Bejo: «Hoy es difícil saber dónde empieza y termina el rap»

Bejo con su pelo, las gafas de su abuelo y el collar de caracolas.
Bejo con su pelo, las gafas de su abuelo y el collar de caracolas. / DV
Bejo, rapero

El canario Bejo llevará mañana al Dabadaba su rap de vieja escuela, cuyos originales vídeos reciben millones de visitas en YouTube

JUAN G. ANDRÉSSAN SEBASTIÁN.

Con tan sólo 23 años, Borja Jiménez Mérida, alias Bejo, ha reventado internet con el flow canario que rezuman temas tan guasones como 'Mucho', 'Poco', Pasión de pardelas' o 'El puto amo de casa'. Tras su éxito del año pasado en Le Bukowski, hoy vuelve a Egia junto a DJ Pimp en un concierto que comenzará a las 21.30 horas.

- ¿Cuándo se interesó por el rap?

- Mi hermano es diez años mayor que yo y escuchaba mucho rap. Yo en el colegio ya escribía y grababa cosas, pero desde hace dos años le he dedicado más tiempo e intento hacerlo con la mayor calidad posible, y es ahora cuando he tenido un cierto reconocimiento.

- ¿Quiénes fueron sus ídolos?

- Escuchaba a Violadores del Verso, La Mala Rodríguez, Mucho Muchacho... y también bastante rap canario y cosas que no llegaban a la Península: grupos como Anonimato, El Veneno, Me Cago en Tu Padre... En las islas hay una escena importante y curiosa, con mucha gente haciendo rap de nivel.

- El suyo es rap de vieja escuela...

- Sí, ahora hay una nueva escena con gente más joven que hace rap mezclado con muchas cosas. Hace diez años sabías perfectamente qué era rap, pero hoy en día es difícil saber dónde empieza y dónde termina. El trap, por ejemplo, es un estilo abierto a fórmulas diferentes.

-¿Le interesan el trap con su autotune y sus letras sobre violencia y drogas?

- Lo escucho y no tengo ningún prejuicio. Si me gusta la música, la disfruto sin problemas, pero en mis letras no aparecen esos temas porque no tengo ese estilo de vida, soy una persona más suave...

- ¿Y le molesta que digan que su rap es amable?

- Me da igual que califiquen mis letras de amables o ligeras. Quizá no contengan mensajes explícitos sobre la guerra, el terrorismo u otras cosas criticables. Cuento historias que me ocurren a mí, pero siempre me gusta que el texto diga algo, que quien lo escuche pueda darle dos vueltas y encontrar cosas nuevas.

- El humor es su gran baza...

- Antes no tenía esa clave humorística y escribía más serio, pero la coña y los dobles sentidos se han impuesto en mis letras. No es algo premeditado pero me gusta expresarme con ligereza, humor y coña, aunque siempre diciendo algo.

«No tengo prejuicios con el trap pero no llevo ese estilo de vida, soy más suave»

- ¿Qué le debe Bejo a YouTube?

- Internet es el canal en el que distribuyo mi música. Con las nuevas tecnologías no necesitas una discográfica ni estudios que cuestan millones. Yo grabo en casa con mi micro y una tarjeta de sonido de 300 euros. Luego lo subo a internet y lo ven miles de personas.

- Todos los meses sube a internet sus temas nuevos, aunque ahora acaba de reunir varios de ellos en un disco, 'Hipi Hapa Vacilanduki'.

- Es una especie de recopilatorio con un solo tema nuevo porque me gusta ir subiéndolos a internet a medida que los voy haciendo. Como fan, prefiero disfrutar los temas de un artista que me gusta espaciados durante el año a tener que esperar a que los publique todos de golpe.

- ¿Por qué sólo el hip hop o estilos aledaños como el trap son los únicos capaces de llevar al público joven a un concierto?

- Porque esa música la hace también gente joven y la letra tiene un gran peso en las canciones. La forma habitual en la que se consume, a través de YouTube e internet, la estética y otros factores hacen que llegue más fácil a los chavales.

Fotos

Vídeos