Diario Vasco

El txistu se fusiona con la sonoridad de la orquesta

Los componentes de la Banda de Txistularis de Donostia, con su director Jose Ignazio Ansorena al frente, posan en San Telmo.
Los componentes de la Banda de Txistularis de Donostia, con su director Jose Ignazio Ansorena al frente, posan en San Telmo. / PABLO AXPE
  • La Banda de Música de Hernani y la Banda de Txistularis de Donostia protagonizan dos originales conciertos y rescatan una pieza única de Tomás Aragüés

Serán dos conciertos diferentes, con la sonoridad del txistu integrada en la fuerza de una formación orquestal. Y protagonizados por músicos que apuestan por nuevas experiencias: la Banda de Txistularis de Donostia, la Banda de Música de Hernani bajo la dirección de Roberto Pacheco y, como txistulari solista, Jon Ansorena, estandarte de una nueva generación.

La primera cita será este domingo en el teatro Principal de San Sebastián; la segunda, en la iglesia de las Agustinas de Hernani, el sábado 12 de noviembre. Las dos actuaciones son gratuitas. En el caso de Donostia, las entradas pueden retirarse el sábado o el mismo domingo por la mañana en la taquilla del Principal. En el programa, repleto de piezas populares y 'alegres', destaca sobre todo la recuperación del 'Concierto para txistu y orquesta' escrito en 1984 por Tomás Aragües y poco habitual en las programaciones.

Afinar el txistu

«Es un encuentro muy especial, porque resulta poco frecuente que la alegría de los txistus y la intensidad de una formación orquestal se junten en un mismo escenario», explica el txistulari Jon Ansorena. «Para esta ocasión ha habido que adaptar para banda de música algunas partituras clásicas del repertorio txistulari», dice. Obras como 'Donostia', de Pablo Sorozabal, 'Paco Molero', de Carmelo Bernaola, 'Pozaldi', de Felix Sistiaga, 'Txistulariak', de Victor Zubizarreta, 'Minuetoa', de Raimundo Sarriegui, y 'Idiarena', de Eduardo Gorosarri, entre otros, componen la primera mitad del programa. Jagoba Astiazaran, Jose Mari Oiartzabal y José Mari Altuna se han ocupado de las adaptaciones.

La segunda parte incluye el esperado 'concierto para txistu y orquesta' de Tomás Aragüés, que estrenó José Ignazio Ansorena, músico al que el propio compositor dedicó la obra. «Es una pieza fundamental para el txistu, porque Aragüés le dio el protagonismo con la misma naturalidad que en otras grandes obras se destina al violín o al piano», explica un Jon Ansorena entusiasmado ante la novedad de esta doble cita.

«Hasta hace relativamente poco no se logró ajustar la afinación del txistu, de modo que resultaba complicado combinarlo con una orquesta. Aragües formalizó esa unión a la perfección en esta obra», añade Jon Ansorena. «Es un compositor al que he podido tratar. Me resultaba apasionar escuchar cómo en su momento tuvo que elegir entre seguir la tendencia de los compositores de su tiempo, que iban en la línea contemporánea, o mantenerse fiel a un estilo más tradicional aunque abierto a los experimentos. Siguió esa segunda posibilidad y esta obra es un buen ejemplo». Aragüés vivió buena parte de su vida en el País Vasco aunque ahora reside en Madrid.

Jon Ansorena representa una nueva generación de músicos y txistularis. Hernaniarra, terminó sus estudios superiores en Musikene y hoy combina varios proyectos musicales, entre los que se incluye un trío de música contemporánea que reivindica también la modernidad del txistu combinado con el acordón y la percusión.

Dos veteranas formaciones

Tal como dicen los responsables del concierto, «los txistularis y las bandas de música son desde antiguo elementos vivos de la cultura popular de nuestros pueblos. Por ello el encuentro en este concierto era inevitable. La sonoridad que se produce es original y propia: mientras los txistus danzan en las notas agudas, la combinación de instrumentos de viento universales proporciona profundidad y colorido muy variado a la interpretación». Los autores del programa apuntan que «aunque en el concierto también habrá momentos delicados y tiernos, el repertorio se conforma sobre todo con obras alegres»

El encuentro se produce entre dos bandas de especial significado. «Los txistularis donostiarras han sido, desde el siglo XVIII, los más afamados del País Vasco. También la Banda de Música de Hernani tiene un excelente historial: ciento cincuenta años desde su fundación y una plantilla de más de cincuenta músicos, que desarrollan una dinámica moderna y renovadora constante», explica el programa.

También el director es especial. Roberto Pacheco es director titular de la Banda de Hernani y profesor de saxofón en el Conservatorio Francisco Escudero de Donostia, donde dirige la Orquesta de Música Moderna. Participa en numerosos proyectos, como la Joven Orquesta de Jazz de Euskadi, que coordina.

La cita es el domingo. Como dice Jon Ansorena, «es un programa que gustará y sorprenderá a los aficionados del txistu, pero también a quienes lo desconocen o solo lo consideran un instrumento popular para fiestas».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate