Mosaicos coloristas que juegan con el equilibrio y la geometría

El artista navarro José Luis López Ros expone en Okendo 26 cuadros realizados con teselas. El autor, que se define como «autodidacta», comenzó a realizar mosaicos hace 14 años en busca de «nuevas formas de expresión»

José Luis López Ros junto a uno de sus últimos cuadros realizados con teselas, en los que plantea distintos retos geométricos. /USOZ
José Luis López Ros junto a uno de sus últimos cuadros realizados con teselas, en los que plantea distintos retos geométricos. / USOZ
ITZIAR ALTUNASAN SEBASTIÁN

Con la ayuda de unas tenazas, José Luis López Ros moldea las teselas con las que crea sus mosaicos. Cuadros que destacan por su colorido y juegan con el equilibrio y proporciones geométricas. Obras realizadas de forma manual, con piezas de un centímetro y medio de tamaño y que requieren meses de trabajo para su culminación. El centro cultural Okendo acoge hasta el próximo 27 de enero la muestra 'Color, línea, forma y movimiento', en el que se puedan contemplar 26 cuadros mosaicos creados por este artista navarro.

El visitante que accede a la sala de exposiciones entra en un mundo de color, porque tal y como reconoce López Ros, «mi gran obsesión son los colores, los tres primarios -rojo, amarillo y azul- y los secundarios -verde, violeta y naranja-, por eso los mezclo de tal manera que resalten más». Y son estos seis colores los que dominan sus trabajos, aunque la temática de los mismos sea variada, con bodegones, paisajes, figuras humanas y geométricas. Otra de sus obsesiones es crear líneas y formas que estéticamente sean agradables. «Juego con las líneas, voy probando distintas opciones y al final van surgiendo formas, que estéticamente me resultan bonitas», afirma. Prueba de ello son algunos de los cuadros en los que se deja entrever la figura del cuerpo de la mujer.

López Ros comenzó a realizar mosaicos hace 14 años. Hasta entonces, su vida había estado ligada a la fotografía. Su espíritu inquieto le llevó primero a obtener el título de Oficial en la Escuela de Náutica de Santa Cruz de Tenerife, luego viajó a Estados Unidos, donde se graduó en Matemáticas por la Universidad de Humboldt (California) y obtuvo el Master en Artes por la Universidad de California. Posteriormente obtuvo una beca para estudiar fotografía en el prestigioso Brook Institute School of Photography y llegó a trabajar en revistas especializadas. Tras quince años residiendo en EE.UU., volvió para instalarse en Pamplona y dedicarse a la fotografía. Pero en 2003 decidió «cerrar ese ciclo y abrir uno nuevo». Se instaló en Beunza, una localidad cercana a Pamplona que cuenta con medio centenar de habitantes, y decidió dedicarse a buscar «nuevas formas de expresión».

Seis mil teselas por cuadro

Comenzó a trabajar entonces con el mosaico. La inspiración inicial la encontró en el libro 'Arte Metro Roma by Sicis', donde se exponían las doce estaciones del metro de la capital italiana que habían sido decoradas con mosaicos. «Cuarenta artistas se encargaron de realizar los diseños, y luego los estudiantes cortaron las piezas y las colocaron. Me pareció algo fantástico».

El artista navarro admite que es «totalmente autodidacta tanto en la técnica como en el proceso». Compra las piezas de cerámica en Italia, porque «son las más bonitas, me encanta este material por su colorido». Teselas cuadradas que tienen un tamaño de centímetro y medio, cubiertas de esmalte o vidrio, con las que va creando figuras o juegos geométricos. Su único instrumento de trabajo son las tenazas, con las que corta y da distintas formas a las piezas, sin utilizar la tecnología. López Ros reconoce que para él lo importante es el detalle, la perfección del mosaico. «Para realizar algunos cuadros he empleado más de seis meses, porque es muy complicado partir y dar forma a las piezas». Cada año hace una media de tres cuadros, y algunos pueden llegar a contener más de seis mil teselas.

Datos

Título
'Color, línea, forma y movimiento'.
Autor
José Luis López Ros.
Lugar
Centro Cultural Okendo.
Fechas
Hasta el 27 de enero.
Horario
De lunes a viernes, de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.30 horas. Sábados de 10.00 a 14.00 y de 16.30 a 20.00 horas.

La inspiración es lo que le mueve a este artista. «Duermo poco, por lo que tengo tiempo para hacer muchos dibujos y bocetos hasta que encuentro la imagen que me gusta. Una vez elegida, la amplío al tamaño original del cuadro, y sobre él voy colocando las teselas». Por eso reconoce que, antes de ponerse «manos a la obra», tiene que estar convencido del dibujo, porque «una vez que se empiezan a colocar las piezas, no se puede modificar el dibujo».

La colección que presenta López Ros en el centro cultural Okendo es un trabajo para «sentir, mirar, tocar y mover». De hecho, una de las últimas series que ha realizado es un «juego», donde el visitante puede mover y colocar un mismo cuadro en ocho posiciones distintas, pero en todas «se mantiene el equilibrio del color y la proporción de las geometrías», tal y como explica el artista. En otros cuadros realiza su particular homenaje a Malevich y sus segadoras, a Escher y sus escaleras infinitas o a Mondrian y su proporción áurea. También hay paisajes conocidos, como el milenario roble de Orkin, un equilibrista, y otra serie dedicada a las cuatro estaciones del año.

Después de catorce años creando mosaicos, López Ros reconoce que su técnica ha evolucionado. Ha ido introduciendo el volumen y buscando retos geométricos y juegos de ideas para plasmarlos en los mosaicos. Es la segunda ocasión en la que expone sus trabajos -el año pasado se pudieron ver en una muestra organizada en Pamplona, en el Pabellón de Mixtos de Ciudadela-, pero admite que se emociona al ver todos los cuadros juntos, «es una sensación fuerte ver todos los colores en un mismo espacio».

A través de la combinación del material y del color, el artista consigue un impacto que no deja indiferente al espectador. «Además, son productos que no se deterioran, perdurarán en el tiempo», sostiene. En su casa taller de Beunza todavía tiene material, y sobre todo ganas, para seguir trabajando y creando nuevas formas que resalten esos colores con los que consigue crear imágenes, figuras y formas que muestran «nuevas formas de expresión».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos