Un museo que sigue a la espera

Además de narrar distintas etapas en la trayectoria del genial modisto y su pueblo natal, la exposición 'Pasaia Rabanne, razones del imaginario' no oculta su faceta más reivindicativa. «Esperamos que esto sea el principio del ansiado Espacio Rabanne, del que tanto se ha hablado, pero que no termina de llevarse a cabo», declara Juan Jesús Neira, presidente de la Fundación Illumbe.

A su juicio, se lleva desde hace décadas tratando la regeneración urbana de Pasaia, «pero este pueblo lleva mucho tiempo regenerado en lo cultural». Cita como ejemplo la infinidad de actividades que anualmente se desarrollan en sus cuatro distritos, sin olvidar el trabajo de la escuela municipal de música, «la de mayor número de alumnos de toda Euskadi».

«Tenemos en mente muchos proyectos, pero nos hace falta ayuda para poderlos materializar», concluye Neira. Para la Fundación Illumbe, el Espacio Rabanne es prioritario, porque existe la «obligación moral» de verlo en marcha, eso sí, como un museo «vivo», tal y como el modisto siempre ha defendido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos