Dabadaba recibe hoy a Sta, banda de argentinos que cultivan dub de raíces jamaicanas

JUAN G. ANDRÉS SAN SEBASTIÁN.

Corría el año 2001 cuando un grupo de argentinos coincidieron en Barcelona «con ganas de hacer música». Poco después pusieron en marcha el proyecto Sta, cuyo eje es el dub, subgénero del reggae creado hace medio siglo en Jamaica y caracterizado por sus ritmos repetitivos, el uso del eco y de la electrónica. «Revolucionó la música a muchísimos niveles, no sólo en la isla. A nosotros nos cambió la manera de entender la música», asegura Pope, ideólogo y trompetista de una banda que en la actualidad completan Holy (guitarra), Balbini (bajo) y Potxo (batería).

Con un puñado de discos a sus espaldas -el último es 'Goma' (Humo, 2016)-, mezclan ritmos jamaicanos con electrónica, punk, experimentación y estructuras libres, es decir, no entienden el dub en clave ortodoxa, sino que para ellos tiene un significado «bastante amplio». A su juicio, en dicho estilo «caben muchísimas cosas», lo cual les permite ser creativo a tantísimos niveles». Según explica, «es música repetitiva y está plagada de sorpresas, parece simple pero está llena de detalles y giros».

Con su música Sta busca «tener una personalidad propia» y elude esa costumbre tan extendida en muchos grupos que intentan 'sonar como' otras bandas. «Nosotros dejamos que se filtren nuestros gustos, que no son sólo de raíz jamaicana, es una cuestión de honestidad y de ser uno mismo», explica el líder de un grupo que generalmente parte de una línea de bajo y de un ritmo, aunque otras veces la chispa es una idea de sonido, de silencios, instrumentos o producción: «Todo nos vale si nos gusta el resultado».

Fotos

Vídeos