Mariano Peña: «La gente todavía aprieta un poco el culete cuando se habla de religión»

Mariano Peña, en la función 'Obra de Dios'.
Mariano Peña, en la función 'Obra de Dios'.
Mariano Peña, actor

El actor de series como 'Aída' y 'Allí abajo' es Dios en un monólogo que se presenta desde hoy hasta el domingo en el teatro Victoria Eugenia

ROBERTO HERREROSAN SEBASTIÁN.

En la comedia 'Obra de Dios', del norteamericano David Javerbaum, el Señor se presenta acompañado por dos arcángeles y con los diez mandamientos actualizados. Humor para creyentes y ateos con las respuestas a preguntas que parte de la humanidad se hace desde sus orígenes. ¿Por qué creó Dios a Adán? ¿Era Eva realmente una pecadora? ¿Cuántos animales metió Noé en el arca?

- ¿No es suficiente con los diez mandamientos de toda la vida para que nos traiga otros diez?

- No suman, simplemente los mejoran. Es una actualización. Dios ve que los mandamientos están ya un poco sobados y deteriorados y quiere hacer lo que en mi tierra se dice un lavadito de cara.

- ¿Qué novedades trae esta actualización de los preceptos divinos?

- Sorprendentes, no sé cómo se han tardado tanto en actualizarse. Por ejemplo, en vez de no matarás se dice no matarás en mi nombre, en el nombre de cualquier dios, lo que es de una actualidad brutal. Otro de los nuevos mandamientos es que no dirás a los demás con quién tiene que fornicar, que cada uno haga lo que le dé la gana. Me parece que son mandamientos interesantes, muy divertidos y también reales.

- ¿Hay que ir confesados a la función?

- No, para nada. Hay que ir preparados, con la mente abierta, limpia y con ganas de reírse y pasarlo bien. No queremos para nada herir susceptibilidades, desmitificar ni violentar a los espectadores. Todo lo contrario, queremos que pasen un buen rato y contar esas historias que todos conocemos desde pequeños, la de Adán y Eva, Noé y el diluvio, etc. Pero siempre con las gafas del humor sano porque todo está hecho desde el respeto. Y también queremos hacer pensar un poco desde un humor inteligente.

- Se han realizado algunos pequeños cambios respecto a la obra original norteamericana.

- Es que son tipos de humor diferentes. El nuestro es más ibérico, digamos. Había chistes que aquí no funcionan, sacaban muchas referencias a actores y famosos, cosa que nosotros no hacemos. Hemos preferido centrarnos más en el tema de los mandamientos.

- En Estados Unidos la estrenó Jim Parsons, Sheldon en la serie The Big Bang Theory. Y aquí está usted, otra estrella televisiva.

- Tengo que agradecer a Tamzin Townsend, la directora, que me haya escogido. Me dijo que no se imaginaba a otro haciendo este papel. Cuando me documenté y vi que la había hecho Jim Parsons sinceramente me sentí halagado. El texto me parece muy divertido y actual, de los que hay que coger al toro por los cuernos. Me gustan los retos, de hacer 'Aida' me pase al musical con 'Priscilla' y ahora un monologazo sobre Dios y la Biblia. Que en España estamos aún una poco así así con este tema, la gente todavía aprieta el culete cuando se habla de esto. Por eso tenemos miedo a que la gente malinterprete o se sienta agredida, por eso quiero dejar otra vez claro que la obra es respetuosa.

«No queremos herir susceptibilidades, todo en esta obra está hecho desde el respeto»

«De pequeño era tímido, introvertido y algo acomplejadete. Creo que eso me llevó a ser actor»

- Ese temor supongo que aumenta dependiendo de a qué dios se ponga en escena. ¿Se podría hacer una obra parecida con Alá de protagonista?

- Yo no me quisiera ver en la tesitura, jajaja. Pero lo que lo hace más o menos peligroso no sería la obra, sino la intransigencia del que recibe el mensaje. Ahora ese tema ya sabemos que más vale ni tocarlo.

-En la programación teatral de San Sebastián este verano ya han pasado tres protagonistas de la serie 'Allí abajo': Gorka Otxoa, Ane Gabarain y ahora usted. Están ustedes muy solicitados.

-Sí, yo creía que la serie no iba a dar para tanto y fíjate. Estamos encantados de ayudar a conocernos un poco más entre andaluces y vascos y saber que somos totalmente distintos y similares a la vez. Tenemos el mismo sentido del humor y nos mueve la pasión por hacer disfrutar a la gente.

- ¿El éxito está en reírnos de la cosa regional, autonómica o como se quiera llamar?

- ¡Claro! Trasladándolo a lo que decíamos de las creencias religiosas es lo mismo. Me parece muy inteligente y de sabios reírse de nuestros tópicos y tomarlo también a veces como un tirón de orejas siempre que venga desde el respeto y el cariño. No se puede entrar como un elefante en una cacharrería. Ya decía la gran Celia Gámez que tomar la vida en serio es una tontería,

- ¿Para ustedes los andaluces no es un poco cansado ser los graciosos de España?

- ¡Es que lo somos! No, bueno, quitando tópicos te puedo decir que hay andaluces 'mu malajes'. Hay de todo, vascos o catalanes muy graciosos y andaluces 'malajes' y muy 'saborios'. Pero es cierto que los andaluces tenemos a nuestro favor un lenguaje musical y simpático que cae bien. Igual que el castellano, o el catalán con esa 'ele', suenan más secos, el andaluz es más simpático. Y es verdad que cuando un andaluz tiene gracia, ¡tiene gracia! Lo que es muy peligroso es el andaluz que se cree gracioso.

- Le dábamos ya por muerto en 'Allí abajo' cuando se cayó de un globo, pero hubo milagro y volvió a aparecer vivo y con mucha marcha.

- Sí, sí, fíjate. Hubo milagro.

- Pero la razón del milagro fue que usted dejó la serie para hacer otra que luego no llegó ni a estrenarse. Es el lado menos agradable de su profesión.

- Juego con la ventaja de que si algo sale mal parece que llamo a otra puerta y se me abre, algo que agradezco al universo y a mi destino. Pero con estas cosas hay que contar, como en la vida misma. Abres un negocio y te puede ir mal, te metes en un matrimonio y no funciona, incluso tienes un hijo y te sale rana.

- ¿La fe en uno mismo es imprescindible para ser actor?

- Algo debe de haber, pero lo que me llevó a ser actor es lo contrario. Era un niño tímido, introvertido y algo acomplejadete. Quiero pensar, porque aún no lo tengo claro, que me dediqué a esto para vivir vidas y situaciones que no eran mías.

Las representaciones

Lugar
Teatro Victoria Eugenia.
Fechas
Desde hoy al domingo 3 de septiembre.
Horario
20.00 horas
Precios
20, 24 y 28 euros.

Fotos

Vídeos