Álex López y Josu Urbieta (Organizadores del festival): «Cada edición del Glad is the Day se ha asentado en el éxito de la anterior»

Josu Urbieta y Álex López, en el emplazamiento del parque que ocuparán los DJ's./USOZ
Josu Urbieta y Álex López, en el emplazamiento del parque que ocuparán los DJ's. / USOZ
Álex López y Josu Urbieta, organizadores del festival)

El parque donostiarra de Cristina Enea acoge mañana durante toda la jornada las actuaciones de varios grupos y DJ's, entre otras actividades

ALBERTO MOYANOSAN SEBASTIÁN.

Una decena de grupos y ocho DJ's conforman la programación musical del Glad is the Day, el festival de cultura nacido en el parque de Cristina Enea al amparo de la Capitalidad Cultural, y organizado por las salas egiatarras Dabadaba y Le Bukowski. A partir de mañana al mediodía, se celebra una tercera edición que estuvo hasta hace poco en el aire, según cuentan sus impulsores, Álex López (Dabadaba) y Josu Urbieta (Le Bukowski).

-En un principio, parecía que este año no habría festival, pero finalmente ha entrado a formar parte del 'legado' de Donostia 2016.

: Nos reunimos hace meses con Donostia Kultura y nos dijeron que podían apoyarnos, pero de una forma más modesta que en años anteriores porque no formaba parte del 'legado' del 2016. Se quedó ahí. Nos quedamos un poco fríos, echamos números, pero vimos que era inviable. Pero hace algo más de dos meses nos llamaron de Donostia Kultura para decirnos que sí formábamos parte del 'legado' y que había fondos. Era una cantidad similar al pasado año y además, con la entrada de Kutxa Kultur, nos permitía afrontar el festival con más tranquilidad y apostar por grupos más ambiciosos.

-¿Qué ha aportado Donostia Kultura?

.: Al margen del dinero, nos ha facilitado trámites, permisos, seguros, quitándonos un gran dolor de cabeza. En los colegios deberían enseñar a manejarse frente a la burocracia porque para algo tan local y sencillo como esto fue muy complicado en los dos años anteriores. Donostia Kultura lo ha gestionado todo a través de la Casa de Cultura de Egia.

-¿Qué presupuesto tiene el festival?

.: Donostia Kultura aporta 8.000 euros más el IVA -en total, unos 10.000 euros- y Kutxa Kultur unos 4.000. A eso se suma lo que saquemos de las barras.

-¿Qué aporta el Glad is the Day a la oferta cultural donostiarra?

.: El contenido cultural saca a la calle la actividad habitual del Dabadaba y el Bukowski, la amplifica y la da a conocer al gran público de forma gratuita. Es quizás un cartel un poco más abierto. Por otra parte, valoramos mucho el hecho de hacer barrio, ahora que estamos con la polémica del turismo. Egia está muerto. Hay cerca una pintada de «tourist, go home», cuando por aquí no se ha visto un 'guiri' ni en Tabakalera. Egia es un barrio con mucha vida durante el año y bastante muerto en verano. Así que hacer un festival aquí, en una ciudad que, de forma natural y también institucionalizada, está volcada durante todo el año en el centro y en Gros, tiene un valor. Finalmente, usamos un parque que está sacralizado por aquello del legado del duque de Mandas. Demostramos que se pueden hacer cosas. Musika Parkean fueron pioneros y el 'Sueño de una noche de verano' continuó y nosotros lo demostramos en las dos ediciones anteriores. En el resto de Europa se hacen festivales en los parques y no pasa nada.

-Es una propuesta muy heterogénea en cuanto a estilos...

.: Nos esforzamos por que sea aún más abierta que nuestras programaciones habituales porque no podemos olvidar que es un festival gratuito, en un parque, diurno, familiar y apoyados por la ciudad. Hay rock & roll, ska, reggae, pop.

: Lo ha sido todos los años. Y hay también paridad entre hombres y mujeres. Es un caballo de batalla a la hora de programar porque en el panorama musical no hay la misma cantidad de grupos masculinos y femeninos, pero se ha conseguido cerrar una programación equilibrada. El hecho de que Kutxa Kultur colabore, contamos con grupos suyos, al igual que con el Musika Gela de Donostia Kultura. Y también buscamos un equilibrio entre el castellano y el euskera. Así que si intentas tocar todos esos palos en un país pequeño como éste es difícil que no te salga un cartel heterogéneo. Y nos gusta que sea así.

-Al margen de los conciertos, ¿en qué consisten el resto de actividades programadas?

.: En 2015 no pudimos hacerla, pero el año pasado funcionó muy bien la zona de los DJ's. Cogió vida propia y en las dos últimas horas tuvo uno de los mejores ambientes festivos que he visto. Este año traemos a El_Txef_A, que es el DJ vasco más internacional ahora mismo. Son ocho DJ's locales que representan desde la música funk hasta el house o la música electrónica. Y entre las actividades paralelas, habrá un mercadillo, con más de cuarenta puestos, en la línea de los que ya hacemos en el Bukowski y en el Dabadaba. Kutxa Kultur aprovechará para dar visibilidad a sus creadores, que en música serán Luma y Ghost Number & His Tipsy Gypsies. También pondrán puestos dos o tres creadores que trabajan en el Kutxa Kultur Moda y en el Coworking. También habrá puestos de comida y a última hora se ha incorporado el grupo de voluntarios de Cruz Roja, que ofrecerá actividades para niños con temática antibélica, igualitaria, etcétera.

-¿Cuál ha sido el perfil del público del Glad is the Day en las dos primeras ediciones?

.: Parecerá una perogrullada, pero es un público muy Dabadaba y muy Bukowski, alimentado con su entorno social. Ves en el parque a muchos clientes habituales, pero que van con sus cuadrillas de parejas con niños que no van habitualmente a los conciertos nocturnos. Se ve esa mezcla de gente. Y luego donostiarras a los que no conoces de nada que ven un evento guapo y se suman.

.: El año pasado ya vino mucha gente y aunque no tenemos un contador, calculamos que 4.000 personas ya pasaron por el parque. Es una actividad muy abierta y nos gusta que haya gente más allá de nuestros públicos potenciales.

-¿Cómo surge la colaboración entre Le Bukowski y Dabadaba, llamados a priori a ser competencia?

.: Nos lo han dicho muchas veces, no sólo por el Glad is the Day, sino por nuestra forma de coexistir a cien metros de distancia. Nos llevamos bien.

.: La idea de este festival nace antes de que existiera el Dabadaba. Yo, como cliente de Le Bukowski, hablé varias veces con Josu de hacer algo en el parque y cuando abrimos el Dabadaba fui al Bukowski a plantear la idea. No somos competencia, ni así nos lo hemos tomado nunca.

.: Sí, comentamos la idea de este festival hace tiempo como una ilusión y con la vista puesta en otros parecidos que se hacen en Europa. Y hace tres años, aprovechando el capote que nos daba Donostia 2016, me llamaron del Dabadaba un día para ver qué me parecía la idea. Entonces, lo que tocó fue ir a tocar la puerta de la Capitalidad y ahora estamos aquí, como herencia de aquello y con la esperanza de que se mantenga.

-¿Habrá festival en 2018?

.: Tal y como están las cosas, creo que viviremos todos los años en la incertidumbre porque nadie nos garantiza apoyo. Yo creo que cada edición hasta ahora se ha asentado en el éxito de la anterior. Si la primera hubiera sido un desastre no se hubiera ni hablado de repetir experiencia, pero no solamente porque las instituciones no nos hubieran amparado, sino porque nosotros mismos tenemos mucho que hacer como para meternos en un 'fregado' que no funcione.

.: Ahora estamos aquí por el 'legado' del 2016, pero no sabemos si el año que viene continuará. Nos gustaría seguir organizándolo, así se lo haremos saber a quien corresponda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos