Diario Vasco

Musikene saca a la calle a sus alumnos

Miren Iñarga, rodeada de alumnos de Musikene que compaginan sus estudios con actividades profesionales en solitario o en grupos al margen de la actividad docente.
Miren Iñarga, rodeada de alumnos de Musikene que compaginan sus estudios con actividades profesionales en solitario o en grupos al margen de la actividad docente. / JUANTXO LUSA
  • En los últimos dos años de la carrera intentan formar sus propios grupos, desde una Big Band a ensembles, cuartetos de cuerda o combos de jazz

  • Musikene anima a que sus alumnos compaginen los estudios con actividades profesionales

Aprenden lo que las aulas no pueden enseñarles, conocen la realidad de la profesión a la que piensan dedicarse, con sus triunfos y sus decepciones, y consolidan amistades que perduran más allá de la vida la académica. Es la aportación extra que obtienen los alumnos de Musikene cuando en los últimos cursos deciden acercarse al mundo profesional. Lo hacen a través de las más diversas formaciones musicales, desde una Big Band, a un trío de metales; desde un cuarteto de cuerda, a un combo de jazz; desde un ensemble de música contemporánea, a colaboraciones puntuales en orquestas; desde el elenco de una representación operística, a la disciplina de una agrupación coral. Incluso hay quien ejerce de profesor, quien monta su propia empresa o quien simplemente decide en un día soleado ponerse a tocar en La Concha con un grupo de amigos para sacar unos euros.

Musikene ampara e incentiva este tipo de actividades porque considera que son una excelente preparación para el alumno de cara a su futuro profesional. No es frecuente que las salidas al mundo real representen un problema a la hora de compaginar sus estudios. Aunque coinciden en que Musikene es exigente, en realidad los futuros músicos se han acostumbrado a simultanear actividades. Lo vienen haciendo desde los 14 años, cuando apostaron por la música y tuvieron que compaginarla con los estudios de ESO y Bachillerato. Cada cual puede contar una vivencia distinta cuyo común denominador es su pasión por la música y su firme propósito de proyectar su vida por estos derroteros.

En el día de Santa Celicia, patrona de los músicos, cuatro de alumnos de Musikene narran en las siguientes líneas sus respectivas vivencias en este terreno.

Espectáculo multidisciplinar

Naia Membrillera (Elgoibar, 1992) estudia cuarto curso de percusión. Lo lleva bien, «intentando disfrutar al máximo, que el estrés llegará en junio». Además de su actividad académica, se ha lanzado al mundo profesional en orquestas y actualmente con 'Maiteka', un espectáculo multidisciplinar que combina la música con el bertso, la danza y los vídeos. «Reúne un montón de disciplinas para contar la historia de seis mujeres vascas que han dejado huella en los ámbitos cultural y artístico», explica la alumna de Musikene. Es un espectáculo que se inició en la primavera del año pasado y desde entonces se ha movido por escenarios de todo Euskadi. El próximo día 27 llegará al Teatro Victoria Eugenia.

«Es un contacto con la realidad», explica la joven de Elgoibar. «Una experiencia de la que se aprende mucho, especialmente a dominar los nervios, estás en directo y no te puedes permitir el menor fallo». Sin embargo, «resulta muy gratificante que todo lo que hemos aprendido en el aula podemos mostrarlo ante el público», añade. A la joven le gustaría encauzar su futuro profesional en el mundo del espectáculo multidisciplinar, pero no es una cuestión que le agobie. «Posiblemente explore esta salida, pero de momento solo pienso en formarme y acabar la carrera. Luego, lo que tenga que venir ya vendrá», explica.

Con su propia empresa

Jairo Costa Leal (Sao Paulo, 1986) ha pasado de no saber cómo pagar sus estudios a montar su propia empresa de eventos. Se llama 'Jairomblack.com' y proporciona música a la carta, lo mismo jazz que clásica. En poco tiempo Jairo Costa se ha hecho un hueco en este sector mientras cursaba estudios de bajo eléctrico de jazz en Musikene. «Mi sueño desde muy niño era hacer la carrera de música, pero yo vengo de una familia muy humilde y no me pudieron ofrecer esta oportunidad», explica. Pero la vida da muchas vueltas y la suerte le llegó después de trabajar una temporada en una compañía de cruceros y de una estancia en Granada. «Yo quería estudiar en Musikene y, después de dos intentos, obtuve la plaza, si bien en ese momento no sabía cómo iba a pagar los estudios», afirma. Comenzó a tocar en varios bares y poco a poco fue asentándose en el sector hasta el punto de lanzar un proyecto empresarial. Su caso es atípico porque no es que saliera del aula al mundo profesional, sino que esta actividad le permitió llegar a Musikene. «Ahora, además, puedo proporcionar empleo a otros compañeros de estudios», añade.

El problema es que tanta actividad profesional no es fácil de compaginar con los estudios. «Bueno, Musikene es un centro supercañero y a veces me resulta difícil llegar a todo», reconoce, aunque este curso termina la carrera. «Pero no tengo intención de desvincularme de Musikene», avisa. «Quiero comenzar otros estudios, me interesa mucho el contrabajo», añade.

'El dúo de la africana'

A Elisa Di Prieto (Sevilla, 1984) no le da miedo el escenario. No es que posea una amplia experiencia, sino que «las tablas me resultan muy gratas, como cantante y como actriz», asegura.

La sevillana estudió grado medio en Vitoria con Miren Urbieta y, tras recalar en Donostia, actualmente cursa en Musikene el último curso de canto lírico con Maite Arruabarrena. Nada más llegar comenzó a dar clases de canto en Bergara y no tardó en encontrar actuaciones fuera del programa académico, entre ellas las del ciclo lírico de primavera de Vitoria, donde ha intervenido en 'La flauta mágica' y 'El caserío'. «Es muy diferente cantar ante los compañeros de clase que ponerse frente al público y la crítica, desarrollando completamente un papel, con una orquesta y un director. Es una experiencia maravillosa poder llevar a la práctica todo el bagaje aprendido», explica.

Ahora tiene en cartera dos proyectos. Le han llamado de la Asociación Lírica Sasibill para interpretar en marzo la zarzuela 'El dúo de la africana' en el Victoria Eugenia. Aunque antes tiene pendiente un ciclo de conciertos de Navidad con el coro de Aldapeta. «No es fácil compaginar estas actividades con la formación académica porque Musikene exige la asistencia obligatoria a las clases, pero hasta ahora lo voy llevando bien y tengo la impresión de que los profesores valoran que los alumnos desarrollen su formación en otras vertientes».

Sin embargo, no cree la soprano sevillana que su futuro esté en Euskadi. «No sé muy bien lo que haré a partir de junio, pero me estoy planteando seguir mi formación fuera de España».

Preparando repertorio

Jonathan Quiñones (La Bañeza, León, 1993) cursa tercero de bombardino en Musikene con Luis Gimeno. Forma parte del Grupo de Metales del centro, una agrupación que ha actuado en varias poblaciones de Gipuzkoa y tiene dos conciertos en perspectiva: uno, el próximo mes en el auditorio del nuevo edificio, y el otro en Logroño, dentro del ciclo de Juventudes Musicales. Además, el año pasado participó en un cuarteto que se ha disuelto y que este año se ha convertido en un trío de bombardino, tuba y trombón. «Acabamos de formarlo y aún no hemos hecho conciertos porque estamos preparando repertorio. Tenemos claro que vamos a compaginar música del Renacimiento, de Palestrina y Purcell, con otra más moderna, y comprobaremos cómo suena en una audición que haremos en un par de semanas en Musikene», explica. Fuera del centro, Quiñones no tiene más experiencia que su participación en ciclos didácticos en colegios y algunas actuaciones con charangas. «A veces nos hemos juntado un grupo de amigos y hemos ido a tocar a La Concha, lo que también es una forma de contacto con el público, que recomiendo», asegura. Aunque lo que más le gustaría al final de la carrera es formar parte de una orquesta o una banda, reconoce que no es fácil. Anteriormente cursó Historia de la Música y no descarta que su futuro profesional se oriente por el ámbito educativo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate