Daga Voladora ilumina el Dabadaba con su folk cósmico

JUAN G. ANDRÉS SAN SEBASTIÁN.

Más que intérprete, se considera a sí misma 'grabadora' de canciones, por lo que no es frecuente verla actuar sobre un escenario. Es por ello que el concierto que esta noche ofrecerá Cristina Plaza en el Dabadaba (21.00 horas) tiene algo de acontecimiento especial. La madrileña, conocida por su militancia en el grupo Clovis, iluminará la sala donostiarra con el folk cósmico que caracteriza su nuevo proyecto: Daga Voladora.

Tras un tiempo operando bajo el nombre de Gran Aparato Eléctrico, Plaza rebautizó su propuesta para lanzar 'Chiu-Chium', editado el año pasado en cinta de casete por el sello estadounidense OSR Tapes. Ahora regresa con 'Segundo primero' (Gramaciones Grabofónicas, 2017), que hace un mes vio la luz en una limitadísima edición de 99 discos compactos, acompañados de un cómic creado por la propia artista. Las escasas copias que faltan por vender estarán disponibles hoy en el Dabadaba.

Cristina actuará en solitario con el único apoyo de su evocadora voz y una guitarra acústica, un formato más sobrio que el que presentan las canciones del disco. Sus redondas melodías aparecen barnizadas con una mano de pop de baja fidelidad y otra de electrónica bucólica que incluye 'copypastes' de las más diversas grabaciones de campo, dando como resultado un extraño folk que, como apunta la discográfica en la hoja promocional, tiene siempre “algo místico, rural y nocturno”. Entre la nostalgia y el humor, las letras incluyen arañas patilargas, caballos de porte ligero, juncos, mariposas y aldeas encantadas. Además, el álbum contiene una muy personal versión del 'Sé de un lugar' de Triana.

Gramaciones Grabofónicas también subraya las cosas que a uno le vienen a la cabeza escuchando 'Primer segundo': «Victoria Legrand, de Beach House, tocando el órgano en una iglesia; los ojos rojos de Zoltar El Adivino encendiéndose justo antes de hacernos pasar de niños a adultos; un pastor de ovejas presenciando encuentros en la Tercera Fase; Isao Tomita con el Monstruo del Lago Ness; Béla Bartók en una sesión de ouija: Brian Wilson en el limbo; los Magnetic Fields de vacaciones en la Sierra; Vainica Doble y La Buena Vida en la cabaña de Walden, y sobre todo, Cristina Plaza fumando cosas con Jim Sullivan en el desierto de Arizona justo antes de ser abducida por seres de otras galaxias».

Fotos

Vídeos