Luis Merlo: «Estoy completamente recuperado y me siento más motivado que nunca»

Merlo cree que el dinero no debe mandar en la vida. / PEDRO URRESTI
Luis Merlo, actor

Tras unos problemas de salud, el miércoles llega a Donostia con la comedia 'El test', junto a Antonio Molero, Maru Valdivielso e Itziar Atienza

ROBERTO HERREROSAN SEBASTIÁN.

Merlo ha sido noticia estos días por los problemas que le han tenido hospitalizado y en reposo, saltando incluso la voz de alarma sobre su estado. Afortunadamente le podremos ver desde el 9 al 13 de agosto con una comedia en la que una pareja en mala situación económica recibe una singular propuesta: ganar ahora cien mil euros o esperar diez años y recoger entonces diez millones.

- Antes que nada, ¿cómo se encuentra tras este problema de salud?

- Completamente recuperado. Ha sido algo puntual, una neumonía mal curada. He necesitado ayuda respiratoria y han sido dos semanas de descanso y recuperación. Estoy más motivado que nunca para subirme al escenario.

- Ha hecho público su agradecimiento a las muchas muestras de apoyo recibidas.

- Estoy sobrepasado por todo eso. En la vida tiendo a quedarme con lo positivo y solamente por este cariño y apoyo incondicional merece la pena. No sé qué he hecho para recibir tanto cariño. No es cosa de repetirlo porque necesitar respiración asistida no es agradable. Pero todo ese apoyo hace que de una mala experiencia se pueda sacar algo tan hermoso que no puedo creer que lo merezca. Hay gente que piensa que se merece eso y más, pero yo no.

- Usted sabe que es un actor muy querido.

- No lo sé porque trabajo para el público y me miro en una ventana, no en un espejo. Esa ventana es el público. Hay compañeros, a los que respeto mucho, que están asomados a un espejo. A mí lo único que me importa es el público y sus opiniones. Como actor quiero ofrecer lo que me gustaría recibir como espectador: que conecten conmigo, que me cuenten una historia, que me hagan olvidar mis problemas. Que, como ocurre con 'El test,' me hagan creer que esos personajes son de verdad. Todo eso es lo único que me importa y por lo que trabajo desde hace ya muchos años. Y por lo que no puedo ni quiero dejarlo.

- ¿Esta obra le ha hecho reflexionar sobre el dinero?

- Sin duda. Me ha hecho pensar sobre cómo corrompe y cómo desde el humor el autor nos hace llegar a descubrir de lo que es capaz la gente por dinero. Hay una cosa que me ha enseñado esta función: la avaricia. Yo no soy avaricioso, lo prometo. Me ha enseñado también la capacidad de un autor para contarte una historia en la que te estás matando de la risa y de repente todo cambia. Las comparaciones siempre son odiosas, pero esta función me recuerda a 'Arte', de Yasmina Reza.

- ¿Está de acuerdo con que tener mucho dinero te vuelve idiota solo si ya lo eras antes?

- Sí. Todas las cosas materiales te cambian si eras susceptible de cambiar. Es importante tener una base para trabajar sin angustias e ir construyendo un colchoncito para cuando seas mayor. Pero el dinero no puede ser el amo. Para mí es mal negocio que las cosas materiales sean los amos de mi vida. Desafortunadamente vivimos en una sociedad en la que la parte material nos posee.

- ¿Regresar a la serie 'La que se avecina' y hacer a la vez esta obra no lo hace entonces por dinero?

- Esto solo se puede hacer por amor. La serie es un reencuentro imprevisto y maravilloso con gente con la que me han pasado cosas importantes. Y por otra parte, ¡nunca he dejado el teatro! Siempre he hecho televisión y teatro. Con lo cual parte de esta rumorología sobre mi salud y el cansancio... Yo siempre estoy cansado.

- Para usted San Sebastián no es una plaza cualquiera donde actuar.

- Tengo muchos recuerdos, sobre todo de la playa. Mis padres me llevaban cuando iban a trabajar los veranos. Y, fíjate cómo son las cosas, yo ahora me voy a traer invitada a mi madre, María Luisa Merlo, a que esté conmigo estos días en San Sebastián. Y eso me hace muy feliz.

Fotos

Vídeos