«Descubrir mi voz está siendo una odisea»

Cuando supo que lo de la música iba en serio, Izaro se propuso «entrenar y mejorar», y desde el pasado mes de septiembre recibe clases de canto en Lasarte-Oria con Pilar Catalina. «Mi voz es mi instrumento y descubrirlo está siendo una odisea maravillosa: incluso canto ópera», ríe la artista, que más que de la música vive de todo lo que hay a su alrededor: charlas en colegios y academias, colaboraciones radiofónicas... «Es lamentable pero se gana más con eso. No sé qué pasará con 'Eason' pero yo quiero quedarme aquí, en la música, aunque soy muy consciente de lo penosa que es la situación para quienes trabajan en la cultura. Pelearé por unas condiciones dignas porque el de músico es un trabajo como otro cualquiera, como ser neurocirujano», remata.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos