El Santo Oficio y las brujas

En 1610, en Logroño, han sido condenadas a la hoguera once personas acusadas de brujería. Sin embargo, amplias zonas del señorío de Vizcaya y Navarra siguen sufriendo la presencia del demonio y sus secuaces... Para tranquilizar al pueblo, el Santo Oficio envía a Alonso de Salazar, un inquisidor secretamente descreído: ha perdido la fe en Dios y no cree en el diablo ni en las brujas. Toti Martínez de Lezea: «Una novela que nos lleva al pasado, a los tiempos oscuros en los que unos pocos controlaban la vida de muchos, en los que aún pervivía la creencia en el diablo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos