Luis Miguel Espinosa: «El concurso infantil y el Gran Premio Europeo de este año pueden ser los mejores que ha habido»

Luis Miguel Espinosa, junto al cartel del certamen coral, diseñado por Javier Balda./IÑIGO ROYO
Luis Miguel Espinosa, junto al cartel del certamen coral, diseñado por Javier Balda. / IÑIGO ROYO
Director del Certamen Coral de Tolosa

El concurso tolosarra arranca hoy con el Gran Premio Europeo; a partir de mañana encara su fase competitiva y recupera la sección infantil

JUANMA GOÑITOLOSA.

Los cinco coros ganadores en los mejores concursos del año pasado compiten hoy en el Gran Premio Europeo de Canto Coral (Leidor, 17.00 horas). Un aperitivo de lujo para el 49 Certamen de Tolosa. Su director, Luis Miguel Espinosa, augura una edición muy brillante, sobre todo en el apartado de coros infantiles y en la cita de esta tarde, al tiempo que anuncia una edición especial para el próximo año.

- Hoy arranca el certamen con el Gran Premio Europeo, que usted vaticina como el mejor de la historia de este concurso...

- Es que los cinco coros que participan son excepcionales. El filipino, por ejemplo, ya lo ganó en 1997 y 2007, así que su gran objetivo es revalidarlo en 2017; es decir, cada diez años. El ruso Vesna lo obtuvo también en 2000, precisamente en Tolosa, siendo el primer coro infantil en lograr el trofeo, lo que dice mucho a su favor. El coro indonesio, que ganó el año pasado en nuestro certamen, es brillante y está en el mejor momento de su historia. La coral de Letonia se asienta en la imponente tradición báltica, quizá en uno de sus momentos de mayor esplendor, y el coro francés está en la línea de los grandes coros galos, con una cierta influencia centroeuropea. Sin duda va a ser un concurso brillante.

- Hay quien piensa que el Gran Premio es un concurso muy técnico, prolijo, con menos enganche popular que el certamen coral...

- Entiendo su pregunta. Es el concurso más prestigioso del mundo para los coros aficionados y a veces los repertorios son muy exigentes. Pero el público en Tolosa es diverso y heterogéneo, y tiene una particular sensibilidad. De hecho, no quedan entradas para hoy. Viene gente desde Estados Unidos o desde Francia expresamente a ver el Gran Premio. Hay público para todo, y sesiones para todo tipo de públicos.

- Este año recuperan el concurso infantil, del que también tienen grandes expectativas...

- Van a competir coros capaces de ganar en cualquier concurso del mundo. Todos conocemos el Prague Philharmonic Children's Choir, porque ha ganado nuestro certamen infantil en tres ocasiones, pero además está el estonio, que lo ganó en una ocasión; el Lautitia es uno de los mejores representantes posibles de la tradición coral infantil de Hungría, y lo mismo podría decir del Lipaites, por Lituania. Pero además están los dos coros de Indonesia, que son extraordinarios, tanto desde el punto de vista musical como el de la puesta en escena. Nos vamos a divertir. Puede ser uno de los mejores concursos infantiles que ha habido en nuestro certamen.

-Quizás hay más incógnitas en la sección de polifonía y folklore. ¿Aquí han arriesgado más en la selección de los coros?

- Sólo contamos con un coro que ha estado anteriormente, el 'Maska' de Letonia. Pienso que para la mayoría de la audiencia, los otros participantes serán desconocidos, pero todos son destacados en sus países. Va a ser un concurso heterogéneo, con muchos candidatos a ganar. A través de la gran riqueza de las diversas propuestas estéticas, podemos hacer una radiografía de la universalidad de la música coral. Y esto nos congratula mucho, es una de las claves de nuestro certamen.

«Asia es el presente y el futuro de la música coral; allí se trabaja con rigor y ambición»

«Estamos preparando ya el 50 certamen, queremos que sea una edición muy especial»

-¿Les hubiera gustado incluir un coro vasco en la competición? ¿Por qué no ha podido ser este año?

-El mundo coral vasco está muy bien, pero no podemos olvidar que somos una comunidad pequeña, lo que impide que podamos contar siempre con muchos coros de un nivel altísimo. Estamos seguros de que el año próximo, en una edición tan especial como la del cincuentenario, contaremos con presencia vasca, y será de calidad y contrastada. También pienso que cabría hacer una reflexión importante entre dónde estamos, hacia dónde queremos llegar, y con qué medios contamos.

- ¿Por qué dijo en la presentación que el presente y el futuro de la música coral estaban en Asia?

- Sus coros han crecido exponencialmente. Los coros infantiles trabajan con rigor y objetivos muy ambiciosos. Tienen una poderosa mezcla de trabajo y sensibilidad artística. Todo hacer prever que seguirán creciendo. Por ejemplo, en Indonesia, donde diríamos están aún en fase de crecimiento, hace veinte años que empiezan a aparecer sus corales en los primeros lugares de los certámenes más importantes del mundo. Filipinas, Japón, Corea... son ya potencias en el mundo coral, y no debemos olvidar a China, que comienza a recuperar el terreno perdido a causa de la 'revolución cultural'. De momento lo vemos a través de sus coros infantiles, pero supongo que éste es el preámbulo a su desarrollo entre los coros adultos.

- El año próximo se celebra el 50 Certamen. ¿Trabajan ya en una edición especial?

- Tenemos ya apalabrada la presencia de bastantes coros, aunque aún no es el momento de confirmarlos. En líneas generales, estamos tratando de presentar un certamen en el que participen algunos de los coros o personalidades musicales que nos han quedado en el recuerdo de los últimos veinticinco años, porque en su mayor parte, los de los primeros veinticinco o han desaparecido, o no están ya en su mejor momento.

- El Certamen de Tolosa es también el de todo Euskadi. ¿Cuántos conciertos se dan en otros lugares?

- Los coros ofrecerán sesenta y cuatro conciertos fuera del Leidor, lo que tiene un efecto multiplicador. Estos conciertos se desarrollan por Gipuzkoa, Bizkaia, Navarra e, incluso, Aragón y Cantabria.

- Una pregunta personal. Usted es licenciado en Historia. ¿Por qué le enganchó la música coral?

- La música me emociona desde niño. Alguna me llega más, otra menos. Me resulta imposible racionalizar el porqué. En realidad, yo estoy abierto a todo tipo de música, no sólo a la coral o a la clásica. Puedo estar escuchando folk, pasar al blues, al jazz o al 'réquiem' de Ligeti. El hecho de que en un momento dado me centrara en la música coral está seguramente ligado al propio certamen y a mi desempeño en él. Fueron importantes también las experiencias musicales y humanas que disfruté en el coro Hodeiertz, bajo la dirección del maestro Azurza. La música está ahí y te atrapa, eso es todo.

Más

Fotos

Vídeos