Un alojamiento «sociable» para «espíritus jóvenes»

Vista de una de las habitaciones compartidas. / USOZ
Vista de una de las habitaciones compartidas. / USOZ

El establecimiento dispone de 214 camas distribuidas en dos tipos de espacio, a precios que oscilan entre los 18 y los 35 euros por noche

J.G.A. SAN SEBASTIÁN.

Al margen de sus actividades culturales, el verdadero 'motor' de Convent Garden es el hostal, bautizado con el nombre de A Room In The City y equipado con toda suerte de comodidades. El establecimiento, cuya vocación es prestar un servicio «personal con un toque informal», cuenta con 214 camas distribuidas en dos clases de alojamiento: coquetos cuartos para dos personas en las antiguas celdas de las monjas, ubicadas sobre la calle Easo, y habitaciones nuevas compartidas entre cuatro y ocho personas en la fachada que da a la calle Manterola. Los precios oscilan entre los 18 euros por noche de invierno o los 35 euros en temporada alta.

Según apunta Anders Denne, el lugar está concebido como «alojamiento sociable» y la mayor parte de los huéspedes no buscan privacidad, sino conocer gente nueva, compartir experiencias y, por qué no, ligar. En los meses de verano casi todos los inquilinos son extranjeros pero en invierno se impone el turismo interior. Las edades de los visitantes son muy variadas aunque al sueco le gusta hablar del «espíritu joven» de los visitantes: «Por ejemplo, pueden coincidir un profesor de Química londinense de 63 años con unos estadounidenses de 18 que han corrido el encierro de los Sanfermines. Eso es lo que nos gusta, que surja un vínculo entre ellos, que salgan a visitar la ciudad de noche o vayan a Zumaia para conocer el paisaje en el que se rodó 'Juego de Tronos'».

A modo de curiosidad, cabe señalar que la parroquia de San Martín Obispo, ubicada precisamente sobre la cripta subterránea donde se organizan los conciertos, sigue albergando misas y oficios religiosos. Pese a estar integrado en el edificio conventual, una cláusula del contrato de alquiler establece que continúe abierto al culto el templo en el que en 1938 hizo la comunión la Reina Fabiola de Bélgica.

Fotos

Vídeos