Joy Williams, placer lector en pequeñas dosis

La escritora Joy Williams.

Seix Barral publica en España los 'Cuentos escogidos' de esta brillante autora norteamericana a la que la crítica compara con Raymond Carver

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Los críticos la comparan con Raymond Carver, Mavis Gallant o Flannery O'Connor, y sus colegas la consideran una maestra, pero Joy Williams (Chelmsford, Massachusetts, 1944) es una escritora casi desconocida en España. Para paliar esta laguna, por primera vez sus relatos cortos aparecen en castellano (hasta ahora, solo se había traducido una novela). Los encargados de recopilar estos textos han sido los editores de Biblioteca Formentor, de Seix Barral, que publican 'Cuentos escogidos', una selección de 22 historias recuperadas de sus tres primeros libros de relatos breves, con el añadido de otros 13 cuentos inéditos.

Los personajes de Joy Williams son perfectamente identificables para el lector: personas comunes (habitualmente mujeres) que han cometido un error en su vida que tiene graves consecuencias o por el que deben pagar sin remedio. Con esta temática en principio tan difícil, podría pensarse que las historias son siempre negras. Y ahí está uno de los grandes méritos de Joy Williams, que consigue, a través de giros no forzados, transmitir luminosidad y esperanza, en unos párrafos aderezados con unas pizcas de humor y de ternura que encandilan.

Pese a sus más de 40 años de carrera, Joy Williams no es una escritora demasiado prolífica. Ha escrito cuatro novelas (con 'Los vivos y los muertos' fue finalista del Premio Pulitzer en 2001), tres colecciones de relatos y el volumen de ensayos 'Ill Nature', que narra el ataque que sufrió de uno de sus perros y con el que también fue finalista del National Book Critics Circle Award. Su último libro es 'Ninety-Nine Stories of God', una recopilación de microcuentos que Seix Barral publicará próximamente en España.

Entre sus galardones se hallan el PEN/Malamud Award, recibido en 2016, y también el Rea Award for the Short Story y el Strauss Living Award de la Academia Americana de las Artes y las Letras, de la que es miembro desde 2008.

A la popularidad de Joy Williams la ha perjudicado alejarse voluntariamente de Nueva York, el centro del poder literario estadounidense. Vivió en Cayo Hueso (Florida) hasta la muerte de su marido, Rust Hills, en 2008. Desde entonces reside entre Tucson (Arizona) y la casa de su hija en el estado de Maine. Con su coche recorre 250.000 kilómetros al año, y eso también se nota en su literatura, llena de gente que viaja y que, como ella, no es de ningún lugar.

Fotos

Vídeos