'Carmina Burana' viaja a Senpere y Arantzazu con Landarbaso Abesbatza

Gurrutxaga, Tolaretxipi, Elberdin y Alfaya presentaron ayer la doble cita del coro. / LOBO ALTUNA

Será la obra central de los dos conciertos que ofrecerá la coral, en los que también interpretará el 'Te Deum' de Josu Elberdin

ITZIAR ALTUNASAN SEBASTIAN.

'Carmina Burana', una de las obras más interpretadas y aclamadas del siglo XX, vuelve a representarse en la Quincena Musical. Landarbaso Abesbatza ofrecerá una doble cita dentro del ciclo Quincena Andante, en el que la partitura de Carl Orff sonará en todo su esplendor en la Iglesia de Saint Pierre de Senpere -el domingo- y en el Santuario de Arantzazu -el viernes 18-. «Hay conciertos que suelen quedar en el recuerdo y estoy convencido que éste será uno de ellos», reconoció ayer el director del coro, Iñaki Tolaretxipi.

La agrupación lleva meses preparando estas actuaciones y se ha reforzado con algunos antiguos componentes y también con jóvenes de la formación juvenil, para sumar una representación total de sesenta coralistas. El coro contará con la participación de la soprano Helena Orcoyen, el contratenor Mikel Uskola y el barítono Enrique Sánchez-Ramos. «Es todo un reto para nosotros participar en un programa para grandes formaciones», admitió Tolaretxipi.

Landarbaso abordará una versión para dos pianos y percusión de 'Carmina Burana', ya que el Santuario de Arantzazu, por sus dimensiones, «no permite actuaciones orquestales», tal y como explicó el director de la Quincena Musical, Patrick Alfaya. «Por eso elegimos esta obra, que cuenta con una versión para dos pianos y percusión, que sonará impresionante».

Programa profano y sacro

La partitura de Carl Orff se estrenó en 1937 y está escrita sobre 24 poemas de los 254 que recogía el manuscrito conocido como 'Carmina Burana', que fue hallado en una abadía benedictina al sur de Múnich en 1803 y que data del siglo XII. Orff descubrió el manuscrito en 1934 y sobre los poemas seleccionados escribió una música nueva, en un estilo deliberadamente anticuado y consiguió que se convirtiera en su obra más popular. Es uno de los éxitos del repertorio coral del siglo XX, y algunos de sus fragmentos más populares «los tenemos en el disco duro del cerebro», dijo Alfaya.

«Hay conciertos que suelen quedar en el recuerdo y este será uno de ellos»

El Santuario de Arantzazu tiene aforo para 1.100 espectadores y apenas quedan 200 entradas

En contraste con el carácter marcadamente secular de 'Carmina Burana', en la primera parte del concierto se interpretará el himno religioso 'Te Deum', del compositor pasaitarra Josu Elberdin. La obra la compuso el año pasado, con motivo del 25 aniversario de Landarbaso Abesbatza y gracias a las 'Ayudas a la creación coral 2015' otorgadas por la Confederación de Coros del País Vasco. «Me encargaron una obra diferente y para mí fue todo un lujo crear esta partitura para ellos».

Sobre la obra, el compositor indicó que «su formato es el de triple coro y piano. El coro central está cargado de voces y los otros dos coros, que se sitúan en los laterales, tienen la misma carga pero con algo más de sencillez». La partitura se estrenó en noviembre del año pasado y se divide en cinco partes. «Hay momentos más rítmicos, otros románticos y también situaciones en los que los coros dialogarán entre ellos». Elberdin se mostró ilusionado en que la obra «pueda funcionar».

La primera cita del coro Landarbaso con este programa que aúna lo profano y lo sacro será el domingo a las nueve de la noche en la iglesia Saint Pierre de Senpere -todavía quedan entradas al precio de 20 euros-. No es la primera ocasión que la Quincena visita la localidad labortana y tal y como se confirma desde el festival, podría convertirse en una de las sedes fijas. La segunda actuación será el viernes a las siete de la tarde en el Santuario de Arantzazu. Con un aforo para 1.100 espectadores, apenas quedan 200 localidades de visibilidad reducida a la venta -cuestan 10 euros-. El 20 de agosto, la coral iniciará una gira de diez días que le llevará a Japón.

Fotos

Vídeos