«El mayor riesgo es no tomar ningún riesgo», asegura Fernando Machado

Fernando Machado, tras su intervención. / ARIZMENDI
Fernando Machado, tras su intervención. / ARIZMENDI

El responsable de marketing de Burger King en todo el mundo recuerda que «somos la marca que pone corona a todos sus clientes»

M.E. SAN SEBASTIÁN.

Dicen sus colegas que es uno de los grandes del mundo en lo suyo, pero él rechaza los elogios y se mueve por el Kursaal con sus zapatillas y la camiseta de empleado de Burger King. Fernando Machado es de Miami, mezcla con naturalidad el castellano y el inglés y es 'global chief of marketing officer' de esa cadena de restaurantes. O sea, el jefe de imagen de la marca en todo el mundo. Es la primera vez que viene a Donostia y sus primeras pasos por la ciudad fueron para ver La Concha... y el local de Burger King en el Boulevard. «Me gusta, tiene la nueva línea de la cadena».

Machado estuvo 18 años en Unilever, y fue el promotor de aquella campaña de los jabones Dove, «Dove Real Beauty Sketches», en la que mujeres con curvas protagonizaban por primera vez spots tradicionalmente asociados hasta entonces a modelos de medidas supuestamente ideales.

«El mayor riesgo es no tomar ningún riesgo», dice Machado a los anunciantes y a los publicitarios. «Cuando haces cosas distintas es lógico tener miedo. Ten, ten mucho miedo, pero hazlo», sentencia. Vale para la publicidad pero también para la vida.

Fernando Machado contó cómo fue su llegada Burger King, hace cuatro años. Aunque en ningún momento citó a la competencia, todos los que le escuchábamos sabemos que hablaba de McDonalds, más grande en todo el mundo. «No somos los mayores, no somos los que más invertimos, así que tenemos que diferenciarnos», explica. La compañía realiza así campañas más atrevidas sin miedo al fracaso. Y eso que dos de los grandes valores de Burger King ya estaban cuando llegó Machado. Uno, la forma de trabajar, menos 'industrial' que la competencia, con cocina en cada local, «de modo que cada hamburguesa es distinta: es la perfección de lo imperfecto». La otra gran baza es la corona que se entrega a cada cliente. «Es una bienvenida que predispone a lo mejor. En nuestros locales siempre ves a un cliente con la corona puesta y crea ambiente».

Machado contó sus originales campañas, como la noche de Halloween que lograran que 100.000 personas vestidas de payaso llenaran sus locales en Estados Unidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos