Diario Vasco

Neighbor, el salto de la música antigua a un pop muy personal

Maite Larburu, en la presentación del nuevo disco en la librería Garoa de Donostia, con un singular ukelele.
Maite Larburu, en la presentación del nuevo disco en la librería Garoa de Donostia, con un singular ukelele. / JUANTXO LUSA
  • La hernaniarra Maite Larburu y el estadounidense Josh Cheatham lanzan su segundo disco, 'Hau', que presentarán el día 22 en la sala Doka de Donostia

Hace tres años lanzaron su primer disco, 'Ura patrikan', y fue tan bien acogido por la crítica y el público que a ellos mismos les sorprendió. No pensaban que un proyecto casi de andar por casa, inicialmente destinado a una 'demo', iba a crecer tanto. Un éxito que la hernaniarra Maite Larburu y el estadounidense, de Seattle, Josh Cheatam, que forman el dúo Neighbor, no esperaban al menos tan pronto. Ahora lanzan su segundo trabajo, titulado 'Hau', que presentan la próxima semana en una minigira que se iniciará el lunes en Ciboure y continuará el martes en Pamplona para seguir el miércoles en Bilbao y finalizar el próximo jueves en la sala Doka de Donostia (21.00 horas).

Maite Larburu es violinista profesional. Se formó en el Conservatorio Superior de Donostia de la calle Easo y posteriormente completó su formación en Madrid y Amsterdam, donde se especializó en música antigua de los siglos XVII y XVIII. «En Holanda nació la interpretación histórica y allí es donde han surgido los grandes especialistas de la música antigua», explica la violinista hernaniarra. Esta circunstancia le animó a cursar un máster y como experta en esta modalidad ha desarrollado su actividad profesional en orquestas de Holanda y Bélgica. Precisamente en una de estas agrupaciones coincidió con Josh Cheatham, viola gambista y contrabajista. «Cuando nos conocimos nos dimos cuenta de que vivíamos en el mismo barrio de Amsterdam, de que éramos vecinos, de ahí el nombre de Neighbor», explica Larburu.

Sin reglas ni estilos

La idea de grabar un disco con música diferente a especialidad surgió casi como un juego. «Se trataba de crear una banda que rompiera con reglas y estilos y casi sin meditarlo demasiado llegó 'Ura patrikan'», explica Larburu. Aunque reconoce que todavía Neighbor no ha alcanzado la libertad a la que aspira, la experiencia, afirma, «es muy grata, al menos no lo pasamos muy bien».

El concepto de vecindad en este caso es doble porque no solo es que los intérpretes viven en el mismo barrio, sino porque el experimento musical ha permitido acercar a dos mundos tan distantes como la música clásica, su terreno habitual, y la moderna, y ha puesto en convivencia los instrumentos de cuerda que ellos dominan con ukeleles, guitarras clásicas y eléctricas, cajas de música, pianolas y flautas japonesas (shakuhachis).

También aparece un clarinete bajo, aunque esta presencia solo es posible con la colaboración de Carlos Taroncher. El resultado de esa ruptura con las normas en vecindad fue un salto al terreno de la música pop, aunque con un sello muy personal. «En realidad no sé si es pop, quizá sí; se acerca más al pop que a la música clásica, pero en realidad es una expresión muy personal que alude al título del nuevo disco, es 'Hau' ('esto', en castellano)», afirma la violinista hernaniarra, compositora y voz en ambos discos.

La segunda incursión fuera de los cánones clásicos ha estado un poco más destinada a que acabara convirtiéndose en un disco, según apunta Larburu. «Por ese lado, hemos tenido más libertad para elegir y menos libertad en cuanto al proceso de grabación de las canciones», agrega.

Algunos cambios

'Hau' supone un paso adelante respecto a' Ura patrikan' (agua en el bolsillo) en cuanto al uso de instrumentos y cambios de registro y letras. «Sí que ha habido cambios», subraya la compositora. «En el primero iba creando los temas cantando directamente, mientras que en este me he atrevido a utilizar la guitarra y el ukelele, a veces de forma insultante. Las canciones surgen ahora de la voz, de la palabra y de los instrumentos». El violín, el «pan de cada día», como lo define la autora, también está presente en ambos discos, aunque no de una forma destacada. «Josh es quien utiliza más instrumentos, le da igual uno que otro, es un maestro», señala la hernaniarra, quien no solo es autora de las canciones, sino también de los dibujos y los collages que acompañan al disco, cuyo diseño es de Akiko Wakabasashi, ilustradora japonesa afincada en Amsterdam.

La propuesta es un disco con once temas, la mayoría en euskera, pero también en castellano e inglés, que une sonidos extremos e incorpora en las letras las más variadas temáticas, desde una nana «renovadora», a la historia de una familia nómada; desde una singular visión del mundo del circo a un elogio a la música, con versión en euskera e inglés. En castellano incorpora un poema titulado 'Olas', uno de cuyos versos dice: 'Te impulsa el mar, te lleva, contigo quiero ir ciega'.

La presentación en Euskadi del nuevo disco llega con algunas novedades. En la actualidad el videocliop de 'Hau' se encuentra en proceso de elaboración. En ello trabajan el realizador Asier Altuna y el cámara Javier Aguirre. Por otro lado el LP de este segundo disco se encuentra a punto de entrar en fábrica. Se realizará en la República Checa y los intérpretes esperan que esté listo para la Feria de Durango, a primeros de diciembre. Avisan de que no será exactamente igual al CD.