llevará al hipódromo su heterodoxia flamenca, La M.O.D.A. mezclará folk, country, punk y rock and roll, y también participarán otros grupos de la escena alternativa como Cala Vento, Carolina Durante y Pet Fennec, la primera de las bandas vascas anunciadas. La argentina Nathy Peluso y el cuarteto de Seatle La Luz son, de momento, las únicas figuras internacionales y las únicas mujeres del programa, aunque a medida que haya nuevos anuncios «se equilibrará» el programa, según prometió Cruzado.

Tanto el cartel con la imagen de un jockey galopando como el nuevo logo del festival, un guiño a las gradas del hipódromo, confirma la apuesta «a largo plazo» por esta ubicación para el Donostia Festibala. Todavía no se ha decidido el emplazamiento definitivo de los escenarios aunque al margen del principal, habrá un espacio dedicado a la música electrónica y otro para grupos programados por las salas donostiarras Le Bukowski y Dabadaba. La organización confía en que la experiencia hará que la producción sea más fácil que el año pasado, cuando la climatología complicó el tránsito por el hipódromo, y también pondrá en marcha un servicio de autobuses al recinto. Además, desaparecerá el sistema de pago con pulsera 'cashless'.

De carácter privado, el festival aún no ha cerrado su presupuesto, que el año pasado fue de 600.000 euros, y pronto se concretarán las ayudas del Ayuntamiento y la Diputación, aunque se situarán «en la línea de años anteriores» y serán «muy inferiores» a las que las instituciones dan al BBK Live Festival o el Azkena Rock, también organizados por Last Tour.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos