Vuelve Patricia Highsmith, pura tensión

Vuelve Patricia Highsmith, pura tensión

Anagrama publica en un volumen sus primeros cinco libros de relatos

IÑIGO URRUTIA

Nunca es tarde para volver a Patricia Highsmith, una escritora excepcional. La creadora del inquietante personaje de Tom Ripley, entre la ambigüedad y la psicopatía, y de novelas inolvidables, como las que protagonizó este ser amoral, además de ‘El diario de Edith’, ‘Extraños en un tren’, ‘El grito de la lechuza’, ‘Mar de fondo’ o ‘El hechizo de Elsie’ vuelve a los escaparates de las librerías. Anagrama publica un volumen que reúne los primeros cinco libros de cuentos de Patricia Highsmith, tres de los cuales –‘Once’, ‘A merced del viento’ y ‘La casa negra’– no habían aparecido hasta ahora en esta editorial.

El volumen, de esos que hay que apoyar en una superficie para leerlos, no a pulso, incluye un jugoso prólogo de Graham Greene, uno de los ilustres incondicionales de la escritora norteamericana: «Highsmith es una poeta de la aprensión más que del miedo. Al cabo de un tiempo, como aprendimos todos durante el Blitz, el miedo es narcótico, puede causar que uno se duerma de cansancio, pero la aprensión carcome los nervios suave e ineludiblemente».

Higshmith (Fort Worth, Texas,1921-1995) vivió una existencia atormentada y su obra refleja una visión pesimista y absolutamente desencantada de la condición humana. Que su madre le contara que intentó abortarla ingiriendo trementina y su homosexualidad oculta –publicó ‘Carol’ bajo seudónimo– lastraron su equilibrio emocional. De hecho, llegó a confesar: «Me preocupa la sensación de ser varias personas (...) No me sorprendería en absoluto si en mi madurez me volviera esquizofrénica»; «Creo que tengo algunas tendencias esquizoides que hay que observar. Me asusta la locura que tengo dentro, muy cerca de la superficie».

Unos rasgos que encarnará con maestría el talentoso Tom Ripley, también proclive a la doble identidad, y que Highsmith recrea al describir la difusa frontera que en tantas ocasiones separa la cordura de la anomalía. Muchos de sus personajes se mueven por senderos de aparente normalidad, una vida corriente y convencional, hasta que el azar o un gesto intrascendente voltea el plano de la realidad. Y de formar parte de la masa se pasa a franquear el umbral de la desviación. Las novelas y relatos de Highsmith resultan fascinantes por esa capacidad para urdir historias perturbadoras.

En un contexto en el que la eclosión de novela negra ha dado para toda suerte de personajes antiheroicos, malos muy malotes y otros estereotipos del género, Highsmith centra sus argumentos en personas ‘normales’. Sus tramas las protagonizan con frecuencia seres corrientes que llevan existencias que no descuellan y que, a partir de determinados elementos de tensión o ruptura ¬–un crimen inopinado, un giro imprevisto, un ejercicio de maldad...–, comienzan a distorsionar gradualmente la realidad o la percepción que tienen de ella.

Si como lector busca suspense, profundidad psicológica en los personajes y, sobre todo, tensión en su máxima expresión, las obras de Patricia Highsmith son impagables. Te captura con tramas fascinantes y cuando te suelta con el desenlace, lamentas no seguir abducido.

FICHA

Título:
Relatos
Autora:
Patricia Highsmith
Editorial:
Anagrama
Páginas:
879
Precio:
24,90 euros

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos