La dama de Getaria que enseñó al tenor «a querer el País Vasco»

Pepita Embil, nacida hace cien años y fallecida en 1994, cantó en el Orfeón, triunfó en la zarzuela y se afincó en México en 1946

M. E. SAN SEBASTIÁN.

Dice Plácido Domingo que su madre le enseñó a querer el País Vasco. Y que los veranos de infancia que pasó en Getaria perduran en su memoria como algunos de los momentos más felices de su vida. Por eso se ha sumado a este homenaje de Gipuzkoa a su madre, la dama de la música que nació en Getaria, cantó de joven en el Orfeón, fue una estrella de la zarzuela y se afincó en México con su marido en los años 40. Allí moriría, aunque volvió en diversas ocasiones al País Vasco antes de fallecer.

Pepita Embil nació en Getaria el 28 de febrero de 1918. Adquirió sus primeros conocimientos musicales de la mano de su padre, que era profesor de piano y órgano, según cuentan sus biografías. Posteriormente ingresó en el Conservatorio de San Sebastián, donde fue alumna de canto de Gabriel Olaizola. Formó parte del Orfeón Donostiarra, formación en la que desde un principio cantó partes de solista, y también del Coro Eusko Abesbatza y Eresoinka, fundado por Gabriel Olaizola. Posteriormente se trasladó a París para perfeccionar sus estudios de canto con la entonces conocida Madame Babaya.

Salto a Madrid y Barcelona

Tras la guerra civil se trasladó a Madrid «atraída por la formación de nuevas compañías de zarzuela», según las biografías oficiales. Debutó en el Liceo de Barcelona precisamente con el rol de Plácida. En 1940 cantó 'Sor Navarra' de Federico Moreno Torroba junto al que sería su marido, Plácido Domingo Ferrer, y poco después 'Black el payaso' y 'Don Manolito' ambas compuestas por Pablo Sorozabal. Entre 1940 y 1945 fue primera soprano de la Compañía Lírica del teatro Calderón, que en 1943 pasó a llamarse Compañía de Pepita Embil y Antonio Medio con la que estrenó diversas obras.

La cantante se formó en el Conservatorio de Donostia y cantó en el Orfeón y Eresoinka

Fue a los 21 años cuando conoció al barítono Plácido Domingo, con el que se casó en 1941 y del que tuvo dos hijos, Plácido y María José. El matrimonio, dedicado a la interpretación de zarzuelas, emprendió una gira por Iberoamérica en 1946 y decidieron establecerse en México, donde Pepita obtuvo el título de honor de Reina de la zarzuela. Conjuntamente estuvieron activos hasta 1976, y hasta poco antes de su muerte, Embil continuaba presentando programas de zarzuela en la televisión mexicana.

Recuerdo de Balenciaga

Plácido Domingo ha vuelto numerosas veces a Getaria y Donostia. Hace unos años lo hizo con motivo del rodaje del documental 'La reina de la zarzuela', dedicado a su madre. Cuando pisó el Museo Balenciaga recordó que el modisto «quería muchísimo a mi madre». Balenciaga vistió varias veces a la cantante de zarzuela. «En el año 1966 visité a Cristóbal Balenciaga en su atelier de París y esté dejó palpable el gran cariño que sentía por mi madre. En una larga conversación recordamos los veranos de mi infancia en Getaria», rememoraba entonces Domingo.

El alcalde de la localidad, Nikanor Lertxundi, entregó al tenor la partida de nacimiento de su madre. En la iglesia de San Salvador de Getaria el abuelo de Plácido tocaba el órgano, «prueba de que mis raíces musicales vienen de lejos», suele repetir el tenor. Domingo ha interpretado en más de una ocasión composiciones del género chico, y en alguna actuación recordó sus inicios como pianista acompañante de su madre o alternando con ella en títulos como 'La del manojo de Rosas'.

El solar de Aizarnazabal

Hace dos años Plácido Domingo recorrió los escenarios guipuzcoanos de su familia con el programa de ETB 'Todos los apellidos vascos'. Ahí revivió capítulos de la vida de su madre que desconocía (como la militancia de ésta en el PNV) y otros más personales que le emocionaron mucho, como el solar de Aizarnazabal de donde procede su familia.

Pepita Embil falleció el 28 de agosto de 1994. Sus restos fueron enterrados junto con los de su esposo, en el Panteón Español de México. Y dentro de unos días su memoria será homenajeada en un teatro, el Victoria Eugenia, que ella conoció bien como cantante y espectadora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos