Diario Vasco

Un cuarto de siglo sin Freddie Mercury

vídeo

Freddie Mercury, en el Wembley Arena. / Óscar Chamorro

  • Fue durante la madrugada del 24 de noviembre de 1991, apenas dos días después de hacer público que era portador del VIH. Tenía 45 años

Hace 25 años, la voz de Freddie Mercury se apagó en Kensington, Londres. Fue durante la madrugada del 24 de noviembre de 1991, apenas dos días después de hacer público a través de un comunicado que era portador del VIH. Tenía 45 años.

La causa oficial de la muerte fue bronconeumonía complicada por el sida. Según su pareja en aquel momento, el peluquero Jim Hutton, el cantante fue diagnosticado de la enfermedad cuatro años antes, en 1987, aunque lo negó en una de las escasísimas entrevistas que concedió en la época en un intento de acallar a la prensa británica, que puso el foco en su aspecto desmejorado, que empeoraba mes a mes, y en la ausencia de conciertos y giras.

Sus restos fueron incinerados y sus cenizas descansan en un lugar desconocido, aunque se cree que fueron esparcidas por la que fuera su novia durante años y su amiga más fiel hasta el final de sus días, Mary Austin, en el Lago Lemán, en Suiza, o bien podrían reposar a los pies de un árbol de su residencia en Kensington.

Nacido con el nombre de Farrokh Bulsara en el protectorado británico de la isla de Zanzíbar, pasó parte de su infancia en un internado británico cerca de Bombay, donde adoptó por primera vez el sobrenombre de Freddie. Llegó a Inglaterra a los 18 años con su familia huyendo de la revolución de Zanzíbar. Estudió arte y diseño gráfico en el Londres de finales de los años 60 y realizó trabajos en el cátering del aeropuerto de Heathrow, como mozo de almacén e incluso tuvo su propia tienda de ropa. Fue al despuntar los años 70 cuando inició una carrera como cantante, saltando de una banda a otra hasta el nacimiento de Queen. En 1973 varía la luz 'Queen', el primero de los quince discos que publicó con la banda.

Alcanzó el estrellato con una poderosa voz de tenor y una extravagante puesta en escena. También compuso muchos de los grandes éxitos de Queen como ‘Bohemian Rhapsdy’ o ‘We are the Champions’. Sin embargo y aunque en vida logró hacerse un hueco como estrella del rock, fue su muerte lo que elevó su fama: ‘Queen’ vendió más discos que nunca, la revista Rolling Stone lo incluyó entre los músicos más influyentes de la historia y fue catalogado por el diario británico The Sun como ‘Máximo dios del rock’.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate